Hoy en día muy pocas son las personas que han logrado cumplir sus sueños de niños o adolescentes. ¿Quién no ha querido ser un cantante, actor o presidente?

Desgraciadamente para muchos esos sueños resultan imposibles de alcanzar y dejan de creer en él. Pero hay otros que consiguen llegar, no sólo a ser una de las dos cosas que desean desde pequeños, sino que consiguen hacer realidad ambas aspiraciones antes de los 25 y saborean sus resultados, como le pasa al canadiense Max Turnbull, más conocido como Slim Twig. Con tan solo 24 años ya está muy encaminado a conseguir la realización de su sueño de ser cantante y actor.

Este joven canadiense de extraña apariencia por su extrema delgadez ha colaborado en varias series de televisión en Canadá y es un cantautor con varios discos ya en el mercado. Su música mezcla un género rockabilly y psicodélico que Turnbull también lleva a su manera de vestir.

Slim Twig trae esta vez un trabajo llamado Sof´ Sike con 13 canciones que tienen un toque lo-fi, conseguido con la distorsión de sus guitarras. Tiene canciones interesantes como The shortest Paht to Hell o Altered Ego que comienza fuerte pero al llegar a su momento álgido se calman y entonces empieza a sonar la melodiosa voz de Slim. Madeline has a body por otro lado tiene un ritmo característico de los 60´s que suena a melodiosa inocencia con todos los instrumentos colaborando de forma armónica.

En sus canciones hay un fuerte protagonismo de la percusión que en muchas canciones como Priscilla o Gun Shy consigue generar ese ambiente relajado o bailongo, siempre enriquecido con sintetizadores, coros, panderetas y varios sonidos que matizan y dan contextura al conjunto.

A todos nos llega el momento el elegir, y si uno quiere seguir viviendo uno de sus dos sueños intensamente, hay que elegir un camino y poder disfrutar y padecer sus buenas o malas consecuencias. Cuando escuchamos un disco buscamos identificarnos con canciones al igual que cuando vemos una película, queremos que nos remuevan las entrañas.

Max Turnbull o Slim Twig, que ha vivido y experimentado lo que es ser cantante y actor a la vez, creo que debe inclinar su balanza hacia uno de los lados y enfocarse. Ha hecho un disco muy particular, algo para ser disfrutado en cualquier momento pues tiene canciones breves y digeribles, pero es un disco que no aporta mayor experimentación teniendo en cuenta anteriores trabajos musicales.

  • Y a ti, ¿qué te parece? Haz tu crítica del disco aquí.

Contenidos similares: