Sex Pistols vs Ramones

4
3903
Sex Pistols vs Ramones

Los albores del punk fueron unos años alborotados, confusos y vibrantes para un público que estaba deseando vivir una época de cambio, lejos de la música progresiva que cada vez era más incomprensible y alejada de la realidad. Así, una respuesta contundente se vivió en EEUU y Gran Bretaña. Muchos músicos quemaron sus vidas a partir de entonces lanzando un mensaje de protesta y rock and roll. Su legado sigue vivo en la actualidad. Para enfrentar a esas dos corrientes separadas geográficamente subimos al ring a Sex Pistols por el Reino Unido y a Ramones por EEUU.

La música es lógica, la música tiene sentido cuando nace en el momento que tiene que nacer. Pero sólo porque se justifica décadas después en los libros de historia, en los reportajes retrospectivos. En realidad, la historia de la cultura la entiendo mejor como una línea en la que hay rupturas, momentos clave que marcan una diferencia considerable entre un antes y un después. Pues bien, el 4 de junio de 1976 en el Lesser Free Trade Hall de Manchester fue sin duda uno de esos momentos clave para la música que tenía que venir. Ante unas 40 personas, Sex Pistols descargaron toda su artillería. Allí, dejaron boquiabiertos a gente como Bernard Sumner, Ian Curtis Peter Hook, que formaron Joy Division marcados por este directo, Mark E. Smith que fundaría The Fall, Morrissey, posterior líder de The Smiths, además de Pete Shelley Howard Devoto, organizadores del concierto que estaban buscando nuevos componentes para Buzzcocks.

Todos ellos salieron con una idea muy clara en la cabeza. Que la forma tradicional de hacer música había acabado. Que el artista no era nadie, y que tampoco importaba mucho lo que pensara el público. Ése era el mensaje que caló en un decadente Reino Unido sumido en una crisis económica considerable y que alumbró a una de las generaciones más brillantes de grupos de toda su historia. Desde el segundo uno, Sex Pistols desafiaron cada uno de los aspectos de la música moderna, y esto es porque se la tomaban muy en serio. De allí que su mensaje sea claro e inequívoco, con una rabia que no se había visto antes, con un descaro a prueba de detenciones policiales… Tras beber del protopunk y el punk norteamericano le dieron una buena patada y se rieron a carcajadas.

 

Al otro lado del charco, sus predecesores Ramones ya habían “estallado” contra la música moderna. Demostraron que no hacía falta tocar bien para montar un grupo y hacer rock and roll. Con sencillos acordes y líneas melódicas pegadizas, conquistaron a medio mundo directo tras directo. Sus 14 discos dejan claro que, a pesar de ser unos gamberros incontrolables, tenían una creatividad desbordante y magnética, y muchos son los temas suyos que todavía hoy pertenecen a la cultura general, dominada por el usar y tirar. ¿Cuáles son los argumentos de los británicos? Un sólo disco. Un sólo jodido álbum de estudio que es más jodidamente redondo que cualquier otro disco que se haga llamar punk. Más punk que el jabón de lagarto. Menos mal que no sacaron otro, aunque habrá que obviar su reciente regreso a los escenarios.

Never Mind the Bollocks, Here’s The Sex Pistols fue el legado de una llama que quemaba demasiado y que acabó muy pronto con todo. Y es que su mito sólo duró con vida 3 años. Cómo no iba a hacerlo con temas que quemaban por donde pasaban como Holidays in the Sun, God Save the Queen, Liar, Anarchy in the UK, Bodies, EMI… Las guitarras de Steve Jones crearon el muro más afilado que se haya hecho con cuerdas de guitarra, Johnny Rotten fue ese frontman pirado que puso saber dar voz al grito, Sid Vicious… Qué coño, qué grupo tiene un manager tan loco e inconsciente como Malcolm McLaren. Lo siento por los Ramones. Rebelarse contra los cultos era lo de menos, hacer buenas canciones también. Especialmente cuando es imposible compararse una idea tan compacta con la de Sex Pistols. Una idea que supuso el verdadero cambio, donde la música, la rabia y el grupo eran todo uno. Mientras los americanos convirtieron el mundo en un lugar mejor donde vivir, Sex Pistols fueron la respuesta que buscaba el público. And… Fuck it, never mind the bollocks of it all!

Sex Pistols vs Ramones

No va a ser difícil defender a la mejor banda de la historia, no.

Los Ramones nacieron en 1974, cansados del resto de grupos que en el momento, cansados de lo que escuchaban, y cansados de la gente que estaba a su alrededor. Ellos cambiaron la forma de tocar, la forma de cantar, y el cómo se hacían las canciones: fueron el primer grupo real de Punk. Gracias a Joey, Johnny y Dee Dee hoy tenemos grandes ídolos a los que adorar, sin ellos The Clash, Sex Pistols, y otras muchas, nunca habrían existido. Hoy tengo el tremendo y difícil  honor de ensalzar el trabajo de la banda de Queens: la banda más infravalorada, pero la mejor.

Es muy difícil repasar la historia de un grupo único, necesario. Los Ramones fueron, son y serán el ejemplo de cómo amar lo que haces, y de cómo hacer las cosas desde las entrañas, con el corazón. Jeffrey Hyman (Joey Ramone) tuvo una infancia de mierda, horrible, al igual que John William (Johnny) lo que les hizo acabar subidos a una furgoneta el resto de su vida, dedicándose a defender unas canciones en un directo sin fin, que duraría hasta su muerte. Cuando quedaron impresionados con el descaro de New York Dolls nació un concepto, una marca, y un nombre que pasará a la historia de la música; quizá ellos nunca llegarán a saberlo, pero fueron los más grandes, y gracias a ellos muchos de nosotros hemos encontrado algo a lo que amar, y algo a lo que agarrarnos cuando estamos jodidos. Eso es algo que la mayoría nunca hará.

Desde el debut de los Ramones en 1974 en el CBGB hasta su último largo, ¡Adiós amigos! hay una historia tremenda, de éxitos y fracasos (muchos) que no podría nunca describir en este pequeño artículo. Los Ramones no solo dieron nombre a un género, sino que supieron crecer con él, y superarlo. Mucha gente no conoce más allá de los primeros éxitos, más allá de los 2 minutos de Blitzkrieg Pop, y más allá de su propia ingenuidad. La voz de Johnny defendió durante más de 20 años unas letras dolorosas, terribles, que recorrieron un camino muy largo: de los primeros años del Punk a los olvidados últimos álbumes, donde grandísimas canciones de Pop te ponían los pelos de punta y te hacían sentir muchas cosas. Aún escucho Poison Heart (1992), del Mondo Bizarro, o Out Of Time de Acid Eaters (1993) y un escalofrío me recorre el estómago. Pienso por qué Los Ramones nunca llegaron a ser inmensos en vida, y cómo siguieron dando cientos de conciertos al año pese a que en su país no iba a verlos nadie. Un grupo que en Argentina llenaba estadios era recibido por menos de 200 personas en su ciudad. La historia les debe una.

 

Ahora bien, ¿cómo hacer una comparación con The Sex Pistols? No se puede. Los ingleses fueron muy grandes, inmensos, pero gracias a un marketing tremendo que los encumbró a las primeras páginas de la prensa, que era la que encumbraba o no a los ídolos. Fueron geniales, y entre sus canciones y su manager, McLaren, la historia siempre los recordará. Sin embargo, jamás se podrán comparar a la banda que les dio nombre, y que tiene la crónica más genial y más terrible de la música.

Los Ramones siempre fueron unos malditos, trastornados, que nunca llegarían a olvidar sus adolescencias podridas en barrios grises y bajo la tutela de unos padres olvidados. Joey, Johnny, Dee Dee, Tommy (y Marky, Richie, etc.) son nombres propios completamente diferentes, extremos, pero necesarios: Joey y Johnny estuvieron sin hablarse más de 10 años, y Dee Dee al final lo que apreciaba era su buen hacer en el Rap (imprescindible). Sin embargo, pese a las grandes fricciones, todos sabían el peso que tenían las cazadoras de cuero y los vaqueros apretados, sabían que tenían que defender un nombre y una historia, aunque les fuese la vida en ello. Al final se les fue la vida, pero los Ramones entrarán en la historia. Un grupo de amigos de Queens lo consiguieron, pese a lo tormentoso que debió ser el camino. Ahora, solo cabe darles las gracias,  que los Sex Pistols ya se las dieron,  escuchar sus canciones y leer su historia. La mejor, por cierto.

  • Y tú, ¿por quién votas?
  • La votación sigue en twitter con #pistolsHTM y #ramonesHTM
  • Todas las Batallas de Bandas, aquí