Los encargados de situar Canadá en el panorama musical de este siglo tienen “tan sólo” tres largos que ordenar en esta sección del peor al mejor son Arcade Fire. El seguimiento y el alcance que han tenido en su corta carrera como banda ha sido fulgurante. Con tres discos de estudio ya son cabeza de cartel en todos los festivales más destacados de música independiente del mundo. A pesar de la alta calidad de los tres trabajos, me dedico a ordenarlos según mi propio criterio. Ojalá pudiera haber dos primeros puestos porque este sería un claro ejemplo de empate.

[TS-VCSC-Divider divider_type=”ts-divider-two” divider_text_position=”center” divider_text_border=”#eeeeee” divider_image_position=”center” divider_image_border=”#eeeeee” divider_icon_position=”center” divider_icon_color=”#cccccc” divider_icon_border=”#eeeeee” divider_border_type=”solid” divider_border_thick=”1″ divider_border_color=”#eeeeee” margin_top=”20″ margin_bottom=”0″]

3. Neon Bible (Merge, 2007)

Después de dar forma a su propio estudio en una iglesia, Arcade Fire alumbraron un disco más de los que será recordado como un icono del sonido del indie de nuestra época. El saber hacer de los canadienses, siempre paso a paso, siempre cuidando los detalles, sin apresurarse en la creación; hace que el producto siempre sea un arte delicado y complace hasta a los oídos más reticentes. Pero el tema que da nombre al disco no está al nivel de la banda y el más brillante, ‘My Body is a Cage’, no tiene siquiera relación con el resto del álbum. Si hubiera que señalar un trabajo peor que el resto tendría que ser necesariamente ‘Neon Bible’.

2. The Suburbs (Merge/Mercury, 2010)

Tanto ‘The Suburbs’ como ‘Funeral’ son largos prácticamente perfectos. Las vivencias de los Butler cuando habitaban en barrios residenciales de niños suenan con una calidez cercana y emotiva. El estilo de Arcade Fire siempre ha alentado a los niños a creer que ser Peter Pan es posible, una especie de infancia que no muere nunca recreada por ambientes de esperanza, alegría e ilusión revestidos de epicismo. Una música que te deja sin habla con ‘Sprawl II’, ‘We Used To Wait’ y las consabidas ‘The Suburbs’, ‘Ready To Start’, ‘Modern Man’ o ‘Rococo’. No podía hacerse mejor en este mismo estilo.

1. Funeral (Merge, 2004)

‘Funeral’ es la segunda cara de la moneda de Arcade Fire. Los cortes más inocentes de la banda pertenecen a este largo: ‘Rebellion’ y ‘Wake Up’, pero es una especie de esperanza que sirve de contrapunto a la que aparece en ‘The Suburbs. Mientras que en ‘The Suburbs’ es esperanza pura y blanca, creíble y con convicción, la de ‘Funeral es visceral y amarga, esperanza que te arranca la piel a tiras mientras deseas que llegue un mundo mejor. A la vez se grababa este álbum de estudio murieron varios familiares y personas cercanas de la banda lo que parece colarse entre las canciones e impregnarlas de melancolía y crudeza. Las cuatro ‘Neighbourhood’, la impactante ‘In The Backseat para acabar, las nombradas ‘Rebellion y ‘Wake Up son una lista de cortes de ensueño. ‘Funeral’ tiene la duración adecuada y precisa además de buenas razones para ser lanzado al mundo. Uno de los mejores largos debut de la historia de la música.

Contenidos similares: