Entrevistamos a Ignatius

Charlamos con el cómico alternativo para hablar de la relación que existe entre su mundo lleno de gritos sordos y la música.

0
2456

Esperamos a Ignatius junto a la calle de Barceló, en pleno centro del madrileño barrio de Malasaña, su zona. El particular cómico se abre paso entre lo más moderno de la capital y el caos que genera aquellos que se mueven en avalancha hacia los bares en la primera noche con buen clima de lo que llevamos de año. Hechas las presentaciones nos dirigimos a un bar cercano para proceder la entrevista y un fan de Farray le aborda. Es banquero, va vestido de rapero y nos ofrece un cigarro de ‘cosecha  propia’. No es el momento, toca hacer una entrevista muy seria. Hay que hablar de la Comedia. También de Joe Crepúsculo, Sonorama o Juan EchanoveFotografía por Juanmi Alemany.

– ¿En qué anda metido ahora Ignatius?

Sigo con las actuaciones. También estoy preparando una serie llamada ‘El fin de la comedia’. Es un proyecto junto a Miguel Esteban y Raúl Navarro. Ellos dirigen, yo actúo y lo escribimos los tres. A Esteban lo conozco desde hace tiempo. Hace años creamos una cosa un tanto extraña que titulamos ‘Todo el mundo quiere ser como Ignatius Farray’. Lo que hemos trabajado ahora es una sit-com al estilo de lo que en su día fue ‘Seinfield’ o es ahora ‘Louie’: un cómico que se interpreta a sí mismo. Algo muy alternativo.

– Apareciste en aquella Paramount Comedy que fomentaba el stand-up y el humor alternativo. ¿Seguimos en esa edad dorada?

Bueno, en su momento lo fue. Aquella época con el surgimiento de ‘La Hora Chanante’…

– ¿No crees que estamos inmersos en ese proceso?

Estamos en otra etapa. Al principio todo resultaba más fresco, era más espontáneo. Esto es distinto.Ahora la ambición de Paramount Comedy es retomar lo que en su momento fue el canal. Ellos mismos reconocen que habían caído en…bueno, un poco más de lo mismo.

[pull_quote_center] Miguel Noguera es una punta de lanza, el creador de una escena que no existía[/pull_quote_center]

 – Recuerdo aquellos programas precarios. Eso le añadía una mayor comicidad.

Si, es cierto. Fue muy bueno que luego siguieran con aquello, siempre tienen ideas geniales pero la verdad es que se echa de menos ese toque cutre de los inicios. Fue una movida, en España no se hacía nada así. Fue una cosa que conlleva la modernidad, un proceso que la propia modernidad acaba imponiendo, algo natural. Al fin y al cabo, para hacer comedia tampoco es necesario ponerse histriónico. Todo eso lo inició Lenny Bruce, el gran héroe de todo esto.

– ¿Qué hay ahora en la Comedia?

La gente valora cómicos que puedan ser un poco alternativos. El gran caso de todo esto es Miguel Noguera. Es una punta de lanza, el creador de una escena que no existía. Atrae a un público moderno, gente que va a conciertos y se mueve por un ambiente malasañero. Esa gente había dejado a un lado la comedia, ya no se interesaba por los monólogos. Noguera ha conseguido atraer a esa gente. Yo me junto con varios colegas los miércoles en el Picnic, un café cercano a la calle Pez. Esa gente que no era habitual ha podido ver que existe una alternativa en el humor.

– ¿Podríamos llamarlo escena?

Si, hay un círculo. Todo el proceso que vivió la música en España con el nacimiento del indie, ahora lo podemos ver en la comedia. Ese público ha podido ver a esos cómicos y ha descubierto que esto es nuevo y le gusta. Hay gente que ha visto que todo lo que se generó con El Club de La Comedia era siempre lo mismo, una fórmula de la que no podía salirse.

– Noto algo parecido en la música madrileña.

Hay un rollo muy guay de bandas. Estoy muy interesado por lo que hace La Fonoteca. Hace un tiempo montaron un concierto para presentar ‘Madrid Está Helado’ y esa noche lo flipé. Mi novia está metida más en todo el rollo, yo no controlaba tanto pero aquello fue tremendo. Me encanta gente como Tigres Leones, Trajano!, Los Punsetes… es un círculo buenísimo.

[pull_quote_center]La mierda suele coincidir con que le gusta a mucha gente. Hay una relación sospechosa.[/pull_quote_center]

– Te he escuchado decir en alguna ocasión que debe existir la comedia estándar para que exista la alternativa. ¿Lo aplicarías a la música? ¿Que existan buenas bandas depende de que tengamos todo ese mainstream?

¡Claro! Es una ley de la naturaleza. El mismo término lo indica. Por eso hay cosas especiales porque no se han contaminado de la generalización. Louie CK es un cómico de masas, cualquiera en Estados Unidos le conoce. Por eso te digo que no es nada peyorativo gustar a mucha gente pero también es cierto que la mierda suele coincidir con que le gusta a mucha gente. Hay una relación sospechosa.

– En principio, llegar a ser conocido en la comedia es más complicado que en la música. No hay tantas herramientas.

Al principio en Paramount Comedy, como no había tantos cómicos, los que empezamos a entrar tuvimos la suerte de que nos prestaba atención y hacíamos lo que nos daba la gana. En aquella época el director de la cadena era otro y había una filosofía más abierta.

– Era una cadena muy loca

Ahora surge un cómico genial que si hubiera estado en aquella época habría destacado mucho más. Los propios Joaquín Reyes o Ernesto Sevilla dicen que si llegaran ahora a Paramount no sería posible La Hora Chanante.

– Hay cierta comparación musical con la vida que lleva el cómico.

Dicen que la Comedia es el nuevo rock and roll por la manera de llevarlo. Suelo viajar solo. En ocasiones, si es una actuación con otros cómicos, vamos todos juntos. Mi novia es a la vez mi mánager. Si sale una gira de varias actuaciones también me acompaña.

– ¿Cómo surge Ignatius?

Me empecé a aficionar a la Comedia cuando fui a vivir a Londres. Trabajaba en un hotel haciendo turno de noche. Allí empecé a asistir a los Comedy Club antes de entrar a trabajar. He sido fan de toda la vida de Faemino y Cansado, siempre me ha gustado la Comedia pero nunca me vi dedicándome a esto. Al volver de Londres y después de romper la inercia en la que vivía en España, me animé a intentarlo.

– ¿Y cómo se da ese cambio, ese día en el que te subes a contar algo por primera vez?

Fue en un concurso de monólogos en Tenerife. Salí eufórico, metiendo gritos…fue la mejor actuación hasta ahora, después de entonces todo ha ido cuesta abajo [risas].

[pull_quote_center]Lo que valoro del Sonorama es el lado romántico que ha sabido mantener.[/pull_quote_center]

– ¿Qué es La Melanco A Pelo?

Un proyecto muy loco. Hace tiempo hice un recital de poesía junto a Didac de ‘Go Ibiza Go’ y Julían de Canódromo Abandonado en el Picnic. Nos gustó mucho y decidimos retomarlo en algún momento. En esas llega a vivir al barrio [Malasaña] Joe Crepúsculo. Nos hemos empezado a juntar con él y, junto con su música, recintar las poesías. Es una banda loquísima. Se lo dejé caer a la gente del Sonorama a ver si hay suerte.

– Con Raphael

¿Te imaginas? Tenemos ganas de seguir haciendo cosas así de locas.

– ¿Sueles ir de festivales?

Desde que conocí a mi novia. Siempre me ha gustado la música pero he sido vago a la hora de asistir a conciertos y festivales. Ella es muy aficionada y ahora siempre intentamos ir a todo lo bueno que pasa por Madrid. Siempre nos apuntamos a lo que organiza La Fonoteca, también todo lo que se mueve por el Wurlitzer. En cuanto a festivales, el que más me gusta es el Sonorama.

[pull_quote_center]Hitler y Pau Donés, lo que no se le ocurre a uno, se le ocurre a otro.[/pull_quote_center]

– ¿Eres del Sonorama?

No soy un experto en festivales pero lo que valoro del Sonorama es el lado romántico que ha sabido mantener. Que los cuatro amigos del pueblo monten una cosa así y que sigan manteniendo esa cosa que hace especial al Sonorama, ese toque familiar. Desde allí hice una colaboración para Radio Nacional.

– Afirmaste que tus cojones se llamaban Belle and Sebastian.

Y me llamaron la atención. ¡No era para tanto!

– Cambiemos de tema: Pau Donés.

¡Qué cabrón! ¡Me vas a obligar!

– Últimamente es todo un referente del humor. Hace unos días leí un par de noticias sobre él en El Mundo Today.

En mis actuaciones suelo comparar a Pau Donés con Hitler. Hitler y Pau Donés: compositor de ‘Bonito’, ‘Depende’ y ‘La Flaca’. Hitler y Pau Donés, lo que no se le ocurre a uno, se le ocurre a otro.

– Ahí quería llegar. Siempre que se habla de los límites del humor dices que te gusta que existan para poder saltarlos.

Es necesario. Igual que para la comedia alternativa es necesario que exista lo estándar, son necesarios esos límites para poder ser obsceno.

– ¿Utilizas límites a la hora de utilizar referencias?

En la actuación también suelo ironizar sobre ellas. Cuento una historia de Russian Red. Digo que eso es lo que diferencia a un cómico bueno y a uno malo. Uno malo habría utilizado una persona más reconocible por todo el mundo para así enganchar a toda la gente pero yo lo quiero contar tal y como sucedió, una historia inventada, por supuesto. Más tarde acabo haciendo una broma sobre Belén Esteban. Ahí digo que me he vendido igual que todos. He utilizado a un personaje para conectar con el público más alternativo y el más comercial. Queda un poco pesado utilizar siempre al mismo tipo de gente para hacer reír. Además hay gente que te lo agradece. Coño, si te vas a meter con alguien, que sea con Russian Red.

[pull_quote_center]¡También llamé hijo de puta a Leonard Cohen y no se ha quejado![/pull_quote_center]

juan-echanove

– Te hemos podido ver en varios vídeos musicales. Apareciste en el de ‘Planilandia’ de Lori Meyers pero sin duda el que merece una mención es el de ‘Anna Casteller’ de Tigres Leones. El momento en el que sales de la cabeza de Juan Echanove es impagable.

El vídeo es de Miguel Esteban. Tigres Leones nos propusieron hacer el vídeo pero acabó currándoselo él. Lo que hice fue poner mi dibujo en el que salgo corriendo. Lo de Juan Echanove es curioso porque todo este círculo de la comedia del que te hablaba hemos llegado a él cada uno por su camino. Yo empecé a hablar de Juan Echanove en mis actuaciones y luego me enteré que Canódromo Abandonado, Miguel Esteban o Querido Antonio también habían llegado a él. Todo confluyó y cuando nos dimos cuenta, todos hablábamos sobre Juan Echanove.

– ¿Es vuestro punto de unión?

Puede ser. Además hace un tiempo me dedicó unas palabras. En un tweet dije:  ‘Juan Echanove hijo de puta’ -la broma nace de un vídeo musical para La Hora Chanante-. Pero vamos, ¡también le dije lo mismo a Leonard Cohen y no se ha quejado!

– ¿Qué te dijo Juan Echanove?

Bueno, hace un tiempo me avisó alguien en Utrera después de una actuación. “Oye, que Juan Echanove dice esto de ti”. Era en su blog de gastronomía. Me metí y decía cosas como que era un cobarde por esconderme tras el avatar de Twitter. No, coño, ¡SI EL DE LA FOTO SOY YO! Luego decía que ese tipo de gente, imagino que refiriéndose a mi, éramos el sida del siglo XXI. ¡EL SIDA!

– Enorme.

Para mi lo de Juan Echanove fue un lujo. Nos reíamos muchísimo. Posteriormente en El País le hicieron una entrevista que decía que, en Madrid, el humor está lesionado. Le-si-o-na-do. En aquel mismo post de su blog donde él me responde da la receta del pollo en pepitoria. Lo tituló: ‘Montando el pollo’. Hiló muy fino, el cabrón.