Justice | Audio, Video, Disco

1

ED BANGER [2011]

[7.3]

 

El dúo francés saca su segundo trabajo tras la arrolladora sensación que causó su álbum debut Cross (2007). Los once temas que componen este Audio, Video, Disco. (2011), a pesar de mantener el estilo que nos presentó este grupo, aparece con nuevas ideas y un estilo renovado que acercará a unos y alejará a otros, pero que continúa reflejando sus influencias y su innovador sonido.

Desde sus comienzos, la influencia del rock sobre este grupo se ha percibido claramente, pero en este disco van un paso más. La cantidad de guitarras eléctricas es mucho mayor, las estructuras de los temas son más clásicos, asemejándose menos al disco/dance de su anterior trabajo y consiguiendo así un sonido más parecido al rock clásico de los 70. Tengamos claro que no es un disco de rock, sigue siendo un grupo de electrónica, pero abren más las puertas a distintos géneros que anteriormente ya les habían acompañado.

Pero el rock no es el único género que se entrevé en este álbum. La música clásica, por extraño que parezca, también encuentra un hueco aquí. En el tema que abre el disco, Horsepower, podemos ver escalas que se mezclan con las bases dando un resultado un poco al estilo de Rush, juntando rock y clásica aportando el toque diferenciador con la electrónica de una manera muy convincente. Igualmente sucede en Canon o Brianvision, tema que podría encontrar perfectamente un hueco en la banda sonora de La Naranja Mecánica.

No es un disco tan de baile, con ritmos y líneas melódicas repetidas infinitas veces. Es un álbum de experimentación y composición. Con esto quiero decir que las armonías y distintas voces e instrumentos construyen alrededor de las bases catedrales de sonido que constan de infinidad de detalles, los cuales arrastran al disco más hacia la musicalidad que hacia el simple ritmo.

Los que busquen el sonido más clásico lo encontrarán en ambos singles, Civilization y Audio, Video, Disco., pero aun así lo tendrán difícil para no ver que estas también se impregnan del nuevo sonido. Para disfrutar este álbum no se puede ser el clásico fan de la electrónica, esto no es para el fabrik, eso seguro. Es un grupo y por lo tanto evolucionan y experimentan con su sonido, así que hay que tenerlo en cuenta. Al igual que en su predecesor, encontrarás momentos que satisfarán a cada uno de distinta manera. Las canciones evolucionan en sí mismas y encontrarás partes totalmente cañeras como en On´n´On al igual que en su Let There Be Light del Cross, u otros más dance como en Helix con el estilo Daft Punk que también les caracteriza.

Uno de los motivos por los que este disco suena distinto está en los instrumentos en sí. Las estructuras y las composiciones siguen la línea anterior, aunque más completa y variada, pero es el sonido de la instrumentalización lo que lo diferencia realmente. Se han decantado por darle un sonido más realista, menos digital que el anterior disco. Las bases de batería tienen un sonido más natural, así como los bajos más analógicos y no tan distorsionados o la gran cantidad de guitarras eléctricas. No he podido encontrar si son realmente instrumentos reales o samplers, aunque en el vídeo de su primer single al menos muestran que son de verdad, de cualquier modo el resultado sí que es creíble.

Por lo general un álbum que continúa con la trayectoria ascendente del dúo y en el que dejan claro que no son solo un grupo de discoteca y sus expectativas musicales son mayores que eso, y en este álbum lo dejan muy pero que muy claro.

J.Roa

Músico y periodista, formó parte de HABLATUMÚSICA.com de 2010 a 2014, llegando a ser editor jefe y alcanzando especial repercusión con su columna 'La Guillotina', editada en 2013 y 2014.