Animal Collective vs Radiohead

3
1384
Animal Collective vs Radiohead

La música experimental de finales del siglo XX ha forjado la cultura musical del nuevo milenio, donde ya no es tan extraño escuchar canciones que ya no siguen las estructuras tradicionales, ni siquiera en el pop. Nuestras mentes ya están irremediablemente condicionadas por artistas como Radiohead Animal Collective, que han reescrito las páginas de la música. Querríamos enfrentarlos para vosotros, a estos dos gigantes de la experimentación que parecen no tener rival. Lo veremos en el ring de Hablatumúsica.

  • Carlos Naval vota por Animal Collective

El mundo no siempre fue como lo recordamos. El Big Bang supuso indudablemente un antes y un después, ya que fue el origen de la singularidad espaciotemporal por la que se rige nuestra existencia. ¿Qué hubo antes? Imposible saberlo, puesto que la nueva vida siempre será comprendida como resultado de esta gran explosión, en cierto sentido incomprensible. Salvando las distancias, Animal Collective llegó a mi vida y al mundo como una especie de big bang que ha marcado un punto de inflexión en la música. ¿Qué sería el siglo XXI sin Animal Collective sino un intento de superar el pasado sin conseguirlo? La forma de entender las armonías pop, el ritmo y la melodía han explotado en mil pedazos desde que llegaron Animal Collective.

Fue el verano del año 2000 cuando David Portner, Noah Lennox, Brian Weitz Josh Dibb abandonaron sus antiguos nombres y ya nada volvió a ser lo que era. Ni siquiera se convirtieron en un grupo al uso, sino en un colectivo de artistas que ponían bajo su sello protector el producto de cualquiera de los cuatro. Y contra todo pronóstico funcionó. Los discos que han sacado durante toda su carrera fueron los hijos bastardos de aquellas noches veraniegas de amor alocado. Entonces sus vidas, apresadas por unos estudios infructuosos y una sociedad retraída en todo lo relacionado con el arte, cobraron sentido.

Hay algunos paralelismos evidentes con sus contrincantes: Radiohead. En primer lugar, los componentes de los dos grupos se conocieron en el instituto, también pasaron por colegios especiales para artistas, lo que les abrió la mente desde muy jóvenes, y a los dos grupos les costó ganar popularidad. No es de extrañar, ambos exploran una música que aún es considerada experimental a pesar de su proyección, en un caso más que en otro. Hay que recordar que Radiohead llegaron mucho antes que Panda Bear a reinventar estructuras y sonoridades estancadas en el pasado, aunque es curioso que cualquier grupo experimental comparado con Animal Collective siempre parezca más impostado, menos natural. Un buen ejemplo de esto es Radiohead, escondidos tras una capa de misterio que tiene más de pose que de sinceridad.

Sería absurdo quitar el mérito de la gloria a Radiohead. Su buen hacer ha sido reflejado en discos que ya han pasado a la historia, como ‘OK Computer’, Kid A o, pese a quien pese, ‘Pablo Honey’. Son discos, algunos por lo menos, con historia detrás. A veces, ni siquiera es lo más importante la música, a excepción de maravillosas excepciones como ‘In Rainbows’ ‘Amnesiac’, algo que no ocurre en el caso de Animal Collective. Cada disco de ellos es una sincera obra de arte que tiene el delicioso sello de un grupo de genios que han conseguido eliminar de su mente las ataduras culturales que tienen esposados al resto de grupos a sus guitarras y sintetizadores. Seguramente porque no tienen ningún compromiso social y ético más que el de componer libremente. Hay pruebas de esto en cada obra de Animal Collective: ‘Merriweather Post Pavilion’, ‘Sung Tongs’, ‘Centipede Hz’, ‘Feels’, el incomparable ‘Strawberry Jam’ o incluso el primigenio ‘Spirit They’re Gone Spirit They’re Vanished’. Si tengo la seguridad de algo en esta vida es que este colectivo no sacará un disco malo jamás.

Los de Maryland no han necesitado ni siquiera cubrir con un manto de tristeza sus canciones. La introspección musical en la que se zambullen es siempre colorista, casi tropical, alegre, explosiva. Sin ninguna duda, el mundo sería un lugar mucho peor sin Animal Collective.

[TS-VCSC-Divider divider_type=”ts-divider-three” divider_text_position=”center” divider_text_border=”#eeeeee” divider_image_position=”center” divider_image_border=”#eeeeee” divider_icon_position=”center” divider_icon_color=”#cccccc” divider_icon_border=”#eeeeee” divider_border_type=”solid” divider_border_thick=”1″ divider_border_color=”#eeeeee” margin_top=”20″ margin_bottom=”20″]
  • Fernando Naval vota por Radiohead

Radiohead es probablemente el grupo que ha redefinido la calidad musical en los últimos 20 años, ¿compararlo con un grupo que aún cojea en sus estrafalarios directos no es cuanto menos extraño?

Es tan grande la diferencia entre la infinita variedad de colores de la paleta del quinteto británico y el sonido de Animal Collective que asusta. Mientras los primeros han pasado a redefinir algo nuevo a partir de mezclas de música electrónica, clásica, experimental, pop o jazz, Animal Collective se han basado en elementos más novedosos para acabar haciendo algo con mucha menor profundidad y con menos sentido.

Esto acaba siendo lo de siempre, la pelea entre lo auténtico, en este caso representado por Radiohead, y los defensores de la estética y el estilo, que a veces son demasiado modernos como para darse cuenta que puede haber algo más detrás de la música, en este caso representado por Animal Collective. Me explico.  Los proyectos de Radiohead se han utilizado múltiples veces con fines benéficos, Thom Yorke no ha parado de pelear por el medio ambiente, sus letras hablan sobre la alienación en la sociedad y la necesidad de ser conscientes de que el poder intenta ejercer control sobre las personas, In Rainbows (el primer álbum que autoeditaron) salió a la venta al precio que quisiera el comprador… Animal Collective tiene proyectos paralelos que sólo sirven para hinchar el ego de Panda Bear y demostrarle que todo el mundo le idolatra mientras cada vez parece más robot que ser humano, el resto es estética y saber hacer, y no es suficiente para mirar a los ojos a un supergrupo.

Si ya pasamos a la comparación individual el tema empieza a ser completamente aplastante. La voz editadísima de Panda Bear o Avey Tare en directo no puede compararse al falsete personal de Thom Yorke, y mucho menos sus letras, pero a quien comparamos con el genio, ¿a quien comparamos con Johnny Greenwood? ¿Al minero? Más bien no. Johnny toca cualquier cosa que le pongan entre las manos y la utiliza a la perfección para mejorar todavía más el sonido en conjunto de Radiohead, ya sean las ondas martenot, la guitarra, los teclados… Es un virtuoso por naturaleza porque es conocedor de la importancia de lo que hace.

No es casualidad que el mejor disco de Animal Collective no pueda compararse ni al cuarto de Radiohead en cuanto a solidez, con razón tarda tantos años el quinteto en publicar algo, porque tiene que tener sentido, porque tiene que tener coherencia. Se puede hacer el ejercicio de escuchar Amnesiac, Kid A, In Rainbows o OK Computer y después hacer lo propio con Feels (probablemente el primer disco realmente bueno después de seis intentos), Strawberry Jam, Merriwater Post Pavilion o Centipede Hz.

Se tiene que saber apreciar la calidad de todo tipo de música aunque existan preferencias, pero las comparaciones siempre son odiosas cuando te comparas al mejor.