Entrevistamos a Mogwai

1

Es medio día en Gran Vía, la gente sale de trabajar o entra. El movimiento es acelerado y el hambre aprieta. Barry Burns, componente del grupo escocés Mogwai ya ha comido y nos pone los dientes largos en un torpe castellano, para más inri: “He comido judías y merluza, estaba muy rico”. Mala hora para hacer una entrevista, pero este músico ya está de vuelta, de hecho, a pesar de llevar casi dos décadas en la industria, se sienta hablar con nosotros haciendo uso de un maravilloso sentido del humor desde la primera respuesta. ‘Rave Tapes‘ (Rock Action Records, 2014) es el tema central de la entrevista, un disco lleno de paisajes oscuros que es de lo mejorcito de este 2014 que acaba de empezar.

Mogwai no es post-rock, eso nos ha quedado clarísimo, pero además ya sabemos que estos escoceses se aburren fácilmente y les da por juguetear con la electrónica, son fans de John Carpenter y Kanye West les hace mucha gracia. Para más datos, continúa leyendo.

HTM – ‘Rave Tapes’ es una gran continuación de ‘Hardcore Will Never Die, But You Will’ (Rock Action Record, 2011) ¿Cuándo surgen las primeras canciones del álbum?

Barry Burns – Probablemente fue muy pronto, justo después de sacar ‘Hardcore Will Never Die’. Las canciones fueron surgiendo como ejercicios para separarnos mentalmente de nuestro anterior álbum. Fue muy raro porque estás enseñando un trabajo y comienzan a surgir ideas para el siguiente demasiado pronto, como si fueramos a más velocidad de lo normal.

HTM – En el álbum los momentos electrónicos son más visibles que nunca ¿Por qué? ¿Dónde surge esa inquietud por la electrónica?

B. B – Es probable que surja simplemente de escuchar música electrónica y también de ver muchas películas de John Carpenter, el compositor y director de cine ha sido una gran inspiración. Sus películas son tremendas y cuando escuchamos sus bandas sonoras nos vimos influenciados rápidamente por esos sonidos. Pero no copiamos nada ¿eh? (risas) solo es una ligera influencia para crear nuestras canciones, en este caso, más electrónicas. Luego cuando estábamos acabando el álbum fuimos conscientes de todos esos sintetizadores y alguien del grupo dijo: “¡Joder, esto suena como una maldita rave!”. De ahí surgió el nombre del álbum.

Nos preocupaba haber llegado demasiado lejos

HTM – ¿Este pequeño vicio con la electrónica será importante a partir de ahora o sólo estabais jugueteando?

B. B. – En principio es algo bastante exclusivo de este álbum. Es cierto que estuvimos probando con diversas atmósferas y sonidos pero podría quedarse sólo en este álbum. No sé. El siguiente álbum de Mogwai podría estar inundado de guitarras otra vez. Es que depende mucho del momento creativo en el que te encuentres. En el fondo sí, fue un poco por divertirnos, por cambiar un poco, no sé… una estupidez como cualquier otra (risas).

HTM – ¿Cómo ha sido el trabajo con Paul Savage?

B. B. – ¡Genial! Es curioso que no hayamos trabajado con él más a menudo porque es un tipo maravilloso, es muy fácil trabajar con él. Es un tipo divertido pero bastante tranquilo. De repente se levanta hace una arreglo y… ¡joder! Es increíble. Tengo que reconocer que llegamos a estar preocupados por si habíamos llegado demasiado lejos. Pero estamos muy contentos con el trabajo y aunque no nos gusta trabajar con la misma persona dos veces seguidas es probable que Paul esté con nosotros en el siguiente álbum.

HTM – ¿Cómo es el trabajo creativo de la banda? ¿Cómo componéis?

B. B. – Somos cuatro músicos y todos componemos, sin embargo para este álbum hemos sido tres porque la mujer de Dominic Aithcison estaba embarazada y nos abandonó temporalmente. Pero lo que solemos hacer es reunirnos en Glasgow durante un mes y dar ideas. Uno de nosotros tiene una idea, se debate y así una y otra vez. A veces es raro porque también somos amigos, a veces es divertido pero la mayoría de las veces es estresante (risas).

HTM – Después de nacer como una banda de post-rok que sigue la estela de grupos como The CureJoy Division o Slint ahora sois como esas míticas bandas (en este momento Barry suelta un tímido “¡yeah!”) que inspiran a otras que empiezan ¿Cómo os hace sentir esto?

B. B.- Es extraño que la gente pueda pensar eso. Yo no creo que seamos tan, tan influyentes.  No somos como Kanye West. No somos la inspiración. No somos dioses.

HTM –  ¿Qué opinas tipos como West, que se aman tanto a sí mismos?

B. B. – Creo que es enfermizo pero también muy entretenido.  Es un gran entretenimiento. Cuando eres joven todos son problemas y problemas, si te gusta este tipo de artistas y quieres imitarles y tener ese exceso de confianza quizá te ayude.

HTM –  La música de Mogwai es muy audiovisual, ¿es algo pretendido o surge espontáneamente?

B. B. – La verdad es que no he pensado mucho en eso pero es una cuestión muy interesante. La música es un arte jodidamente apasionante. Además en nuestras canciones nadie canta, no hay palabras por tanto dejamos total libertad para que te sumerjas en el universo que quieras, tú te montas tu propia historia. No hay un significado universal para cada melodía. También depende de tu imaginación, igual a ti nuestra música te parece muy audiovisual porque estás un poco loco.

HTM – Habéis trabajado en el soundtrack de películas y series. ¿Tenéis pensado continuar por ese camino?

B. B. – Sí, estamos grabando la banda sonora de la segunda temporada de ‘Les Revenant’ (2013), es muy divertido porque así salimos de la rutina de grabar un disco tras otro.

HTM – Los críticos no se ponen de acuerdo así que dímelo tú ¿Post-rock o punk?

B. B. – No me gusta que nos emparenten con ninguno de los géneros. No sé. Ninguno de los dos (risas). Igual hacíamos post-rock en los noventa pero ahora Mogwai es otra cosa, música instrumental, sin más.