Atlas Sound vs Lotus Plaza

3
1149
Atlas Sound vs Lotus Plaza

Las batallas de nuestro tiempo también son importantes. Deerhunter, ese grupo que acaba de reaparecer con un nuevo disco, tiene dos egos internos con sendos proyectos en solitario. Dos personalidades contradictorias, aunque formen parte de dos de los mejores amigos que hay en el panorama de la música independiente actual: Bradford Cox Lockett Pundt. Pero aquí no estamos para enfrentar amigos entre sí, sino para ver cuál de los dos proyectos en solitario tiene más valor. ¿Atlas Sound Lotus Plaza?

  • Carlos Naval vota por Atlas Sound

14 de abril de 2011. Un joven Carlos (yo) llegó a La Riviera para hacer la crónica de DeerhunterLos de Atlanta acababan de publicar ‘Halcyon Digest’, el disco que les catapultó de una vez por todas al primer plano de la música independiente. Allí pude quedarme prendado por primera vez de la indudable aura de misterio y magnetismo que rodea a su líder indiscutible: Bradford Cox. Su aspecto era sólo una cara de la misma moneda de su puesta en escena; atrevida, incansable, polifacética… Recuerdo que pensé: ojalá este tío saque un proyecto en solitario, de esos con los que otros artistas como Noah Lennox, del que por cierto son buenos amigos, han sido capaces de explorar los límites de la sonoridad que ofrecen al mundo con sus grupos. Qué sorpresa para mí llegar a casa y descubrir Atlas Sound, o lo que es lo mismo, el paso más allá del espíritu de Deerhunter. Por otro lado, cómo imaginar que también tendría un proyecto en solitario Lockett Pundt. Llegué al concierto enamorado de su voz en el disco en canciones como Desire Lines, y salí espantado al ver simplemente a un niño pequeño que necesitaba la ayuda de varios técnicos para ponerse la cinta de la guitarra, o que prefería sentarse en el suelo o dar la espalda al público cuando le venía en gana.

No obstante, es indudable que si Cox es el alma de Deerhunter, Pundt es algo así como su cuerpo. La “base” del grupo. Algo que es bastante paradójico teniendo en cuenta que Cox tuvo que buscarle a él para que se uniera a su proyecto personal. Es obvio que se ha convertido en algo más que una pieza del rompecabezas, y que sus líneas de guitarras infinitas que crecen hasta el cielo han delimitado bastante el universo de Deerhunter, pero todo eso son naderías si lo comparamos con la genialidad de un artista que no para de reinventarse, que tiene creatividad suficiente para hacer una discografía con una única idea. Así, mientras la discografía de Atlas Sound tiene interés desde el principio, Lotus Plaza tuvo que esperar hasta el año pasado para empezar a sonar como algo más que el eterno segundón, que por cierto sigue siendo.

¿Es mejor ‘Spooky Action At a Distance’ que ‘Parallax’? Si hay alguna remota posibilidad de que algún loco defienda a Pundt frente a Cox, sin duda esa tiene que ser su baza, a pesar de que esté pasando por alto que Atlas Sound se haya consolidado con su último trabajo como uno de los nuevos cantautores del siglo XXI, con respetados admiradores en el mundo de la electrónica (Noah Lennox) y la psicodelia (Andrew Vanwyngarden), mientras el otro permanece tan unido a lo nuevo de Deerhunter que no suena a Lotus Plaza, sino a Deerhunter 2. Y no lo veo mal, a fin de cuentas, le debe todo a ese grupo y a su creador. Para darnos cuenta de ello, sólo tenemos que escuchar canciones como “Strangers” con los ojos cerrados y ser mínimamente sinceros. Es cierto que Deerhunter no depende sólo de una persona, pero Atlas Sound es la única vida al margen del grupo.

¿Y en qué momento decide Adán rebelarse contra dios? Tranquilos amigos, es sólo una batalla de bandas. En el mundo real obviamente David nunca ganará a Goliath.

[TS-VCSC-Divider divider_type=”ts-divider-three” divider_text_position=”center” divider_text_border=”#eeeeee” divider_image_position=”center” divider_image_border=”#eeeeee” divider_icon_position=”center” divider_icon_color=”#cccccc” divider_icon_border=”#eeeeee” divider_border_type=”solid” divider_border_thick=”1″ divider_border_color=”#eeeeee” margin_top=”20″ margin_bottom=”20″]
  • Fernando Naval vota por Lotus Plaza

Aquí nos encontramos en el antiguo enfrentamiento entre la personalidad carismática y la personalidad introspectiva, en este caso representadas por los miembros de Deerhunter que son Bradford Cox y Lockett Pundt.

Mientras Bradford sacaba su razón de ser en la música de empujar al resto a acompañarle, Lockett tenía únicamente en la música la razón para hacerla. Así, como Bradford deseaba montar una banda desde el comienzo para llevar a cabo sus composiciones, Lockett intentaba convencer a sus padres de meter más instrumentos en casa para conseguir hacer todo lo que oía en su cabeza. La diferencia parece pequeña, pero esconde la verdadera razón por la que cada uno ahora es lo que es.

La melancolía y la timidez de Lotus Plaza (alter ego de Lockett) en la entrevista que realizamos el año pasado dejan entrever que las decisiones las toma con cautela, pero una vez hechas no cabe duda de que van a parar a un lugar hondo. Da muestras de ello el hecho de llamar a su primer disco con el nombre del primer grupo que formó con Bradford: ‘The Floodlight Collective’, componer una canción como “Black Buzz” (muchas veces declaradas como su favorita, además de ser la mía) con esa tristeza para “una persona cercana que pasaba por dificultades” y la defensa de su sonido con nuevas ideas pero sin cambiar la intención.

Así como Atlas Sound/Bradford Cox demuestra que lo importante en su música es él, con esa chulería que caracteriza a los músicos carismáticos, puesto que lo mismo da que sea él sólo tocando en el Primavera Sound, que se rodea de artistas conocidos para hacer gala de que conoce y trata a los Black Lips… El estilo de Lotus Plaza sólo tiene sentido de una manera, una banda que ha interiorizado los temas y los toca con esa cadencia lo-fi innegociable y sincera, en la que lo que cambia es la actitud y el lugar del concierto.

Hay varias razones para no negociar un cambio de estilo y llevar una carrera musical de probatinas: Una de ellas es que no puedas hacerlo de otra manera, la otra es que has tomado una decisión al elegir tu música que va más allá de ser un simple capricho. Sería como pensar, salvando las distancias de estilo, temporales, etc., si Bob Marley podría haber hecho otra música que no fuera reggae o fuera un negado por no haber variado con otros estilos, o si Daniel Johnston, al cual le han salvado la vida sus composiciones innumerables veces, pudiera haber negociado su estilo.

La diferencia entre Lotus Plaza y Atlas Sound es ésa. Música que sale de las entrañas y mentes que producen música para subirse a un escenario o grabar un disco. Aquellos que prefirieran lo segundo deberían revisar dónde tienen colocado el corazón.