Polock quieren que bailes

"Ahora sonamos más eléctricos, más puros"

1
960
Polock en promoción de 'Rising Up'

Subo a las oficinas de Mushroom Pillow tarareando ‘Everlasting’, el adelanto del segundo disco de Polock, una banda que con su debut, ‘Getting Down from the Trees’ (Mushroom Pillow, 2010), se colocó entre los grupos con mayor impacto de nuestro país.

Hicieron dos giras en Reino Unido y recorrieron Europa, actuaron en Tokio y agotaron entradas en Washington y Los Angeles. Según Chris Douridas -el hombre que descubrió a EelsPolock es “the next big thing”.

Cuando me abren la puerta de la oficina me encuentro de frente con Papu Sebastián, el cantante de la banda. Un tipo con ‘pelazo’, tímido y de trato cercano. Nos sentamos y comenzamos a charlar sobre el segundo disco que están a punto de lanzar, ‘Rising Up’ (Mushroom Pillow, 2014).

[TS-VCSC-Divider divider_type=”ts-divider-four” divider_text_position=”center” divider_text_border=”#eeeeee” divider_image_position=”center” divider_image_border=”#eeeeee” divider_icon_position=”center” divider_icon_color=”#cccccc” divider_icon_border=”#eeeeee” divider_border_type=”solid” divider_border_thick=”1″ divider_border_color=”#eeeeee” margin_top=”10″ margin_bottom=”20″]

HTM – Han pasado cuatro años desde vuestro debut y claro, ahora hay más expectativas depositadas en vuestro siguiente trabajo.

Polock – El sentimiento que tenemos es parecido al que tuvimos con el primer disco. Durante la grabación no hemos sentido exigencias por parte de la gente, nadie nos ha obligado a hacer nada igual que lo anterior. Simplemente hemos querido hacer un disco que nos emocionase y nos gustase.  Si nos sorprendíamos a nosotros mismos esto se trasladaría a la gente. La verdad es que cada vez que se acerca el momento de sacar el disco vas teniendo más nervios e ilusión porque la gente pueda escucharlo y opinar.

[quote_center]”Para nosotros la gente de la calle es la producción real del disco”[/quote_center]

HTM – Supongo que profesionalmente habréis crecido mucho en todos los sentidos desde el lanzamiento de  ‘Getting Down from the Trees’…

P – Con el primer disco hubo un cúmulo de mil cosas que no esperábamos, nos ayudó a madurar, a ver cómo funcionaban las cosas, con este disco ya no íbamos de nuevas en la grabación, la entrada en el estudio… hemos controlado nosotros mucho más todo lo que se grababa y cómo queríamos grabarlo, en ese sentido pienso que con este disco hemos crecido.

HTM – ¿Qué habéis sacado en claro de todos los ‘grupazos’ con los que habéis compartido escenario?

P – Con cada grupo que hemos tocado hemos sacado cosas y aprendido un poco el funcionamiento de todo esto. Sobre todo con grupos más grandes, como con Arctic Monkeys en París. Siempre te fijas e inconscientemente vas guardando pequeñas cosas que luego las pones en práctica aunque sea de manera inconsciente.

HTM – ¿Cuáles son vuestras inspiraciones a la hora de componer?

P – Para componer o trabajar en una lírica hemos sacado ideas de pelis, de obras de arte. Cuando vemos algo que nos impacta o nos interesa nos da un empuje para hacer algo en la música. Por ejemplo ‘Everlasting’ está inspirada en el viaje a Tokio, fue todo muy loco, un cambio muy drástico comparado a todo lo que habíamos vivido. ‘Hockney’ fue inspirada por uno de los cuadros del pintor, la imaginativa es crear una historia a partir de una imagen.

polock-by-dg1

HTM – En ‘Rising Up’ dejáis al lado las guitarras, hay más sintetizadores…

P – Cuando terminamos la gira tuvimos la suerte de contar con un montón de teclados que nos dejaron amigos, teclados casi históricos que no se encuentran ya, como el prophet 5. Así que no ha sido nada premeditado, simplemente los teníamos ahí, empezamos a jugar con ellos, a buscar sonidos y las canciones fueron surgiendo de esta manera. Llegó un punto en el que estaban completas y quizás no hacía falta meter ya ninguna guitarra.

HTM – ¿Qué tal en ese paraje de Valencia donde descansabais tras las grabaciones? ¿Fue inspirador?

P – Cuando salimos del estudio es muy importante cambiar de aires, para coger nuevas energías. Cuando fuimos a Berlín todo era nuevo y muy emocionante para nosotros y la única premisa que teníamos aquí, grabando en nuestra propia ciudad, era no volver cada uno a nuestra casa y seguir la misma rutina en la que llevamos un año y pico. Tener una casa al lado de la montaña y volver todos los días y poder irte a correr con los del grupo o terminar una canción en casa todos juntos te incide mucho en el estado de ánimo y en el resultado de las canciones.

HTM – ¿Va a ser un disco para escuchar una y otra vez durante la época estival?

P – Sí, yo creo que nuestro disco tiene ese matiz, no sé por qué, no es buscado, supongo que es por el tipo de melodías, el tipo de giro de la voz… La gente se queda con lo luminoso, el buen rollo…

HTM – La producción es vuestra de nuevo. ¿No necesitáis miradas externas?

P – Hay momentos en los que puedes perder el norte, pero también hemos tenido mucho tiempo para trabajar las canciones, dejarlas reposar y saber escoger los momentos mágicos de cada tema y saber de qué se puede prescindir. Si encontráramos a alguien que entendiera nuestras canciones al 100% no dudaríamos en hacer un disco con esa persona. Somos un grupo tan detallista, llevamos tantas capas y tantos sonidos en las canciones que es complicado manejar eso. Eso sí, nos tomamos muy en serio como productores de nuestro álbum a la crítica y la sensación de nuestros amigos. Utilizamos a la gente como mirada y escucha real de lo que estamos haciendo, les invitamos a pasar y a escuchar y eso te ayuda un montón cuando llevas tanto tiempo encerrado. Para nosotros esa es la producción real del disco, la gente de la calle. La gente es el público objetivo, es lo más fiable.

[quote_right]Mira el vídeo de ‘Everlasting’[/quote_right]

HTM – ¿Ha sido más dura esta grabación que la anterior?

P- A nivel de trabajo yo pienso que sí, ha sido más agotador porque con lo anterior no había nada antes, y cuando no hay nada no pasa nada, pero con esta el tiempo corría, queríamos acabar el disco, teníamos ganas de acabar y sacar el disco. El trabajo en el estudio ha sido bastante más largo, pero ha sido muy bonito.

HTM – ¿Cuál es la parte que más disfrutas: componiendo, grabando, actuando…?

P – Creo que una vez ya has tocado el disco anterior y llevas a tu espalda dos años de giras, donde más disfrutas es componiendo las canciones y estando con el grupo en el local. Sin embargo en este momento lo que nos apetece es tocar, todo tiene su momento y sus fases. Ahora es momento de tocar.

HTM – ¿Qué pueden esperar los que vayan a veros con este disco?

P – Llevábamos casi tres meses trabajando en el directo, en el sonido, y trabajando con amigos en el tema de las luces para el escenario, sonamos más eléctricos, más puros.

HTM – ¿Y cómo afrontáis el directo ahora, con tanta restricción y tanta precariedad en la industria?

P – Nosotros empezamos con la industria jodida. No conocemos otra cosa antes de internet, de esta herramienta. Y tampoco hemos tocado todavía, no sabemos cómo va a responder el público. Supongo que con la subida del IVA y la falta de ayudas será todo más difícil. Que a un país se le recorte en cultura, que se recorte en música o cualquier tipo de expresión artística, es como tirar años de historia a la basura.

HTM – ¿Hay mucha diferencia entre tocar en el extranjero y aquí?

P – En Japón hay mucha diferencia, por ejemplo. Se le tiene más respeto al artista. Las cosas están mejor organizadas, los tiempos. En EE.UU. igual, todo está más medido y mejor definido.  En este sentido vamos un poco a la cola.