Cine y TV en la sexagesimo octava edicion de los Globos de Oro

0
411

Anoche, 16 de enero, se celebró la ceremonia de los Globos de Oro, los premios más importantes del arte audiovisual en su conjunto. ¿Y por qué digo los más importantes, si está claro que los Oscars son el evento de más renombre? Pues porque son los únicos que recogen el cine y la televisión, y como se lleva gestando en esta última década la televisión cada vez gana una mayor repercusión tanto desde el punto de vista de audiencia como de artistas que saltan a la pequeña pantalla, como Martin Scorsese, Mark Wahlberg o Al Pacino.

La gala fue conducida por el cómico británico Ricky Gervais, una bomba a punto de explotar que desde el principio ha repartido a todo el que se le cruzaba. Los planos de televisión durante el monólogo introductorio mostraban a las estrellas asistentes aterrorizadas por si el presentador decidía hacerles objetivo de sus bromas. En este ha arremetido con su atacante humor a celebridades como Charlie Sheen, Johnny Depp o Hugh Hefner. Es lo que te espera si optas por Ricky Gervais como presentador, y por muy hiriente que llegue a ser no se puede negar que es un genio de la comedia.

Las máximas ganadoras de la noche han sido “La red social” con cuatro premios en el apartado cinematográfico y con tres “Glee” en el televisivo. Glee ya se hace un poco pesado; el año pasado arraso en los Globos dada la novedad y frescura que aportaba, pero otro año tal vez sea demasiado, sobre todo al ganar por encima de hilarantes comedias como “Modern Family”, “30 Rock” o “The Big Bang Theory”. Y la red social se ha llevado más de lo que deberían y menos de lo que se esperaba. Como mejor película se batía contra “El cisne negro” u “Origen”, que a mi parecer han quedado relegadas a favor de una película inferior.

El film de David Fincher ha sido premiado a “mejor banda sonora” por un magnífico trabajo por parte de Trent Reznor y Atticus Ross, “mejor guión” para Aaron Sorkin, “mejor dirección” para Fincher y finalmente “mejor película” de seis nominaciones en total.

El premio a “mejor actor – drama” ha sido concedido a Colin Firth por su interpretación del rey George VI, mientras que el de “mejor actriz – drama” ha sido para una muy, y cuando digo muy es indiscutible, merecida interpretación por parte de Natalie Portman en “El cisne negro”. La presentación de la “mejor actriz – comedia o musical” ha sido uno de los momentos álgidos de la gala, con un increíble Robert Downey Jr ligando con cada una de las nominadas a medida que las presentaba, llevándose el premio finalmente Annette Bening por “The Kids are All Right”.

Como “mejor película animada” la galardonada ha sido Toy Story 3 presentado por Justin Bieber (adónde vamos a llegar), un ganador esperado y abismalmente indiscutible, a pesar de que esta edición recogía grandes películas animadas. Con este premio Pixar ha ganado todos los Globos de Oro desde que se creara el apartado de animación.

Creo que es obligado hacer una mención especial para el ganador al primer premio de la noche, “mejor actor secundario – drama”, Christian Bale. Sus cualidades interpretativas están fuera de toda duda, desde el cine más independiente con “El maquinista” hasta los Blockbuster más millonarios con el reinicio de la saga de Batman, pero aquí vuelve a demostrar una vez más que despunta de entre todos sus colegas generacionales. En “The Fighter” eclipsa absolutamente a todos sus compañeros de rodaje y eleva una película que si bien es interesante no destaca especialmente, hasta un nivel digno de mención, y todo debido a una inmersión total en el personaje, mental y físicamente que sobrecoge a cualquier espectador. En su discurso se le ha visto alegre y muy expresivo, y ha sido tan largo que casi han tenido que echarle, en el cual, aunque casi inaudible, incluso ha mostrado su admiración por el gran de Niro; pero es Christian Bale, como si quiere acaparar la gala entera con su discurso.

En cuanto a series, como ya decía, “Glee” ha sido la gran ganadora con tres galardones de cinco nominaciones: “mejor actor secundario en serie, mini serie o telefilm” y “mejor actriz secundaria en serie, mini serie o telefilm” para Chris Colfer y Jane Lynch (no hay actriz más graciosa que esta mujer) respectivamente, y “mejor serie – comedia o musical”.

Como cada año las superproducciones de estreno tienen que llevarse algún premio, y la revelación de este año ha sido la producción de Wahlberg y Scorsese, “Boardwalk Empire”, una extraordinaria serie que ha recogido dos merecidísimos galardones: “mejor serie – drama” y “mejor actor en serie – drama” para Steve Buscemi (…y los Beatles…). Quiero añadir que ambas categorías han sido las más reñidas y las que mayor calidad destilaban, en mi opinión a años luz de las demás y en las cualquier ganador habría sido merecido; no puedo dejar de mencionar a todos y cada uno de los nominados a la que para mí ha sido la mejor categoría, con diferencia, “mejor actor en serie – drama”: Steve Buscemi (“Boardwalk Empire”), Bryan Cranston (“Breaking Bad”), Michael C. Hall (excepcional, asombroso y sensacional “Dexter”), John Hamm (“Mad Men”) y Hugh Laurie (como no, “House M.D.”). Impresionante, ¿verdad?

“Carlos” ha ganado el premio a “mejor mini serie o telefilm” y Al Pacino ha sido galardonado con la estatuilla a “mejor actor en mini serie o telefilm” por “No conoces a Jack”, tras un impresionante aplauso por parte de los asistentes que no parecían querer dejarle hablar.

Y como momento especial de la noche hay que recoger la entrega del “premio a toda una carrera” al para muchos, incluido un servidor, mejor actor vivo, Robert de Niro.Tras una simpática presentación por parte de Matt Damon y un montaje de las mejores películas de de Niro (que bien podría decirse también las mejores de la historia), la carismática leyenda, normalmente parca en palabras, ha ofrecido tras un lógico y justificado larguísimo aplauso un discurso extenso y muy ocurrente, en el que agradecía el reconocimiento a una tan prolífica carrera y bromeaba con la última no tan acertada época en cuanto a sus películas se refiere.

Una noche de celebración para todos los que crean el maravilloso mundo del cine y la televisión, además por supuesto de para los millones que lo disfrutamos. Una ceremonia en la que si bien las series ofrecían una mayor calidad en un nivel general, mostrando la creciente afición de artistas y fans por el mundo televisivo, también el cine ha mostrado grandes detalles que quedarán en la retina de todos, aunque algunos han sido dejados de lado inmerecidamente. Veremos que nos espera en los Oscars, que ya va quedando menos.

Para ver la lista de los ganadores haz click aquí.

J.Roa