El pueblo contra la industria discografica: Primer testigo, la industria discografica (I)

4
918

htm industria discográfica

  1. PRÓLOGO
  2. ALEGATO DE APERTURA
  3. LOS TENTÁCULOS DE LA INDUSTRIA

“El negocio de la música es una cruel y superficial fosa de dinero, un largo pasillo de plástico donde ladrones y proxenetas corren libremente, y los hombres buenos mueren como perros. Hay también un lado negativo”, Hunter S. Thompson.

Ebrios patanes del jurado. Métodos rápidos, sobornos, explotación, fraudes, estafas: corrupción. Este viejo y gordo dinosaurio de la industria discografica tiene un repertorio para vomitar sobre la ética y la moral tan variado que pone los pelos como escarpias, aunque comparada con otras industrias estamos hablando de un nivel de segunda division.

El 80% de la música mundial la controlan tres únicas compañías. Eso en mi pueblo y en el suyo se llama oligopolio. En los oligopolios la práctica más común es fijar precios, lo cual atenta contra la ley de la oferta y la demanda y, por lo tanto, contra el comportamiento de compra del consumidor. Sería muy atrevido acusarles de fijar precios sin pruebas, pero ya en los años noventa en Estados Unidos se probó que ustedes habían acordado precios. No invita a que pensar que, en la vorágine de desequilibrio mental que han entrado, hayan dejado de usar esta práctica que atenta contra el propio capitalismo del que se sirven.

Me acojo a mi derecho a no declarar.

—¿Reconocen ustedes el uso de la práctica denominada como “payola”? Un acto ilegal desde hace cuarenta años y bajo la ética de un alcantarillado. Se trata de pagos no registrados en la contabilidad de sus empresas hechos a empleados de cadenas de radio, productores de programas o incluso anunciantes para que consideren poner ciertas canciones de tal artista que quieren promocionar.

Me acojo a mi derecho a no declarar.

—¿Podríamos decir entonces que “Del 40 al 1” de Los 40 Principales es realmente votado por los oyentes?

Me acojo a mi derecho a no declarar.

—Recientemente, Google ha limpiado todas las visitas falsas a sus videos colgados en Youtube. Son cerca de 2.000 millones de visitas falsas a sus videos. Teniendo en cuenta que cuantas más visitas a sus videos, más dinero ganan. ¿Podemos decir que es una estafa a sus anunciantes?

Me acojo a mi derecho a no declarar.

—Por lo visto, de esos 2.000 millones (1.000 millones sólo de Universal Music), Lady Gaga, la artista más visionada en Youtube, se ha quedado sin 156 millones de visitas. ¿Casualidad o encajan los patrones de prácticas?

Me acojo a mi derecho a no declarar.

—Hemos hablado de delitos, sobornos y fraudes. Ciñiéndonos a los sentimientos humanos. ¿Consideran hipócrita librar una guerra sangrienta contra la piratería y las descargas ilegales, resaltándose como Cid de la propiedad intelectual, cuando en sus propias sedes, según un informe de BitTorrent, se practica de forma masiva la piratería?

Me acojo a mi derecho a no declarar. 

—Si cambiamos las tornas. Si Katrina de 21 años residente en París, Arnold de 34 años residente de Andover, Massachusetts y Miguel de 29 años residente en Buenos Aires, hicieran de forma masiva estas descargas ilegales…¿emprenderían acciones legales con sus completos bufetes de abogados y llorarían de forma amarga ante la prensa sobre la pérdida de puestos de trabajo que supone la piratería?

Me acojo a mi derecho a no declarar. 

(continuará…)

Dani Garcia

Periodista. Formó parte de HABLATUMÚSICA.com de 2011 a 2013, alcanzando especial repercusión con su columna ‘El Elefante Está Borracho’. Actualmente prosigue su carrera en Doist PR.