Los discos de Lori Meyers: Del peor al mejor

Lori Meyers en 2013

Granada es una ciudad que ha dado lugar a bandas muy importantes para la actualidad. Estamos hablando de gente como Los Planetas, Lagartija Nick, Sr. Chinarro, Napoleon Solo o Niños Mutantes. Tan importante ha llegado a ser la agrupación de grupos que en el indie pop español, se ha llegado a hablar de las dos escenas más representativas en España; Granada-Barcelona. Lori Meyers son un gran ejemplo de la persistencia y la dedicación de su escena para conseguir el éxito.

[TS-VCSC-Divider divider_type=”ts-divider-two” divider_text_position=”center” divider_text_border=”#eeeeee” divider_image_position=”center” divider_image_border=”#eeeeee” divider_icon_position=”center” divider_icon_color=”#cccccc” divider_icon_border=”#eeeeee” divider_border_type=”solid” divider_border_thick=”1″ divider_border_color=”#eeeeee” margin_top=”20″ margin_bottom=”0″]

5. ‘Cuando El Destino Nos Alcance’ (Universal, 2010)

¿Fue el viaje a Los Ángeles para grabar lo que mojó la pólvora de Lori Meyers? Muchos fans se preguntaron a qué venía este cambio tan pop que experimentó la banda con un single tan soso e insípido como ‘Mi Realidad’ acompañado durante el 99,9% del disco de un ambiente pop gustable como el que hicieron también Sidonie con ‘El Incendio’ (que supieron corregir con ‘El Fluido García’). La explicación se nos escapa a todos, pero lo que la banda planteó como una vuelta a las ideas originales, realmente fue un punto y aparte más relacionado con la radiofórmula que con la trayectoria general del grupo.

4. ‘Viaje de Estudios’ (Houston Party, 2004)

Las bases de Lori Meyers se sentaron en muchos EPs y canciones que compusieron y grabaron antes de su primer largo: Voces aterciopeladas de líneas con movimiento y sencillez armónica y rítmica. La sencillez a la hora de componer las armonías abre la puerta a melodías con diversos instrumentos y juegos vocales que interesan mucho más al público pop que grandes muestras instrumentales. Su primer largo contiene un resumen de lo que es su propuesta, pero desordenado y excesivamente largo, como si hubieran sido lo suficientemente pretenciosos como para plasmar todo lo sucedido hasta entonces por si no existía una segunda oportunidad.

3. ‘Impronta’ (Universal, 2013)

A todos nos ha dejado alguna vez una pareja (los que no tendrán una sensación muy parecida después de haber oído discos y discos de pop dedicados a ello), pero ‘Impronta’, a pesar de haber surgido de la ruptura en el grupo de varias relaciones no se viste de rencor ni de tristeza sino que Lori Meyers hacen de su carácter su arma y lo cubren todo de sarcasmo y de cierta indiferencia hacia los sentimientos. Ganan con la evolución del sonido de ‘Cuando El Destino Nos Alcance’ al tener algo que querer contar y se les nota más cómodos con el estilo. Destacar sobretodo ‘Emborracharme’, además de ‘Planilandia’ y ‘El Tiempo Pasará’ como máximos exponentes de sus intenciones más afiladas.

2. ‘Cronolánea’ (Universal/La Incubadora, 2008)

En su tercer largo, Lori Meyers eligieron cambiar e introducir guitarras acústicas y abandonar el pop más clásico y más sucio de sus dos primeros trabajos por las baladas límpias y cristalinas. Como resultado obtuvieron las canciones más aclamadas y aplaudidas del grupo: ‘Alta Fidelidad’ y ‘Luces de Neón’. El cambio demostró que no estaban dispuestos a quedarse tranquilos y que, como muchos músicos, continuarían buscando un sonido diferente. Aunque sea un riesgo hacer que los fans escuchen algo diferente y te reciban a tomatazo limpio, Lori Meyers se convirtieron en uno de los grandes del indie pop español y pudieron empezar a vivir de lo que ingresaban con el grupo. Este trabajo tiene una estructura trabajada, heredada de los esfuerzos realizados ya en ‘Hostal Pimodán’ y es una gran muestra de valentía frente a la situación que se enfrentaban.

1. ‘Hostal Pimodán’ (Houston Party, 2005)

La vuelta de tuerca de ‘Viaje de Estudios’ brindó la posibilidad de enfrentarse a un disco como un concepto cerrado, y no como un conjunto de canciones sin más. El resultado trae canciones de gran inspiración, sonido desaliñado y clásico acompañado de frecuentes muros de sonido de guitarras eléctricas. Temas como ‘Hostal Pimodán’, ‘El Aprendiz’ (una de las canciones en las que se muestran más humildes las letras), ‘El Gallo Ventrílocuo’ o ‘Caravana’ apuntalan la carrera en el comienzo de su despegue y demuestran que los granadinos valen su peso en oro, pero para ello tienen que pelearse con su productora inicial para poder editar el disco a su gusto. A veces son los grupos que saben pelear por lo suyo y plantar cara al dinero aunque sea en tiempos difíciles los que acaban triunfando siendo lo más fácil agachar las orejas y hacer lo que el dinero tenga a bien pedir. Si tienes algo que merezca la pena contar, claro.

Contenidos similares: