Cómo desollar a una persona

0
2617

Dijeron algunos que ya era hora de que pusieran a Los Planetas en su sitio. Hace tres años se osó Quico Alsedo, sacó la motosierra y los desmenuzó. Alsedo era un hábil ciudadano Kane que levantaba adoración y odio a la par (señal inequívoca del éxito), admirable acusador de las malas críticas musicales que se hacen en nuestro país, hizo emerger una marabunta de sectarios zombis cuyos argumentos son, por enésima vez, los cuatro acordes desaboridos y Jota cantando para su camisa.

Planetas es como un río, recoge los sedimentos en su curso (sentimientos de la gente corriente) y los expulsa en la desembocadura de forma natural (un disco). Son, simplemente, perfectamente normales, la banda del pueblo pero con mucho dinero y libras de droga encorchadas en sus cuerpos. He ahí el mito, he ahí el estatus de estrella del rock, he ahí la animadversión que despiertan.

En ‘Indiana Jones y El Templo Maldito’ el sacerdote malo vocifera “kalimaaaaa” y saca el corazón a un pobre desgraciado. Ese es Jota, mete la mano al desvalido fantasma diario de cualquiera para plasmarlo. ¿Por qué coño tengo que pretender que suene bien su cantinela instrumental si lo que me importa es su canto a la vida cotidiana? Y por eso mismo el aborrecimiento: no puedo pretender que cualquiera le cortocircuite el alma igual que a mi, porque con acertada bendición no todos somos iguales.

Vivimos hoy en la corriente tendenciosa-novedosa, el arte del marketing, sustitutivo de las religiones, anestesia de la moralidad y asesina de la individualidad, que no aprecia el aspecto más importante del hombre, la humanidad.

En los días de la muerte de un ser humano con todas las letras como José Luis Sampedro, conviene recordar una cita suya para grabar a fuego en nuestros cuerpos: “¿Estamos haciendo un uso humano de los seres humanos?¿Estamos haciendo un uso humano de nosotros mismos? ¿Estamos sabiendo vivir humanamente?”.

Dani Garcia
Periodista. Formó parte de HABLATUMÚSICA.com de 2011 a 2013, alcanzando especial repercusión con su columna 'El Elefante Está Borracho'. Actualmente prosigue su carrera en Doist PR.