El ‘Himno de la Alegría’ quedó destrozado de un balazo. Dimistris Christoulas acabó con su vida en plena Plaza Sintagma de Atenas. Era 2012 y aquel jubilado y antiguo farmacéutico apretó el gatillo después de meses buscando en la basura. El sueño europeo era esto como lo es el Gamonal. En toda esta coyuntura que va para permanente, la música ha decidido tomar partido. Las Ruinas -bonito nombre para definir el continente- han dado un cambio a su propuesta para cantar a la verdadera Europa. Ese cambio se llama ‘Acidez House‘ (El Genio Equivocado, 2013) y llegó con el final de año.

El cuarto trabajo del trío barcelonés llega con novedades. Una vuelta completa a sus planteamientos. Si antes su propuesta tiraba por un sonido punk de letras cercanas al pop, esta nueva acidez llega con letras que se echaban en falta a los de Eduardo Chirinos. También con ritmos. La rabia sonora se ha convertido en referencias que van del postpunk al pop sin márgenes para dar cabida a un mensaje que nos habla de lo oscuro del futuro.

El cambio de rumbo de los de Barcelona mejora su propuesta en un álbum que desecha el aburrimiento sin contenidos vacíos. Especialmente llamativo el inicio del álbum (‘Bar Europa’, ‘La Radio ha Muerto’, ‘Ese Espíritu’ y Generación Perdida’). Los primeros cuatro cortes llegan como un tifón que barre Europa, la radio pública, los recortes marianescos y hasta una generación perdida que debería encontrarse en las calles. Aún no es demasiado tarde.

Contenidos similares: