El cuarteto catalán Grushenka, que se ha quedado recientemente sin su bajista Erik, se ha sumado de forma reciente a la nueva ola noise que está barriendo toda la península a golpe de discos con clase y directos que pueden llegar a desorientar a los más puristas con un lo-fi fresco y desbordante. Así, publicaron de forma reciente Ténicas subversivas que nos explicó su cantante y cabeza visible, Xavier Friedrich.

La voz de Xavier surgió del teléfono aquella mañana de domingo a las 10.00 como si todavía estuviera en mitad de un buen sueño. No me pilló de sorpresa, era tal como cabe imaginar que hablaría la misma persona que canta al frente de Grushenka, que más que utilizar la voz, añade un instrumento para crear una atmósfera onírica y asfixiante.

HTM.- ¿Qué hay que hacer para sonar como Grushenka en su último disco?

Xavier.- Hay que hacer un tratamiento muy cuidadoso del ruido. Muchas veces, en vez de tender hacia el descontrol, hay que apretar el máster todo lo que dé de sí. De hecho, hay un pequeño margen con la propia destrucción del sonido, por lo que tenemos mucho cuidado, aunque también se han cometido algunos errores en este sentido que queremos ir mejorando. Puedo asegurar que de cara al futuro nos lo tomaremos siempre con mucha calma.

HAY UNA DELGADA LINEA QUE SEPARA LA DESTRUCCION DEL SONIDO DEL RUIDO Y NOSOTROS JUGAMOS CON ESE LIMITE

HTM.- ¿Y cuál es la diferencia con el directo del grupo?

Xavier.- Sobre el escenario nos dedicamos a destruir nuestras propias canciones y a reconstruirlas de forma muy natural, sobre todo en el caso de los finales. En mi opinión, es lógico que se lleve la música un paso más allá cuando se interpreta en directo. Es cierto que muchos tocan su disco tal cual y se quedan tan anchos, pero nosotros vamos un poco hacia el lo-fi en estado puro, es decir, más punk y directo, lo que creo que le sorprende muchas veces a la gente y desorienta, porque no es lo que esperan. Las sensaciones son muy positivas, así que seguiremos haciéndolo.

HTM.- El indie pop nacional está muy de moda, pero también está resurgiendo el noise, no solo en España. ¿Os sentís dentro de esta nueva ola?

Xavier.- Es difícil crear cosas nuevas dentro del género pop, pero también es cierto que grupos como The Pains of Being Pure at Heart han dado un impulso al género a escala internacional, así como hay muchas otras apuestas nacionales muy interesantes, como la de Odio París, pero yo por mi parte llevo cerca de cinco años escuchando este tipo de música e intentado crear atmósferas que juegan con el ruido en el sentido más amplio. Así, hemos llegado a puntos casi asfixiantes que son muy interesantes y adictivos, como en Siempre actúo rápidamente y absurdamente, y también hemos introducido algunos recursos electrónicos, como el uso de un iPod Touch para algunas canciones, o incluso baterías electrónicas, que nos gustaría utilizar más a menudo.

LLEVO MUCHO TIEMPO INTENTANDO CREAR ATMOSFERAS DE RUIDO HASTA DAR LUGAR A MOMENTOS CASI ASFIXIANTES

HTM.- ¿Las letras de vuestras canciones también son un recurso más de ruido o quieren lanzar un mensaje más concreto? Es curioso que parece que van desde el costumbrismo hasta la temática más absurda.

Xavier.- El ambiente onírico de las canciones puede hacer pensar que el mensaje es más bien surrealista, pero siempre tiene un mensaje, aunque a veces esté demasiado cifrado. En este sentido, todos escribimos las letras, sobre todo Erik y Lara (hermana de Xavier), y van sobre cosas muy personales en muchos casos, por lo que es difícil de entender para las personas que no nos conocen. Tal vez haya que explicar algo si algún día sacamos una biografía (risas). De cara al futuro, un propósito es abandonar la temática abstracta para ser más concretos y que se nos pueda entender. De hecho, esa es la principal razón por la que cantamos en castellano, para que nos entienda el mayor número de gente posible. Las letras son como hijos que tratamos con mucho cariño y con el que siento un vínculo muy fuerte.

HTM.- Tenéis de 18 a 24 años y vuestro nombre ya está en boca de mucha gente. ¿Qué queda por delante?

Xavier.- Lo que más nos sorprendió es que nuestro nombre sonara en Radio3, una aspiración de muchos grupos que tenemos que valorar mucho para lo jóvenes que somos. No obstante, hay que tener en cuenta que la popularidad es muy efímera, y que aunque de repente te puede parecer que todo el mundo habla de ti, luego ves que meses más tarde ya no eres nadie. Me pasó con un grupo anterior, con el que teníamos muchas reproducciones en myspace, algo que no te asegura nada de cara al futuro.

LA POPULARIDAD ES EFIMERA Y AUNQUE PUEDES SALIR EN RADIO3 LUEGO RESULTA QUE NO ERES NADIE

HTM.- ¿Las cosas están difíciles para vivir de la música o es algo que uno se puede plantear?

Xavier.- Yo creo que se puede hacer en un futuro, sobre todo si puedes meterte en 1.000 historias diferentes con tal de dedicarte a lo que te gusta: desde producir una canción, hasta hacer de técnico de sonido o iniciar todo tipo de proyectos que te permitan salir adelante. En mi caso, si pudiera lo haría, es decir, para mí tiene una importancia vital, pero ahora mismo no es posible. De hecho, el Gobierno lo quiere poner difícil con los recortes, lo que va a impedir a muchos que se recreen con algo tan natural como es la música. Pero, si las cosas no cambian de forma radical, siempre habrá gente que pueda vivir de lo que le gusta, aunque con mucho esfuerzo.

  • agradecimientos: El Genio Equivocado
  • fotos: Blanca Viñas

Contenidos similares: