¿Es necesario el ‘The Endless River’ de Pink Floyd?

Los restos de la mítica formación inventan un nuevo álbum que puede seguir dañando su discografía.

28
6216
Pink Floyd en el Live 8

Cuando en 1994 David Gilmour, Nick Mason y Richard Wright seguían estirando la marca Pink Floyd hasta sus últimas consecuencias con ‘The Division Bell’ (EMI, 1994), Roger Waters, entre el rencor y el conocimiento, decidió tildarlo como “pura basura”. También añadió que era “una tontería de principio a fin”. Y ese fue el final. Hasta ahora.

Sin Waters en el frente y Wright fallecido en 2008, Gilmour y Mason planean el regreso de la banda. Se trata de ‘The Endless River’ (EMI, 2014), el que será vigésimo quinto álbum de la formación y que está basado en sesiones grabadas durante la preparación del que hasta ahora era su último trabajo. ¿Por qué debemos volver a ver lo que apunta a un nuevo fracaso?

The Division Bell’ fue un éxito comercial. Tristemente solo eso. La realidad es que la formación había desaparecido mucho antes. Su calidad también. En 1985 Pink Floyd pasó de ser una banda de rock a una comparsa. Cambió los escenarios de medio planeta por los juzgados británicos y dejó que su espíritu muriera de éxito, que es una de las formas de muerte más sanguinarias que existen. La formación había vivido una década de éxito masivo bajo el timón de Roger Waters.

A la salida de ‘The Dark Side of the Moon’ (EMI, 1973) le siguieron ‘Wish You Were Here’ (EMI, 1975), ‘Animals’ (EMI, 1978) y ‘The Wall’ (EMI, 1979) en una de las carreras más impecables de la Música. Pero todo terminó ahí. Para Waters, Pink Floyd se convirtió en una obsesión vital, una máquina que requería un esfuerzo en el que dejarse la piel. No para el resto de la formación. Con cuatro álbumes con los que gobernaron la década de los ‘70, el teclista Richard Wright y el batería Nick Mason preferían gastar su tiempo en otros temas.

Como Mason relataría en su libro ‘Inside Out: A Personal History of Pink Floyd’, él estaba más preocupado en comprarse coches que en la banda. Wright simplemente prefería irse de vacaciones en pleno agosto antes que embarcarse en la creación de un álbum como ‘The Wall’. Ahí comenzaron los problemas que acabarían con el teclista fuera de la banda y con Waters componiendo el álbum en solitario. Ese fue el final de Pink Floyd.

‘The Final Cut’ (EMI, 1982) fue un álbum de Roger Waters, que terminó por dar por concluido el final de Pink Floyd sin contar con Gilmour ni Mason. Ambos reaccionarían más tarde con ‘A Momentary Lapse of Reason’ (EMI, 1987) y ‘The Divison Bell ‘(EMI, 1994). Ninguno de los tres álbumes merece la pena. A ambos -con el regreso de Wright– los ‘80 les pillaron por sorpresa. Como a casi todas las grandes bandas.

Con solo dos miembros oficiales en la formación, Gilmour y sus allegados han puesto su mirada en aquellas sesiones del ’94 en lo que parece una justificación para publicar este ‘The Endless River’. Con el nombre de Wright sobre la mesa, parece que el nuevo trabajo cobra cierto sentido, como una forma de cerrar el círculo vital de la banda. Nada más lejos de la realidad.

Lee también: 5 músicos muertos y explotados

Pink Floyd tuvo el final que mereció. Las rencillas y disputas desaparecieron por un momento en 2005, cuando el cuarteto volvió a subirse a un escenario. Aquello ocurrió en el Live 8 de Londres. Aquel fue el final perfecto para una de las historias del rock más apasionantes que se han contado y este nuevo intento por resucitar al monstruo se queda a medio camino entre engrosar las cuentas bancarias y sentir de nuevo esa brisa que trae al recuerdo aquellos tiempos en los que aún eran aquellos jóvenes que cambiaban la historia de la Música con cada álbum.

  • DobleNueve

    Un análisis ultra simplón de la vida y obras de Pink Floyd. Primero sostiene como los mejores álbumes los que más se vendieron y luego le pega con una masa al The Division Bell por ser un éxito en comercial (nada más). Pero ¿cómo determinar si algo es bueno o malo en la música (para no ir hasta el arte)?. Si vamos a decir que algo es bueno porque la mayoría lo dice entonces comamos heces porque todas las moscas lo recomiendan. Siempre los críticos, especialmente los de música, pecan con la tentación de querer contrabandear su opinión como el estándar. Y sí, CREO que es necesario.

    • J. Castellanos

      Buenas DobleNueve,

      En ningún momento sostengo en el artículo que los más vendidos sean los mejores ni desmerezco al resto de trabajos de su etapa anterior. De hecho, ‘Meddle’ o ‘Obscured By Clouds’ están entre mis álbumes favoritos. Si nombro la etapa que va desde ‘The Dark Side of the Moon’ a ‘The Wall’ es por situarlo todo en un contexto anterior a la marcha de Roger Waters.

      Desde la salida de éste -sin contar ‘The Final Cut’-, Pink Floyd se acomodaron, siguieron manteniendo el sonido de ‘The Wall’ sin buscar esa novedad en el estilo que les había definido hasta entonces. ‘The Division Bell’ no es más que un álbum que repite la fórmula, que consiguió vender millones de copias y que sirvió para justificar una gira.

      Lo que has leído es una columna de opinión, un espacio en el que se plantea una serie de argumentos en los que se afirma que no es necesario hacernos sufrir con una continuación de Pink Floyd. Mis palabras no son ley, son opinión; igual que opinión es que los críticos siempre quieran vender sus palabras como el estándar a seguir.

      Muchas gracias por tu comentario.

      • Carlos Bolan

        me parece perfecto lo que dices que tus palabras no son ley, son opinión pero entonces maneja tu columna como eso sin totalizar tu “opinión” y esto es solo una opinión mis palabras no son ley

        • J. Castellanos

          Buenas Carlos,

          Si es una opinión, resulta complicado que no se “totalice”. Es una columna en la que quedan expuestos pensamientos y visiones, ninguno de ellos universales aunque sí claros, lo que tú puedes entender como “totales”.

          Un saludo y gracias por comentar.

          • Daniel López

            Supongo que al autor del artículo no le gusta pink floyd o no ha experimentado las sensaciones que provoca oír the division bell alguna tarde de invierno.

      • José Ángel Morente

        “Pink Floyd se acomodaron, siguieron manteniendo el sonido de ‘The Wall'”.

        ¿Pero qué dices? ¿Manteniendo el sonido “The Wall”? ¡Si no tiene nada que ver The Wall con los discos posteriores a 1985!

        La evolución del sonido de PF se debe principalmente a que el mundo también evolucionó. Evolucionaron los sintetizadores (y ya no se usaba el vetusto EMS Synthi AKS, sino el entonces novedoso Kurzweil K2000), evolucionaron las modas musicales, etc. Pink Floyd siempre tuvo un sonido novedoso pero dentro del contexto de la época a la que pertenecía. Obviamente si escuchas el The Piper por primera vez aunque no sepas quién es Pink Floyd, SABES que se trata de un disco de finales de los 60, porque su contexto cronológico está relacionado con el sonido.

        Eso obviamente ha seguido pasando con la música de Pink Floyd (con Waters o sin Waters) y ello es la principal causa de la evolución sonora del grupo.

      • Es gracioso que digas que los álbumes posteriores a The Final Cut se colgaban del sonido de The Wall cuando uno escuchándolo no encuentra ni el más mínimo parecido. El sonido ‘A Momentary Lapse of Reason’, ‘The Division Bell’ y ‘The Endless River’ tienen mucho más que ver con Dark Side y Wish You Were Here que The Wall. Si durante las sesiones de grabación ni Gilmour ni Wright estaban contentos con The Wall, ¿por qué después sí?

  • ruben

    Mencionar que los últimos 3 trabajos no valen la pena,
    parece un poco injusto. Veo que te gusta la etapa creativa, e iniciativa de los
    70’s, pero no puedes definir algo malo, sólo porque no se ajusta a lo que fue
    el proceso de Pink Floyd. Con atom heart mother, animals y a momentary lapse of
    reason, se encuentran puentes de creatividad, no puedes negar que “Sorrow” es
    una joya, al igual que “if” y “dogs”, tres piezas que no embonan en ningún momento,
    ni líricamente ni en armonía, pero que una no se ajuste a la otra no las hace merecedoras
    de encasillarlas como malas. Cuando escuchaste por primera vez “bike” o “candy and
    a currant bun” te gustaron? … ETAPA EXPERIMENTAL!!, como lo fue ummagumma. Al
    final tenemos un buffete de canciones para disfrutar y compartir. Las versiones
    en directo de delicate sound of thunder y P.U.L.S.E. , no es más que una prueba
    de que en vivo suenan mucho mejor, sino me crees, ve la carrera panamericana
    una mancuerna deleitante. Los Floyd’s ofrecen de lo mejor en la música,
    siempre cambiando el rumbo y
    mejorando en los espacios que antes
    dejaban en sus discos. Vale la pena seguir escuchando sus obras y apreciar el
    legado que han dejado. Es necesario the endless river?, la verdad que Pink
    Floyd salga con la noticia de álbum nuevo no es cada año.

    Saludos

  • ruben

    Mencionar que los últimos 3 trabajos no valen la pena,
    parece un poco injusto. Veo que te gusta la etapa creativa, e iniciativa de los
    70’s, pero no puedes definir algo malo, sólo porque no se ajusta a lo que fue
    el proceso de Pink Floyd. Con atom heart mother, animals y a momentary lapse of
    reason, se encuentran puentes de creatividad, no puedes negar que “Sorrow” es
    una joya, al igual que “if” y “dogs”, tres piezas que no embonan en ningún momento,
    ni líricamente ni en armonía, pero que una no se ajuste a la otra no las hace merecedoras
    de encasillarlas como malas. Cuando escuchaste por primera vez “bike” o “candy and
    a currant bun” te gustaron? … ETAPA EXPERIMENTAL!!, como lo fue ummagumma. Al
    final tenemos un buffete de canciones para disfrutar y compartir. Las versiones
    en directo de delicate sound of thunder y P.U.L.S.E. , no es más que una prueba
    de que en vivo suenan mucho mejor, sino me crees, ve la carrera panamericana
    una mancuerna deleitante. Los Floyd’s ofrecen de lo mejor en la música,
    siempre cambiando el rumbo y
    mejorando en los espacios que antes
    dejaban en sus discos. Vale la pena seguir escuchando sus obras y apreciar el
    legado que han dejado. Es necesario the endless river?, la verdad que Pink
    Floyd salga con la noticia de álbum nuevo no es cada año.

    Saludos

    • J. Castellanos

      Hola Rubén,

      Muchas gracias por comentar y participar en el debate.

      Creo que nos acercamos a un punto común, la experimentación siempre ha sido el engranaje que hizo funcionar a Pink Floyd, su leitmotiv. Si avanzas en sus obras cronológicamente, puedes observar cómo el inconformismo sonoro hace que la carrera de Pink Floyd sea una de las mejores evoluciones -y menos forzadas- de la historia de la música popular.Y es que es constante en toda su obra… hasta llegar a ‘The Wall’. A partir de ahí desaparece ese afán por evolucionar, repiten mensaje y hasta sonoridad.

      Otro tema a debatir es decidir si podemos considerar que ‘The Endless River’ es un álbum de Pink Floyd o más bien un proyecto de David Gilmour con la colaboración de Mason. En 2011 tuve la posibilidad de asistir a una de las citas de la gira de ‘The Wall’ de Roger Waters. Es el mejor directo que he visto nunca. ¿Podría Waters venderse como Pink Floyd?.

      Un saludo

      • ruben

        Parece ser que después de The Final Cut, la balanza se fue
        hacía Gilmoure, en cuanto a estilo, pero siempre con ese toque de Pink Floyd,
        aunque Gilmoure es más Blues y relax, aun
        así fue una buena evolución en la música, AMLOR, tiene las mismas características que
        The Endless River, puesto que Wright contribuyó de manera mínima, Carin ya
        había hecho los principales arreglos, no digo que Wright no haga mucho para
        éste nuevo álbum, sino que en base a su trabajo irán sobre la marcha y
        físicamente no se encuentra para meterle ideas ni correcciones.

        A Water lo he visto en dos ocasiones, para In The Flesh, y
        The Wall, el mejor espectáculo. Para In The Flesh, extrañé a Gilmoure cantando
        Dogs y Money, en The Wall, Hey you y Young Lust, aun con la ausencia de los
        demás, fue el mejor show. Waters no necesita
        el nombre PF, es un genio y lo viste para The Wall (pura locura). Wright y
        Mason eran el complemento perfecto junto con Gilmoure como Herraje principal
        que daba vida a la mejor banda.

        Saludos

      • José Ángel Morente

        Curioso que llames “mejor directo” a un espectáculo donde casi todo va pregrabado (orquestaciones, instrumentos e incluso la voz principal de Waters durante casi todo el espectáculo).

        Por otro lado… ¿hablábamos de calidad musical, o de calidad teatral?

        Para mí Waters no tiene calidad ni en una cosa, ni en la otra.

  • ruben

    ya deje mi comentario, no aparece

  • Angel Negrin

    A mi me da mucha felicidad escuchar música nueva creada por estos 3 cracks, si no convence vas y pones cualquier disco de los 70’s y listo. No hay que irse de extremista solo por llamar la atención, si bien Waters era el creativo de la banda sin Gilmour la banda jamás fuera lo que es.

    Comparto tu opinión en cuanto a The Final Cut y A Momentary Lapse of Reason, pero en The Division Bell hay canciones brutales, lo cual me atrae mucho mas a este lanzamiento, el cual será mas que todo instrumental.

  • ROCKER

    Tienes un buen punto de vista, y es respetable, pero no concuerdo contigo en que The Final Cut sea un mal disco, al contrario, creo que continuó con la escencia que dejó el The Wall, en cuanto a si es necesario el “The Endless River” tal vez Necesario no sea, pero si le va a dar un respiro a la musica, porque hay que ser sinceros, si bien el “A momentary lapse of Reason” o el “The Division Bell” no tienen la calidad musical que tuvieron los discos anteriores de Pink Floyd, comparado con los discos y bandas que surgieron a partir de las decadas del 2000 y 2010, son buenos discos, y la verdad creo que este “nuevo” disco de pink floyd, como lo dije antes será un buen respiro para el rock, y quien sabe, aunque es muy poco probable, aun no se descarta la participacion de Roger Waters, pero con o sin él creo que este disco de Pink Floyd será una grata sorpresa.

    Saludos

    • J. Castellanos

      Hola Rocker,

      Como todo -y más en esto de la Música- los gustos son siempre subjetivos. Puede que, como dices, ‘The Endless River’ suponga un respiro a la Música. Quizá me sorprenda.

      Lo que no me atrae tanto es ver un álbum de los Floyd sin el consentimiento final de Wright -aunque digan que se grabó junto a él- y sin la figura de Waters. Al menos, espero que sirva para que aquellos que no se han atrevido a escuchar en profundidad los grandes álbumes de la banda lo hagan ahora.

      Un saludo y muchas gracias por tu punto de vista.

  • Auximenes

    Hay cosas muy buenas en Final Cut ( Gilmour sobresaliente) en Momentary aunque sí más flojo también hay cosas muy agradables y ya clásicas pese al estilo horrendo de los 80s, y Division a mi me parece formidable salvo un par de cortes flojos. Podemos argumentar que en el año 68 o mejor en el 71 con la rescisión de EMI con Barrett se acabó la banda… Precisamente de eso va The Wall, de cruce de personalidades, de histeria, Syd ha estado en cada álbum desde que volvió a Cambridge, y en este que tengo ganas locas de oir créeme que también… Waters hace tiempo que cesó de ser creativo y aunque la banda suena mejor con él por química, él no parece estar interesado, es material del 94. Por el hecho de que está impregnado de la música de Richard Wright. Para mi sí es buena idea y estoy seguro que sonará de miedo.

    • J. Castellanos

      Buenas Auximenes,

      Como tú dices, hay ese estilo horrendo de los ’80, que se mezcla con la falta de ideas novedosas que habían sido una constante en toda su carrera y que en ese momento parece que se fueron diluyendo. Aquella década afectó a muchas formaciones todopoderosas que se quedaron a medio camino entre su estilo y cierta desesperación por agarrar la tendencia.

      No soy de los que piensan que la banda terminó con la salida de Barrett, lo que le siguió fue sublime aunque entiendo el argumento que dice que es algo completamente distinto. Solo nos queda esperar a la salida y ver si el álbum logar levantarnos algún sentimiento positivo.

      Un saludo y gracias por tu comentario.

  • Floydiano, sin complejos.

    “¿Es necesario el ‘The Endless River’ de Pink Floyd?”

    Es igual de necesario que leerte. El que quiera que te lea/los escuche, y el que no, pues no.

  • Cristian Rios

    Señor Castellanos, es cierto es una columna de opinión. De todas maneras las opiniones hay que argumentarlas mejor, no porque usted añore una época en especial, puede decir que desmerecen los trabajos discograficos que menciona, ante todo habría que saber en que se basa para hacer semenjante afirmación, es usted músico? que le hace pensar que The wall es un trabajo menos comercial que Division Bell? son Keep Talking o High Hopes canciones menos interesantes que Another Brick in the wall part 2?. No son tampoco para mi los trabajos que menciona lo que más me cautivan, y si es necesario o no un nuevo disco no lo se, sus razones tendran Gilmour y compañia, de lo que si estoy seguro es que tengo gran espectativa por escucharlo porque sé que es bueno como lo fue División bell, por ese sonido inconfundible de Gilmour en la guitarra, por el golpe de bateria de Manson y sobre todo por la sutileza en los teclados de Wrigth. Puede decir que no le gustan claro es su opinión pero si opina que son solo comercio entonces argumente o reponda a mis preguntas.

  • Cristian Rios

    Yo insistire en preguntar cual es la formula de la que hablas en que se parece The wall a Division bell, o A momentary Lapse of reason?

  • Víctor

    por un lado, me parece mucha injusticia en esta columna hacia la discografía de Pink Floyd post Waters!
    por otro lado, más bien leo, entre líneas, un fanatismo compulsivo hacia Waters y esto lo convierte en una columna poco objetiva.

  • David Vargas Carrillo

    A mí me parece perfecto que hayan decidido lanzar un nuevo disco, y quien quiera que lo escuche y si de primeras opinas que no es necesario, pues no lo hagas.
    The Endless River es muy tranquilo y muy melódico, a mí personalmente me gusta.

  • Edgar N. G.

    Toda opinión cuenta y es respetable, aunque existan deficiencias en la apreciación musical y conocimiento histórico del fenómeno analizado; en este caso, creo que algunas percepciones musicales por parte del autor del artículo están un poco limitadas y no hacen real justicia a los tres (cuatro en realidad) discos mencionados de Pink Floyd.
    Asegurar contundentemente que ninguno de los tres discos anteriores al “The Endless River” valen la pena, es un enorme error; primeramente, “The Final Cut” es un excelente disco en todos aspectos, tanto en la producción, la calidad musical, en el concepto y en lo bien cohesionado que está todo; empero, lo que sí resulta cierto es que en definitiva es un proyecto exclusivamente ideado por Roger Waters y que tuvo que salir a la luz como una grabación solista y no bajo el nombre de Floyd. Waters se encontraba en su (no corta) etapa de homenaje a su padre y a revelar los horrores de la guerra que venía manifestando desde “The Wall” y de hecho, aunque a gusto personal canciones como “Your possible pasts”, “The hero’s return” y “Paranoid eyes” son maravillosas, todo el disco debe escucharse en su totalidad y de corrido tal como un “MIsplaced Childhood” de Marillion. “The Final Cut” debió formar parte de una especie de trilogía de Waters junto a “The Pros and Cons…” y “Amused to Death” y no bajo la leyenda de Pink Floyd (en todo caso debió tener su nombre y la debida mención de los otros dos músicos de Floyd como artistas colaboradores, aún cuando “Not now John” es de autoría de Gilmour); en resumen, se cometió el mismo error que el grupo Cinema hizo cuando decidió llamarse Yes y grabó bajo ese nombre buenos discos de pop que nada tienen que ver, en ningún sentido, con lo que en realidad era Yes.
    En cuanto al álbum “A Momentary Lapse of Reason”…¿no vale la pena?…es un tanto risible, ya que no sólo DEBE considerarse uno de los tres grandes discos de Floyd, sino una de las grandes grabaciones de la historia del rock. Monumental obra de principio a fin, “A Momentary…” fue un proyecto que involucró un notable esfuerzo musical por parte de Gilmour y el resto de los músicos involucrados (entre los que se pueden citar a los experimentados Tony Levin, a Carmine Appice y a Tom Scott por mencionar a algunos) y en donde las ondas sonoras alcanzan atmósferas raramente escuchadas en la música popular (sobre todo en la década de los 80’s). Disco que en ningún momento tiene momentos flojos y que de principio a fin muestran una madurez y una necesaria evolución en el rumbo que debía tomar el Floyd Post-Waters: empezando por “Signs of Life” y terminando con “Sorrow” es otra grabación que debe apreciarse en su conjunto y en donde la capacidad lírica y sensitiva de Gilmour se pone de manifiesto, ya que había quedado un poco relegada en los anteriores álbumes de la banda. Discos progresivos de esa misma época que son igual de memorables son el álbum de los auténticos músicos de Yes “Anderson, Bruford, Wakeman & Howe” (dos años más tarde) y el “Crest of a Knave” de Jethro Tull.
    Del “The Division Bell”, pues definitivamente no se trata de una obra maestra, pero tampoco es una grabación del todo descartable; en él se escuchan los ecos de lo grandioso que fuera en el pasado Pink Floyd en canciones como “High Hopes” (muy buena especialmente en concierto), “A great day for freedom” y “What do you want from me”, además de que Gilmour “perdonó” a Wright y le dio mayor libertad en la participación directa en la composición e interpretación de varios de los temas contenidos; sin embargo, con este disco pasa lo mismo que con The Final Cut (sin poseer, por supuesto, la misma calidad), pudo quedar mejor bajo el nombre de David Gilmour que de Pink Floyd, aunque en esta ocasión presumo que la elección del nombre de la banda se trató más de un móvil econónimo que artístico.
    Y del último álbum “The Endless River”, pues no puedo todavía dar mi opinión al respecto, porque no lo he escucha en su totalidad, pero los pocos temas que han pasado a través de mis oídos no resultan muy asombrosos; en fin, ya tendré que escucharlo atentamente.
    Edgar N.

  • Juan K. Bigstraw

    Más de una semana escuchándolo continuamente y sólo me ha producido placer. Para mí no se si era necesario o no, pero eternamente agradecido de que lo hayan publicado.

  • McCartnito

    ¿Es necesario este artículo?

  • iGnacio

    ¿quién es Pink?

  • Es que todo el mundo olvida que todos los álbumes desde la salida de Piper hasta Meddle eran puramente experimentales, sin ningún otro significado.