• SONY [RCA]
  • 7.2

Comenzar a hacer una crítica de un album que han sacado unos tipos que han marcado el ritmo del rock durante los primeros comienzos de siglo puede ser pretencioso.

Con el dia de ayer como lanzamiento oficial del CD en la mayor parte del mundo, tuve la ocasión de escuchar el mismo hace semanas. The Strokes volvían con Angles, y aquello generaba inmediatez en la prensa especializada, nosotros inclusive.

Dejando de lado que la voz de Julian Casablancas se grabó aparte, que miembros de la banda como Nick Valensi declararon que volvían por que quizás todos necesitaban dinero o que les ha costado 5 años de egos y distancia volver a grabar bajo el nombre de The Strokes, ¿acaso no es este un buen álbum?

Aire surfero y en ocasiones temas que nos pueden traer reminiscencias de Thin Lizzy o Phoenix, podemos ver en este cuarto album de los neoyorkinos una división rotunda entre temas de Albert Hammond Jr y otros de Casablancas. Sin entrar en los temas uno a uno y centrándome en el concepto álbum, conviene mencionar temas que sobresalen del resto, como Taken For A Fool o Gratisfaction.

Si nos paramos a pensar en lo ocurrido los últimos meses, en que bandas que han marcado el ritmo de la musica en los utlimos tiempos, como White Stripes o LCD Soundsystem han decidido poner punto y final a su carrera para preservar lo mucho y muy bueno que habían hecho hasta ahora, resulta complicado no pensar en que los Strokes puedan coger el mismo camino.

Sin ser Angles su mejor álbum, es uno de los mejores álbumes que han pasado por mis manos en los dos o tres últimos años. Esto habla bien por la parte que pueden permitirse que un álbum aceptable acorde a sus posibilidades tenga mas nivel que la mayoría de basura que se publica a diario. Por otro lado, queda un punto de insatisfacción consciente que esto no es lo mejor que podrían llegar a hacer y la incertidumbre de si alguna vez se encerrarán en un estudio y decidirán callar las bocas de parte del respetable que ahora les crucifica sin ningun atisbo de sensatez aparente.

Los seguidores se merecen un respeto. También estos tipos que tanto nos han hecho disfrutar. Angles tiene ramalazos de genialidad y algún que otro momento de incoherencia. A pesar de todo, necesitábamos esto. Volverán, esperemos.

Contenidos similares: