El drama de los botellódromos gratuitos

0

Partamos de una base. En España no se puede montar un evento de este tipo, y que sea grautito. Y os preguntaréis, ¿qué tienes en contra de los eventos gratuitos?. Nada. Me encantan, y contribuyen a la difusión de la cultura.

El tema es considerar o no, al de ayer, al MTV Madrid Beach, un evento cultural. Hace tan sólo 12 días hablaba sobre la cadena estadounidense en un pasado #culturaTown. Unas 14MIL personas se juntaron ayer a hacer botellón en los alrededores del Madrid Río. Muchos de ellos, incluso, me comentaban, que sólo iban a eso, que no tenían intención alguna de entrar al recinto. 14MIL personas, gran parte de ellas bebidas como demuestran los videos y las declaraciones de una aficionada a El Mundo, y cierta parte de ellas con ganas de entrar a un recinto con capacidad para unas 7mil personas, que ya estaba lleno. ¿Falta de previsión quizás? “Montar un dispositivo de tal calado con ocho policías es cuanto menos una temeridad, habiéndose puesto de esta forma en grave peligro la integridad física de los que prestaban servicio allí”. El sindicato de policías eleva a 40 los policias heridos, 20 de ellos han pedido la baja, (40 policías heridos y 40 personas heridas,  (ahora pensar en la proporción de agentes/personas y sacad vuestras propias conclusiones).

Todo empezó pocos minutos antes de las doce de la noche cuando iba a comenzar la actuación de los Zombie Kids. Muchos de los asistentes que rodeaban el recinto intentaron entrar de golpe. Al recibir la negativa por haber aforo completo, comenzaron los incidentes. Volvemos al tema de la falta de prevision. ¿8 agentes para 22mil personas y teniendo antecedentes similares en la memoria?.

Cuando digo que en España un evento de este tipo no puede ser gratuito (y menos con la “estupenda” planificación del ayuntamiento de Madrid), recalco “un evento de este tipo”. Lanzo una nueva cuestión: en un concierto de Arcade Fire, siendo gratuito, y aún quedándose 14MIL personas por aforo completo, fuera, ¿habría pasado esto?.

Se trata de educación, como casi todo al fin y al cabo. En un país con una ya de por si, alta predisposición a los Grandes Hermanos y Belenes Estéban de turno, hay que tenerlos bien grandes para hacer recortes en educación y ponernos la pierna encima -como diría aquel- a los que nos dedicamos al mundo de la “cultura” con una escandalosa subida del IVA.  Seguro, no tengo duda alguna, que el 90 por cien, o más, de los asistentes ayer , acudieron al evento a pasar un buen rato con amigos, pareja, etc, pero: ¿Qué pasa si juntas a “lo mejor del panorama musical”, con un evento gratuíto y una penosa organización por parte de las autoridades de la Comunidad de Madrid?. Sálvame.

Esperemos que esto sirva para que no vuelvan a producirse (al menos en las mismas condiciones), eventos de este tipo. El drama de los botellódromos gratuítos.