Los grupos de Jack White: del peor al mejor

8
Jack White 2013

Jack White. No hace falta investigar mucho para saber que este guitarrista, procedente de la ciudad en la que se inventó la distorsión en la música llamada Detroit, es una persona bastante inusual. No sólo es el menor de diez hermanos y cambió su apellido por el de su esposa, también consiguió meter infinidad de instrumentos en su habitación todavía siendo niño, entre ellos una batería. El interés por la música que tenemos todos los demás parece eclipsado por esta auténtica obsesión que rodea a John Anthony Gillis.

[TS-VCSC-Divider divider_type=”ts-divider-two” divider_text_position=”center” divider_text_border=”#eeeeee” divider_image_position=”center” divider_image_border=”#eeeeee” divider_icon_position=”center” divider_icon_color=”#cccccc” divider_icon_border=”#eeeeee” divider_border_type=”solid” divider_border_thick=”1″ divider_border_color=”#eeeeee” margin_top=”20″ margin_bottom=”0″]

4. Jack White (solo)

Habiendo participado en una cantidad de grupos exagerada, el caballero pálido de Detroit que no envejece nos presenta en solitario su último trabajo de estudio. Abandona la senda underground de la mayor parte de su carrera para decidirse por fin a conquistar el número uno de las listas de ventas con cortes más escuchables, algo que consigue en la primera semana en la que estuvo a la venta por primera vez en toda su trayectoria. En la línea de sus colaboraciones con otros artistas conocidos o sus composiciones más comerciales como el tema que compuso y produjo para Quantum of Solace, añadiéndole un regusto a soul importante y cuidando la estética como es habitual en él, Jack White presenta su nueva faceta de la que por el momento sólo tenemos una muestra. ¿Madurez musical o exceso de eclecticismo?

3. The Raconteurs

Junto con Brendan Benson y parte de los que después le acompañarían para formar The Death Weather, Jack White sacó dos largos de estudio compaginados con otros de The White Stripes. El sonido posee un sabor clásico pero una potencia y una intención reconocible. Desde su magnífica versión del ‘Bang Bang’ de Nancy Sinatra, sólo escuchada en directo hasta composiciones más hardrockeras como ‘Consolers of the Lonely’ o ‘Steady as She Goes’, y sus magníficas baladas de la que ‘Together’ probablemente es la mejor muestra, el grupo ha dejado muchas muestras de su buen hacer. A pesar de ello, la razón por la que el guitarrista de Michigan pasará a la historia nunca podrá residir en lo escuchable y lo clásico. Lo que ya les hayamos oído a otros no puede ser lo mejor que se espera de Jack, después de haberle visto vestido completamente de rojo reinventando las reglas del garage punk.

2. The Dead Weather

Al frente de esta banda que es la vuelta de tuerca al sonido que aporta Jack White a los Raconteurs, se colocaron el multiinstrumentista y Alison Mosshart, después de que la última participara en una gira con la banda de White que tras una bronquitis dura se quedaba sin voz durante los conciertos. El de Detroit recupera su esencia y vuelve a mezclar el blues más puro con experimentación punk y añade el magnetismo de la vocalista de The Kills en el escenario. El cóctel es potente y arrasador, unos Raconteurs desatados y oscuros que además de ofrecer directos apabullantes pusieron en años consecutivos dos largos en el mercado: ‘Horehound’ y ‘Sea of Cowards’. Jack White no teme poner toda su personalidad en el proyecto y adquiere la libertad total de tocar batería o guitarra según su decisión.

1. The White Stripes

Después de una carrera consagrada a la música y de hacer cortes que gustarán a todo el mundo en solitario, más rockeros con The Raconteurs y abrazando la completa oscuridad con The Death Weather, fue la ópera prima la que sublimó todas las virtudes, las excentricidades y los comportamientos inusuales de Jack White. No soy de los del Atleti, de los que piensan que por ser de un equipo diferente tengas necesariamente que ser mejor, soy de los de intentar entender la intención y observar detenidamente lo que rodea a la creación musical en sí.

The White Stripes contienen el cien por cien de White no sólo porque él tocaba todos los instrumentos que no fueran la batería, sino porque es la única banda en la que no tuvo reparos en hacer absolutamente lo que él tenía pensado. Desde la estética copiada de unos caramelos hasta el cuidado sonido de las distorsiones y los espacios de blues en medio de los guitarrazos y su voz aguda, todo suena a nuevo, a diferente. Todo suena a ese caballero pálido que aparece en la película ‘It Might Get Loud’ explicándole cómo se ha de tratar una guitarra, que en la música los medios instrumentales son lo de menos si tienes claros tus fines.

The White Stripes, además de la banda que aupó al éxito a Jack y de ser la que ofreció infinidad de himnos es un grupo para la historia. Un grupo que cambió las normas del juego siendo únicamente dos personas y que abrió las puertas a todo lo que vendría después.

  • Hablatumusica

    Y a tí, ¿cuál te parece el mejor grupo del gran Jack White?