A todos nos han dejado, todos nos hemos sentido un poco más mierdas alguna vez. “No eres tú, soy yo” o… “He conocido a otro”,  también está esa de: “Vamos demasiado rápido, no estoy preparado” y muchos otros éxitos.  Pero también hay que reconocer que estar enamorado es una losa para tu espíritu creativo… así que romper con tu pareja también tiene su lado bueno. O no, o igual nos engañamos a nosotros mismo. Sin embargo, romper con Rachel Neveu le ha servido a Tuttle para hacer un disco notable. Se titula ‘Doug Tuttle’ (Trouble In Mind Records, 2014); hay poco rock psicodélico tan cálido como el que fabrica el de New Hampshire.

Neveu y él eran el alma de MMOSS pero se rompió tanto la banda como su relación. Y Tuttle hizo lo que debía, encerrarse con su guitarra y vomitar melodías llenas de dolor, pero dolor calmado. Aquí no hay dramas.

El músico se abraza a los 60’ y construye un álbum repleto de cuerdas y efectos de sonidos caseros que en vez de oler a pijama sin lavar (como huelen los tipos deprimidos) desprenden un ritmo evocador y certero. Tanto que comparte tono con la obra maestra de DIIV. ‘Turn This Love’ es la mejor canción del álbum y lo es por sus más de tres minutos con esa guitarra que llora pero que también reta. “¡No te necesito!” parece querer decir el músico refiriéndose a su ex.

También sabe ensuciar la melodía con todo tipo de adornos para hacerla indescriptible en una especie de puesta en escena inundada de melancolía, esto es ‘Sewn Day’. O mutar su voz en la poderosa ‘Where You Plant Your Love… Is Where It Grows’ donde los 60’ más rotos salen del cascarón, de la imaginación quebrada por las heridas de una historia que no acabó bien.  Ahora me pregunto, ¿estará Tuttle tan inspirado cuando la vida le sonría?

Contenidos similares: