Entrevistamos a Él Mató A Un Policía Motorizado

Él Mató a un Policía Motorizado llegaron a la entrevista recién despertados, un poco taciturnos, tras una noche larga de concierto en el Centro Cultural del Matadero de Huesca. Lejos del glamour que se supone a un grupo que gira por todo el mundo, quisieron recibir las preguntas tranquilamente, contestarlas según les apetecía e intercambiar las respuestas con unos tragos a un poco de mate, un cigarrillo por aquí, un chiste por allá. Están de gira por España por segunda vez, y se notaba que su territorio natural es el escenario y no un plató de televisión. Él Mató son Santiago, el cantante y bajista; Willy, batería; Manu y Gustavo, guitarristas; Agustín, teclado; y Lucas, el técnico de sonido.

HTM– Ahora que estáis de gira por España, ¿es más fácil conectar con el público español?

MANU– Sí, son curiosos los españoles, por un lado son bastante respetuosos y también muy receptivos al directo. Tenemos la sensación de que reciben cada concierto con expectación, y eso es muy positivo para nosotros.

HTM– ¿Qué se siente al ser un grupo que sabe que cuando saca un disco va a poder presentarlo de gira por medio mundo?

MANU– Es una sensación genial. Siempre he dicho que viajar para tocar es el mejor invento del hombre, ya que te permite conocer nuevos sitios mientras estás de gira con el grupo.

El papel de internet ha sido fundamental para poder difundir nuestra música.

HTM– ¿Después de derribar tantas barreras en vuestro camino, qué es lo que se pone como objetivo Él Mató?

MANU– Ha sido un largo camino, pero sólo pretendemos seguir haciendo música propia.

WILLY– El hecho de atravesar barreras se ve después de que pasa el tiempo, mientras estás grabando un disco o de gira no te vas dando cuenta de cómo se ve desde fuera. Pero nuestro objetivo sólo es el de hacer música nueva, nuevas canciones que transmitan nuestras ideas.

HTM– Lleváis 10 años juntos tocando, ¿todavía seguís sorprendiéndoos de vez en cuando en el local de ensayo? Es decir, ¿aún tenéis la capacidad de sorprenderos a vosotros mismos con vuestra música?

MANU– Es curioso, pero a pesar de que hemos seguido una trayectoria, no puedes evitar que, cuando llega Santiago a la sala, y toca una canción en la que ha estado pensando digas… ¡vaya! Aunque luego todo suene a Él Mató. También cuando llega Willy al local y se baja los pantalones, pues… también te sorprendes (risas).

HTM– ¿Cuándo pasó el grupo de ser una banda a tener clara su idea y empezó a ser Él Mató a un Policía Motorizado?

MANU– Realmente en La Plata, nuestra ciudad natal, hay muchos grupos de amigos que surgen y empiezan a ensayar. Algunos sólo duran un ensayo, y otros, como nosotros, llegan a grabar su primer disco también. Es cierto que teníamos unos gustos parecidos por los grupos que escuchábamos y una visión similar de la música. De hecho, yo recuerdo que desde el principio ya empezó a sonar todo más o menos como esperábamos.

WILLY– Fue con la grabación del primer disco que se consolidó todo un poco, porque tuvimos más tiempo para darle vueltas y plasmarlo más o menos como nos gustaba. Era como una referencia para saber cómo tenían que sonar nuestras canciones en el futuro.

HTM– ¿Cuál fue la fórmula de Él Mató a un Policía Motorizado para conseguir el éxito? Otros grupos de La Plata no llegaron tan lejos.

MANU– Yo creo que simplemente comenzamos a hacerlo de forma independiente y funcionó. Después de nosotros, más grupos se han animado a intentar hacer música fuera del circuito comercial. La primera gran diferencia para nosotros fue tocar en Buenos Aires, ya que era muy difícil para un grupo de La Plata. Creo que nuestro trabajo y nuestros logros han allanado el camino a otras bandas que han venido después de nosotros.

WILLY– Además, el papel de internet ha sido fundamental para poder difundir nuestra música. Eso nos ha ayudado a que nuestro disco llegase a otros lugares donde habría sido imposible vender un disco.

AGUSTÍN– Creo que sí que hay algo que hace diferente a Él Mató, respecto de las demás bandas. Es una forma de entender la música que los demás no tienen, y de compartirla entre los músicos de forma especial. Además, es un tipo de interpretación muy minimalista, lo que permite que las canciones tengan un atractivo especial.

Nuestro objetivo sólo es el de hacer música nueva, nuevas canciones que transmitan nuestras ideas.

HTM– ¿Creéis que con la crisis la gente se ha cansado definitivamente de la música pop comercial vacía que se aprende rápido y se olvida rápido?¿Que la gente necesita algo diferente?¿Que es necesario un poco de rock and roll?

WILLY– Es indudable que en cada crisis económica la creatividad aumenta, surja de donde parecía que no había nada. A nosotros nos ha obligado a autogestionarnos, a no depender de las grandes discográficas.

SANTIAGO– Con la crisis ha vuelto a surgir el arte verdadero. Esto es una de las cosas que aprendí en Bellas Artes.

Un profesor nuestro comentaba en clase que la gente daba por sentado que estudiar artes en época de crisis no servía para nada, pero… si hay crisis, tampoco te asegurabas que estudiando Medicina o cualquier otra carrera fueras a llegar a nada… (el tío era muy negativo). Sin embargo, fueron unos días muy buenos para mí.

HTM– Entonces, ¿qué sería de vosotros si no hubiera existido Él Mató?

SANTIAGO– Yo seguro que estaría tirado en un callejón (risas).

WILLY– Después de tanto tiempo, seguro que yo sería millonario (risas).

MANU– Es indudable que, con el tiempo, Él Mató se ha convertido en una parte de nosotros. Es como mantener una relación amorosa desde hace 10 años. Es imposible imaginar mi vida sin el grupo… ¡Ellos son mis novias! (risas)

HTM– Noise intenso y letras en español, es indudable pensar en Los Planetas, de hecho, habéis tenido la oportunidad de hablar con J de Los Planetas.

SANTIAGO– Es un grupo con el que siempre nos han comparado, y lo cierto es que hay muchas semejanzas, pero es curioso que no lo conocíamos cuando formamos el grupo. Fue después, cuando un amigo nuestro nos trajo de fuera unos discos de Los Planetas y la verdad que nos gustaron mucho. Ellos hicieron la búsqueda sonora que nosotros hemos hecho con la banda. Lo conocimos personalmente en 2008 en un festival gratuito aquí, donde les regalamos unos discos nuestros y resultó que le gustaron. Incluso hicieron un especial en Radio 3. Siempre es un gustazo hablar con él, porque es una persona muy humilde, a pesar de que es toda una leyenda.

HTM– Hablando de J, y el papel de Santiago en el grupo con las letras, un amigo me dijo una vez que a él cantar canciones tristes le alegraba. ¿Cómo estás cuando escribes las tuyas, alegre o jodido?

SANTIAGO– Con mis letras siempre ayudo a crear un ambiente melancólico, que en ocasiones llega a lo dramático. En algunas ocasiones, incluso algunas letras me dicen que son de cagón (risas), pero de lo que se trata es de escudar un poco los sentimientos. En el arte no puede ser todo solemne, por eso está mezclado también con algo de comedia. Es un esfuerzo por reflejar la dualidad en la que también se encuentra… (pausa dramática) el ser humano (risas).

La intención es generar siempre sentimientos concretos más allá de la metáfora. O dentro de ella misma. De esa forma, es más fácil llegar a lo que quieres decir, pero desde otro ángulo.

HTM– ¿Eso explica que reproduzcáis un documental durante vuestros espectáculos en España?

SANTIAGO– Intentamos no caer en lo literal. Él Mató habla de imágenes muy concretas, no tendría sentido repetirlas. Además, nos han comentado que hay momentos concretos que aumentan y refuerzan el efecto de nuestra música. No obstante, estas coincidencias son totalmente inconscientes.

Entrevistamos a Él Mató A Un Policía Motorizado

Con la crisis ha vuelto a surgir el arte verdadero.

HTM– ¿Diríais que en La Plata hay un movimiento en torno al noise?

SANTIAGO– Había un sello llamado Laptra que unía a varios grupos a los que les unían el gusto por la música.

AGUSTÍN– Pero no sólo había grupos de noise, sino de todos los tipos. En La Plata hay mucha gente que se une para hacer la música que les gusta, como los grupos metaleros.

HTM– ¿Cuál es la visión que tiene Él Mató a un Policía Motorizado?

MANU– Tal vez sea la de no tomarse las cosas tan seriamente.

AGUSTÍN– Ésa y la de no producir la música para mostrarse de una forma determinada. Eso hace que sonemos de forma más sincera que otros grupos.

SANTIAGO– Bueno, hay que situarse en un punto intermedio de las dos cosas. Ni tan producido que resulte una cosa más bien artificial, ni tan casero que parezca grabado en una casa.

Contenidos similares: