Cuando I Break Horses aparecieron en 2011 con su debut ‘Hearts‘ (Bella Union, 2011) se habló de shoegaze y de los elementos que asociaban su sonido con el efecto M83 y el aplaudido ‘Hurry Up, We’re Dreaming‘ (Autoproducido, 2011). De aquella unión de estilos, la dupla de Estocolmo ha decidido quedarse con su vertiente más electrónica para su segundo trabajo, un ‘Chiaroscuro‘ (Bella Union, 2014) que flaquea pese a su ánimo por atrapar lo mejor del género. Maria Lindén y Fredrik Balck han intentado mirar hacia Goldfrapp o Roisin Murphy para acabar quedándose a medias.

Como sucediera con su debut, los suecos han apostado fuerte al inicio de su trabajo, una de esas pequeñas trampas que pueden funcionar en el ocaso del formato álbum, como muchos pronostican. ‘You Burn’ ofrece un ambiente cálido entre electrónica que rompe desde el inicio con su base más retroalimentada y dota al oído de buenas sensaciones. El problema principal del álbum es el intento fallido por incursionar en sonidos ambientales. Eso pesa demasiado al conjunto de ‘Chiaroscuro‘.

La respuesta continúa con ‘Faith’, primer single de este segundo trabajo que mira hacia a el synthpop sin echar de menos su pasado. Fácil olvidarlo si no fue para tanto.  En ‘Berceuse’ la magia empieza a romperse y ‘Medicine Brush’ no provoca otra cosa que hartazgo auditivo. Siete minutos de una propuesta que ya desde el primer momento resulta pesada. Ahí se rompe la magia. ‘Disclosure’ y ‘Weight True Words’ intentan recuperar la base para volver a caer capas que no llevan a ninguna parte con ‘Heart to Know’. En definitiva, este ‘Chiaroscuro‘ se queda en un punto intermedio, a punto de llegar a ser algo que termina por evaporarse entre elegante mediocridad.

Contenidos similares: