Cuenta el director de ATO Records que se encontró con un joven de raza negra tirador en algún bar. Cuando tocó un par de temas supo que tenía que estar en su sello. Benjamin Booker es aquel chico del que oficialmente sólo conocemos una canción pero que ha demostrado que es de esos jugadores que saben jugarse el último tiro que te da la victoria. Un triple llamado ‘Silent Shiver’ es capaz de conquistar cualquier Madison Square Garden.

Punteo rabioso que despacha con velocidad de gran bólido, blues que se hizo rock y carisma ronco en la voz. Booker cuenta 22 primaveras junto a la ribera del Mississippi, preadolescente de aquel Katrina que consiguió derribar edificios y personas pero no acabar con el espíritu de los indios del Mardi Grass. El de Lousiana tiene suficientes protectores como para pensar que lo suyo es real. Jack White cuenta con él como compañero de gira en verano y ha firmado su participación en Lollapalooza y Newport, dos de los festivales de más categoría por la vía estadounidense.

El debut de Booker saldrá en antes de verano por ATO y Rough Trade a ambos lados del océano. De la producción se encarga Andrija Tokic, hombre que ha sabido mantener el espíritu y la raíz en Alabama Shakes o Hurray For The Riff Raff y del que no queda otra que fiarse para que consiga explotar las esencias que hacen de Booker uno de los nombres a tener en cuenta en la segunda mitad de 2014.

Contenidos similares: