Desde Elche llegan Nacho y Pilar, alias La Familia del Árbol, una de las apuestas más interesantes de la creciente escena folk española. Amantes de la música, practican un ‘pop espiritual’ concebido en el salón de su casa que ha visto la luz en La Montaña y El Río, su primer disco.

HTM- ¿Quién forma esta Familia del Árbol?

Pilar- La idea es de Nacho. Empezó a grabar unas canciones en casa, yo las escuché y dije “esto no se queda en casa, lo vamos a colgar”. Inventamos un nombre, una imagen, medio en broma, como los millones de MySpace que había y de repente empezaron a salir críticas y críticas… hasta ahora. Ha sido un poco rápido.

Nacho- Bien, lo has contado muy bien (A Pilar). La Familia del Árbol en realidad soy yo, yo lo he hecho todo. En directo somos nosotros dos, pero el grupo ha pasado por muchas fases en muy poco tiempo. Cuando empezaron las críticas, nos ofrecieron tocar. Todo lo que había grabado menos las voces que ella había hecho eran instrumentos Midi, y los sonidos eran un tanto cutrecillos. Entonces contactamos con amigos y formamos una banda con todos los instrumentos que había.

P- Llegamos a ser diez personas.

N- Pero cuando vino el fichaje no era viable ser diez y montamos una banda más pequeña mientras fuimos tocando por España. Volví a grabar el disco con todos los músicos, hablamos con el sello y nos lo editó. Ahora he vuelto al principio, porque el proyecto es mío y de Pilar, y lo presentamos los dos, que es la esencia de la música o de cómo surgieron las canciones. Si sale todo bien, tenemos la esperanza de volver con la banda.

HTM- Todo tiene un aire muy bucólico: el nombre del grupo, el título La montaña y el río, las fotos del disco, algunas de las canciones… ¿Forma todo parte de un concepto? ¿Lo seguiréis desarrollando?

N- No tengo ni idea, pero es verdad que surgió todo así. Será por la música que me gusta, que es más bien de otro tiempo. Pero no fue premeditado; vas haciendo una cosa, eso te lleva a otra, vas hilando y cuando ya está casi todo terminado, le ves un sentido global.

HTM- Con este título, se me ocurre preguntaros aquello de ¿playa o montaña?

N- Buena pregunta… Vivimos muy cerca de la playa y ha formado parte de nuestra vida desde que éramos muy niños. Diría que somos más de playa, pero la montaña la verdad es que me atrae mucho más ahora mismo.

P- Sí, estamos hartos de la playa (risas).

N- Intenté utilizar esas metáforas que hasta yo mismo podía entender para explicar cosas muy universales. La montaña y el río pueden ser otras cosas que llevamos todos dentro o pueden ser sentimientos que demuestran la grandeza y lo pequeños que somos en realidad las personas.

HTM-¿Qué es eso de pop espiritual? Y en Twitter pone que sois una banda de indie-folk-pop barroco… esto de las etiquetas…

P- Son etiquetas de búsqueda (risas).

N- El pop es una música muy “comercial” y nos gusta, aunque a nosotros nos gusta más el pop de Brian Wilson o la música soul que encierra un poco el espíritu de las cosas. Es decir, una música muy accesible y que a todo el mundo le pueda gustar, pero que no esté reñido con el sentimiento que lleva dentro o con lo que te provoca. Me viene al pelo porque siempre he pensado que los Beach Boys hacían una música muy espiritual, aunque la bañaran de pop o de psicodelia según la época… y ya se ha visto el personaje que había detrás, era un poco complicado. Me gustaba la idea de que la gente se preguntase qué es eso del pop espiritual. Y lo de barroco es por los instrumentos, las voces, las armonías…  se trata de intentar hacer algo muy clásico con algo muy accesible.

HTM- Este disco es un soplo de aire fresco entre tanto indie, pop rock, electropop… ¿Sentís que formáis parte de una corriente folk al que ya pertenecen, por ejemplo, Hola a Todo el Mundo?

N- Siempre he querido que me hicieran esa pregunta(risas). Molaría pensar que sí, pero ya hemos tocado en algunos festivales y yo personalmente me siento un poco desubicado ahí. Normalmente todos tienen un discurso muy claro que a la gente le mola, y de repente aparecemos los dos con guitarra y percusión y la gente espera al típico grupo de festival.

P- Hablando de tendencias musicales sí parece que está surgiendo algo así, más sencillo y natural, después de tanto rock. También va por épocas.

N- Además de HATEM también están las cantautoras, pero esto no sé cómo clasificarlo. Cogemos influencias de lo que nos mola, pero el lenguaje es mío, no intento que suene a otra cosa. Puede parecer más raro al principio.

HTM- Hablando de festivales, ¿sois festivaleros?

P- Toda la vida. Benicàssim desde el principio, hasta que Morrissey dejó de ir. Ahora somos más del Primavera Sound.

N- Cuando éramos unos críos empezamos a ir al FIB y empezamos a descubrir un montón de bandas que en aquel momento eran inaccesibles, y a nosotros nos pillaba a dos horas de casa. La primera vez que vimos a Tindersticks, Super Furry Animals e incluso a Björk flipamos, porque para nosotros era algo marciano. Veníamos de ver a Los Ronaldos (risas). Ahora nos encantaría ir, pero también a tocar, aunque sea en la carpa más pequeña.

HTM- Nacho, antes de La Familia del Árbol, tuviste otro proyecto muy diferente, Ligre, ¿por qué decidiste cambiar de dirección?

N- Era un grupo que tenía desde chaval. Pasamos por muchas épocas, aunque el disco que publicamos era pop rock, con indie y britpop. Pero pasé esa etapa y ya está. Yo lo veo como un crecimiento personal. Pensar qué estás haciendo con tu vida y sentirte mal por lo que estás haciendo, porque ves que no vas a ningún sitio, que llevas mucho tiempo tocando y que no consigues expresarte. Me sentía realmente mal porque no veía un camino con lo que estaba haciendo y lo que quería hacer y no era capaz de expresarlo con la gente que estaba. Pero salió por otro lado y ahora estamos aquí.

HTM- ¿Cuáles son vuestras principales referencias?

N- Los grupos de los sesenta de armonías, como los Byrds, también los Zombies, luego el folk de los setenta de Nick Drake, y de esa época también los Fairport Convention. Y ahora también hay bandas muy chulas, me gustan Fleet Foxes, Midlake y hace poco descubrí a Bon Iver. Creo que hay una vertiente de ese tipo de música actualizada que es muy chula. Por otro lado, yo me he criado con el britpop y eso nunca me ha dejado de gustar: Stone Roses, Joy Division, The Smiths, The Velvet Underground… La música que mola. Pero he estado escuchando más folk porque me llena más. Resumiendo: nos encanta la música y estamos siempre escuchándola, comprándola… Comprar vinilos es el único vicio que tengo.

HTM- ¿Y la inspiración para componer? Se respira mucho amor en vuestras letras…

N- El disco está lleno de amor porque está muy basado en Pilar, en los sentimientos que siempre me ha provocado. Es lo más parecido a una musa.

P- Me quieres ¿eh?

N- Ella es la única que ha creído en mi desde el principio. Me he apoyado mucho en ella y los caminos que busco dentro muchas veces nacen de un sentimiento, el de estar con la persona que te da un montón de cosas. Hay gente que lo dice de una manera, otra de otra. Da un poco de reparo reconocerlo, por la vergüenza personal, pero en la letra se nota que gran parte de la inspiración viene de ella.

HTM- También hacen falta canciones de este tipo, ¿no?

N- No me gustan nada las letras muy rebuscadas si no es alguien con mucho talento. Me encanta Dylan, lo he estudiado incluso porque está en otro idioma, y he visto la capacidad que tenía. O aquí por ejemplo Chinarro…

P- ¡Las letras de Chinarro son brutales!

N- Son muy guays, te explican las cosas de una manera que sólo ellos saben. Sin embargo, yo no he buscado eso, sino que he mirado más dónde te lleva un sentimiento. A veces utilizo expresiones más manidas, pero yo no pienso ‘voy a escribir una canción de amor, sino ‘voy a escribir lo que siento’.

HTM- En Facebook tenéis fotos de los Tenenbaums, Serge Gainsbourg… y de  una actuación donde se veían estas imágenes proyectadas. ¿Todos vuestros conciertos son así?

N- En realidad ese fue el primer concierto que dimos. Se dieron las condiciones y lo arreglamos así. Utilizábamos una imagen que resumiera o el estado de ánimo de la canción o lo que quería decir y todo eran referentes de cine o paisajes, porque nuestra música también evoca muchos paisajes. Siempre que podemos hacer algo especial lo intentamos. Ahora hacemos algo mucho más difícil para nosotros: como si estuviéramos en casa, en el salón, y de repente hay gente y te pones a tocar, lo más primitivo y desnudo. Antes con la banda te podías perder un poco, pero ahora es mucho más visceral.

Agradecimientos a Mushroom Pillow.

Contenidos similares: