Entrevistamos a Temples

2

Temples es el nuevo fenómeno de la psicodelia. Un cuarteto oriundo de Midlands formado por James Bagshaw, Thomas Warmsley, Sam Toms y Adam Smith. El debut de la banda se titula ‘Sun Structures‘ (Heavenly Recordings, 2014), sigue la estela de bandas como Tame Impala y ahora tendrá que defender su música en directo. Hablamos con ellos sobre su evolución, de cómo es pasar de ser una gran promesa a una realidad y también nos contaron su experiencia en la fiesta del Primavera Sound o en el FIB del año pasado.

El año pasado, con unas cuantas canciones publicadas, erais una de las grandes promesas de la música británica. 2014 os ha convertido en una realidad. ¿Qué ha cambiado para vosotros?

Hemos ido tomando las cosas como han venido. La verdad es que la salida de ‘Sun Structures’, su recepción y todo lo que conlleva la aceptación del álbum es muy nuevo y emocionante para nosotros. Desde que lo grabamos hasta que se publicó pasa un tiempo, tiempo en el que hemos estado ansiosos, queríamos que la gente pudiera escucharlo. Ahora lo que toca es defenderlo en directo, este año esperamos tocar en tantos sitios como sea posible y así llevar la experiencia del álbum al directo.

 ¿Cómo os enfrentasteis a vuestro primer álbum?

Lo cierto es que todo salió de un modo muy natural. Cuando formamos la banda ya teníamos una visión muy fuerte de lo que queríamos hacer. Con eso, unido a algunas ideas básicas de estilo, fuimos creando una base con la que trabajamos el álbum hasta que nos sentimos orgullosos de lo que escuchamos.

¿Cómo nace Temples y su sonido?

Venimos de Kettering, un pueblo en pleno centro de Inglaterra. Hemos sido amigos durante años. Fue una amistad que fue fraguándose a base de intercambiar buenos discos y tocar en la escena de nuestra ciudad. De esa amistad surge la banda. Nos faltaba un nombre. Buscamos uno que encarnara el sonido y la visión musical que queríamos desarrollar. Temples es el resultado de algo grandioso y cinematográfico que coincide con lo que queremos transmitir con nuestra música.

El FIB fue uno de nuestro mejores directos

¿Qué artistas tenéis como mayor referencia, aquellos que fueron moldeando la música de Temples?

Desde Pink Floyd a The Beatles pasando por Soft MachinesGongThe ByrdsHawkwind… prácticamente todas esas bandas que desdibujaron las líneas entre el pop y los sonidos más experimentales.

Visitábamos el estudio en los ratos libres que nos dejaba la gira. Fue un proceso bastante singular para ser el debut de una banda, que siempre suele ser más reposado, pero con ello también conseguimos la libertad necesaria para hacer un álbum como este.

Aparecéis de la mano de bandas inglesas como Toy o Telegram ¿Cómo veis la escena psicodélica actual?

La escena siempre ha estado ahí pero parece que ahora las bandas psicodélicas están en la vanguardia de la música. La psicodelia tiene multitud de géneros dentro de ella misma, lo positivo es que se hable de un tipo de música dentro del propio género porque así es posible dar a conocer a otras bandas que, de no ser por esto, no podrían haber llegado al gran público. Somos muy fans de ToyTelegramDark BellsBo NingenGoat y muchas otras bandas que han ido apareciendo. Es un momento perfecto y un placer estar involucrado en todo este renacimiento de la psicodelia.

¿Cómo fue tocar en la fiesta del Primavera Sound?

Fue impresionante estar por primera vez en Barcelona. Llegamos con el pensamiento de que nadie nos conocería pero lo cierto es que hubo una gran recepción. Esperamos haber ganado enteros para aquellos que no nos conocieran. Amamos los globos, ¿qué más podíamos pedir? Estamos deseando que llegue mayo.

No fue vuestra primera visita a España. El año pasado también formasteis parte del FIB. Tras estas dos experiencias ¿qué sensaciones transmite el público aquí?

Aquello fue salvaje. ¿Qué puedes esperar de un público o un país para el que nunca has tocado? Fue uno de nuestros mejores directos del año pasado. Las sensaciones que tuvimos en la fiesta de Primavera Sound fueron similares y pudimos disfrutar al mismo nivel. Con dos conciertos como estos sólo podemos tener ganas de volver a España.