Cuando estás alegre lo único que deseas es salir con tus amigos y comerte el mundo. Pero cuando nos encontramos reflexivos o tristes, hacemos lo contrario. Queremos estar solos y permitir que nuestra conciencia nos hable. Personas con un espíritu más sensible y artísticos hacen de aquellos momentos, cuadros, libros o canciones.

Eso es lo que hace Calexico, en este último trabajo llamado Algiers. La banda liderada por Joey Burns y Jhon Convertino, vuelven al trabajo tras cuatro años de parón. Ha sido un tiempo en el que como comprobaréis en el disco, vuelven pisando fuerte con suaves melodías que parecen aunar lo mejor de Eddie Vedder,  Cat Stevens y el folk de Silvio Rodriguez o Jorge Drexler.

Dieron a conocer su último trabajo con una canción llamada Para,  en la que ya podemos saborear melodías que serán constantes, junto con trompetas y cuerdas que le dan cierto aire a nostálgico y misterioso.

Algiers es el nombre del barrio donde se grabó el disco, situado en New Orleans. Una ciudad que aún está sanando su herida, debido al huracán Katrina que arrasó con todo, donde se ha sabido mantener vivo el espíritu musical. La canción que lleva su nombre y que también da nombre al disco, es una jam sesión en la que no hacen falta palabras. Calexico han sabido aprovechar al máximo esta aura que rodea la ciudad trayendo temas de la talla de Epic, que empieza de una manera calmada, haciéndonos escuchar el viento, para dar paso a una guitarra que irá marcando nuestro ritmo cardiaco a lo largo de la canción. La voz de Joey Burns armoniza con la melodía dando potencia a frases como Bring my words to all of you and if they ever hear my voice, hold me in your thoughts.

Con un corte más popero se cuela Splitter, canción en la que destaca un xilófono que nos recuerda en melodía e inocencia a artistas como Feist. Han traído un repertorio variado, pues en canciones como Sinner in the sea o Maybe on Monday, consiguen sacar un blues en el que el bajo se nos clava poco a poco.

No es de sorprendernos que en sus trabajos encontremos canciones en inglés y español, como lo son Puerto y No te vayas, en la que cuenta con la colaboración del taciturno Jairo Zavala, más conocido como Depedro. Estas canciones son claramente un tributo a la canciones populares mexicanas, que con aires de serenata se atreven a reclamar ¿Por qué te vas mi amor sin mis caricias? ¿por qué te vas mi linda sin besarme con amor? Mientras detrás suenan una señorial trompeta y violín que lo acompañan en su lamento.

Al final encontramos Hush y The Vanishing mind canciones más susurradas que cantadas, nanas que llaman  a Morfeo y que consiguen apacentar nuestros espíritus.

Algiers es un popurrí de ritmos que consigue mezclar lo mejor del sur de Estados Unidos y del norte de México, levantando un puente entre ambas culturas. Un trabajo que me suena a carretera solitaria, a largos atardeceres, a la música que uno elegiría para acompañar un road trip.

  • y a ti, ¿qué te ha parecido el álbum? ¡Puedes hacer tu crítica del disco aquí mismo!

Contenidos similares: