ENO Festival 2014 (26 de abril, Madrid)

Mujeres y El Último Vecino convierten el festival madrileño en una gran noche de barro sobre baldosas.

0
Gerard Alegre de El Último Vecino sobre el escenario del Enofestival 2014

Si en algún momento de lo que me queda de vida viniera uno de esos terribles reptilianos que están trabajando en el nuevo orden mundial -eso es lo que escucho en Cuarto Milenio– y me dijera que el mundo va a acabarse en un par de días, averiguaría el lugar donde irían a tocar Mujeres. Cogería un coche e iría hasta allí. Los de Barcelona son la banda a la que hay que ver en tu último día de vida, llevarte el grato recuerdo del verdadero significado de rock and roll.

El suelo olía a verbena y los pocos que quedaban por allí reflejaban en su rostro la decadencia y consecuencias del poder del vino. Era el ambiente perfecto para que se produjera esa chispa que puede encender la mecha ya de por sí inflamable que llevan colgada Mujeres.

Pongámonos en situación. El ENO Festival celebraba su tercera edición, segunda en el Círculo de Bellas Artes de Madrid. Tiene cierto encanto. Tal vez sea la fauna que acude a él. El festival parece querer acercar el vino al público joven por medio de la música. La realidad es que los amantes del vino se acercan a la música. Quizá también sea el lugar. El entorno de la cuarta planta del CBA parece sacado de un decorado de ‘La Dolce Vita’ (1960); con sus Anita Ekberg y sus Anouk Aimée. Puede ser también el propio vino, vertido en toda garganta que acudía a ese lugar caótico para los que no se manejan entre festivales de música. Quizá las ganas de fiesta inauguran la época de festivales. Da igual. Lo importante es que es un buen lugar en el que pasar el último sábado de abril.

Mujeres en el escenario del Enofestival 2014.

Hasta la actuación de El Último Vecino, las bandas transcurrieron con la timidez con las que los asistentes iban degustando sabores. La tranquilidad se rompió con la actuación de los catalanes y su elegante pop sintético. Con cada actuación va dejándose ver con más facilidad que Gerard Alegre es el mejor frontman de este lugar. Sus movimientos poseídos y su actitud bajo los focos convencen al más descreído. Tras dejar caer los grandes temas que han hecho de su homónimo debut ‘El Último Vecino’ (Domestica, 2013) una de las grandes sorpresas, dejaron el turno al ruido susurrante de las guitarras de Disco Las Palmeras! 

Los gallegos prefirieron dejar que sus instrumentos fueran los que tomaran el control. Había pasado la medianoche y el suelo ya rezumaba el olor a vino pisado, las baldosas se enfrentaban a esa combinación entre lo pegajoso y los resbaladizo y parte de los asistentes habían decidido abandonar aquella planta cuarta. Allí se juntaron los bravos, los que estaban sentados, los que seguían bebiendo y los que habían puesto un stand para presentar su vino y habían terminado por bebérselo.

Ese fue el momento en el que Mujeres subieron al escenario y enamoraron a los que no les conocían y no defraudaron -nunca lo han hecho- a los que conocen sus métodos. Tras repasar el inagotable ‘Soft Gems’ (Sones, 2012), dejarse llevar por ‘Aquellos Ojos’  y versionar ‘Run Run Run’, la cita terminó con invasión del escenario, micros cerrados y la seguridad echando el resto bajando de las tablas a los supervivientes.