Cut Copy | Free Your Mind

7
834

La clase obrera también se mueve. 10 años de Margaret Tatcher y su consecuente tatcherismo eran demasiados. Acoso a los trabajadores, el intento de acabar con los obreros y el exterminio de sindicatos con una política liberal que ha servido de fuente para beber a pequeñas aspirantes como Esperanza Aguirre. La líder del Partido Conservador estuvo 11 años en el gobierno británico y su política sentó las bases para que Manchester acabara por transformarse en Madchester. Allí la clase aprendió a dejarse llevar, bailar, drogarse y follar entre fábricas cerradas y huelgas industriales. El último verano del amor se fabricó bajo cielos encapotados.

Cuando el marianismo no lleva dos años y ya se hace largo vienen Cut Copy para invocar un tercer capítulo. El grupo australiano publica ‘Free Your Mind‘ (Modular, 2013), un cuarto trabajo con el que miran al ácido de finales de los ochenta para encajarlo bajo su propuesta de pop electrónico y el resultado no puede ser más festivo.

En la homónima ‘Free Your Mind’ los bongos se revuelven entre las sábanas con teclas clásicas y coros gospelianos inspirados en Rowetta. Happy Mondays en su máximo esplendor bajo la firmeza de la banda liderada por Dan Whitford. La canción bautiza el disco y marca la pauta de un álbum que se adentra en la electrónica de los noventa para recoger las mejores ideas.

Entre un gospel bañado en ácido, inspiraciones del techno de Detroit y el primer house, aparecen canciones como ‘Let Me Show Your Love’ o ‘Footsteps’, que vuelve a la electrónica más rudimental. Este nuevo trabajo de Cut Copy parece romper con todo lo mostrado hasta ‘Zonoscope‘ (Modular, 2011) bajo mantas de sonidos que siguen apostando por el pop bajo los susurros elegantes de Whitford. Hubiera sido una buena guía para enviar a los cañeros del pasado.

Si ‘Meet Me In A House of Love’ radicaliza el sonido en seis minutos de éxtasis bailable, ‘Dark Corners and Mountain Tops’ o ‘Take Me Higher’ se imponen como una evolución más medida entre su anterior trabajo y este ‘Free Your Mind‘, un álbum que pide abrir los oídos a aquello que alguna vez despreciamos para darle una vuelta inesperada y agradable.