Jake Bugg, uno de los artistas que más expectativas genera del panorama británico, no es demasiado entusiasta de los festivales de música. Así se lo ha contado a NME durante su actuación en Glastonbury 2014: “Odio mucho los festivales, pero estar en un puesto tan alto en el cartel y tocar aquí esta noche es, obviamente, un privilegio”.

El autor de ‘Shangri La’ (EMI, 2013) no ha especificado si lo que le disgusta es la experiencia como músico o como espectador cuando reconoce “poder vivir sin ella”. De todos modos, no desprecia la oportunidad que se le ofrece en festivales de la magnitud del clásico inglés: “Recuerdo ir al Pyramid Stage el año pasado y ver muchísimas caras borrosas. Era mucho más grande de lo que me esperaba, aunque eran las tres de la tarde -muy pronto para un concierto mío y para que me importara-. Sin embargo, esta noche toco bastante tarde, lo cual es una posición muy buena para mí”.

Contenidos similares: