Amaral y ‘Ratonera’: El pop que temen los políticos

La política ve peligroso que una banda con poder de convocatoria llegue con un mensaje crítico.

3
1438
Dibujo de Mariano Rajoy junto a un arcoiris y un unicornio creado por Querido Antonio para Amaral
[td_block3 category_id=”23″ limit=”6″ offset=”1″ custom_title=”+ DE ‘LVD'” ajax_pagination=”load_more”]

Franco dijo aquello de “haga como yo, no se meta en política”. España es su herencia, no sólo socialista sino su conjunto y, para mal, también el franquismo lo es. Y es por eso que vivimos en un país en el que hablar de política es de mala educación. No interesa que el ciudadano opine, cuestione y reaccione su propio devenir. Intentan amordazar la voz crítica porque perfora la doctrina institucional. ¿Qué ocurre si aquella banda simpática de letras de éxito aparece con un nuevo mensaje?

Enchufé la televisión matinal. Allí estaba Alicia Sánchez-Camacho -presidenta del PP catalán- que, entre independentismo e independentismo, tuvo un rato para hablar sobre Amaral. Venía a cuento por el vídeo de ‘Ratonera’, nueva canción del dúo aragonés que ha ilustrado Querido Antonio. Políticos, sangre y brechas. La popular vino a decir que Amaral debería dedicarse a la música y no a “frivolizar con la política”.

La música en España había eliminado desde hace décadas todo componente político de sus letras. Las canciones preferían mirar a otro lado y reflejar el posicionamiento propio de una sociedad ocupada en comprar pisos y votar al que tocase. El cancionero crítico se había transformado en ‘panfletario’ para acabar siendo carca.

Luego llega Cristina Talegón, abanderada del nuevo PSOE con los mismos valores de siempre vestidos de foulard y falda ibicenca, y dice que todo en ‘Ratonera’ incita a la violencia. El que sepa ver, comprenderá que el clip no tenía otra cosa que humor y acidez con un tono crítico que no alcanzaba un nivel agresivo. De hecho, la canción no deja de tener ciertos matices naif si se compara a lo que se lleva haciendo en el País Vasco desde los 80. ¿Por qué entonces revuelve lo de ‘Ratonera’?

[quote_right]Lee también: ‘¿Pagan los ricos la Cultura?'[/quote_right]

No es la canción sino quien la canta. Amaral ha gozado desde hace un par de lustros de un elevado nivel de convocatoria. Sus canciones no eran dañinas y sonaban en las emisoras comerciales. Pero si ahora a los de Zaragoza les da por ser críticos tenemos un problema -mientras escribo esto, el vídeo lleva un millón de visitas-. Los políticos pueden ver una amenaza si cada uno de esos admiradores escuchan, comprenden y sacan conclusiones del mensaje que transmite la canción.

El político cree que es el único que debe dedicarse a la política como el panadero se dedica al pan y, por lógica, el músico a la música. La sociedad perfecta para un Congreso que hace y deshace es en la que el ciudadano no participa en política, todo lo que no sea eso se le puede llamar violencia.