¿Quién es dueño de la música? Pensaré mal de ti si tu primera respuesta es “la discográfica” o “el que la compra”. Hay cosas a las que el dinero no otorga la cualidad de propiedad, simplemente te cede una porción de su disfrute. Tu no eres dueño de una canción por comprar un disco, al igual que una discográfica no debería ser dueña del catálogo de un artista porque expida un cheque cada cierto tiempo. La propiedad es del creador; la música es de los músicos.

Ha sucedido recientemente, otro de esos episodios en los que la industria revela su auténtico rostro. Surcos y cicatrices marcadas por luchas destinadas al fracaso contra las discográficas (entiéndase multinacionales); pero hoy hemos visto una victoria. Angel Haze quería lanzar SU álbum debut, ‘Dirty Gold’ (Island Records, 2013), este año, movimiento que a su discográfica no le parecía oportuno. La fecha fue fijada para el 3 de marzo del próximo año y la patada en el saco escrotal no pudo ser mayor cuando la rapera lo subía a Soundcloud y añadía un saludo especial para su sello:

https://twitter.com/AngelHaze/status/413333971800707072

Después de eliminar el disco -con la desfachatez de creer tener algún derecho en actuar sobre lo que decide el artista-, han cedido y el álbum tendrá su lanzamiento formal y oficial el 30 de diciembre. Golpe mortal para la industria y las campanas de la gloria resuenan alrededor de Haze, quien ha visto el apoyo incondicional de sus seguidores. Aquí el sello dio su brazo a torcer y cedió a las demandas de quien, al fin y al cabo, es dueña de hacer con su obra lo que le venga en gana. Otros se muestran más reacios y la fractura es irreversible. Así sucedió con Death Grips.

El trío de hip-hop fichó para su primer álbum con Epic Records, una de tantas filiales de Sony Music Entertainment. Su publicación gestó grandes alabanzas al hip-hop hardcore y experimental que la banda destilaba. Con el éxito de su primer álbum, era necesario exprimir la fruta un poco más y Death Grips no tenían problema; les sobran rimas y ritmos salvajes. Pero volvemos al calendario empresarial de la compañía y no, 2012 no les parecería un buen año. Con las navidades a la vuelta de la esquina y cien mil packs de bootlegs, reediciones y recopilatorios navideños, a ver si este disco iba a ser un trombo para el flujo de ventas; venden más dos recopilatorios iguales de The Beatles que 100.000 discos nuevos, lo saben y lo aprovechan como los tiburones que son.

La respuesta por parte de la banda fue la misma que Haze, directo a Soundcloud y que lo escuche quien quiera. Al sello le sentó tan mal que no fue posible restablecer la paz, se rompió la relación y su álbum se quedó gratuitamente en Soundcloud, donde han subido sus discos desde entonces con su propia discográfica, Third Worlds, con quien publicaron ‘Government Plates’ (Third Worlds, 2013) del mismo modo, en colaboración con su anterior sello, Harvest Records.

A veces logras cambiar el mundo; otras, las más, terminas hastiado ante su desaprensión y decides alejarte de él y que se pudra solo. Que un sello vaya contra el interés y las aspiraciones de sus propios grupos es antinatural, llegando a la conclusión inequívoca de que a -muchos / demasiados- los grupos les dan igual, son una fuente de ingresos como una mula para un agricultor. Llega a ser humillante, cosas inconcebibles como que a una banda le prometa su sello una entrevista en un medio y termine posando para un photo shoot de moda, ¿te imaginas? Pues no te imagines, porque eso ha pasado. Es indignante y, lo peor, es que ya estoy esperando a que llegue la siguiente aberración que cometan. Mientras, iré afilando la guillotina.

Contenidos similares: