Jack White se baja los pantalones ante Lana del Rey y The Black Keys

El artista ha publicado en su web un comunicado pidiendo perdón a todo el mundo... literalmente.

Jack White sonriendo con gafas de sol

El pasado mes de mayo vimos estallar la confrontación entre Jack White y The Black Keys. A raíz de la publicación de ciertos correos electrónicos por parte del pseudo medio de comunicación TMZ, tanto White como el dúo de Akron prepararon las catapultas para la batalla. Un combate por el que los medios han hemos salivado día tras día.

El caso del mail referente al divorcio del de Detroit con Karen Elson encendió la primera mecha, la cual ha contagiado el ansia incendiaria a cada nueva palabra que espetaba cualquiera de los músicos. A uno no le caía bien el otro, al otro no le caía bien el uno; peleas de patio que solo interesan por el fanatismo irracional. Entonces, el ex líder de The White Stripes decidió multiplicar sus objetivos.

Lee también: Jack White: raíces y tradición.

Su tensión personal y privada derivó en un nuevo ataque a The Black Keys, esta vez como conjunto. El bueno de ambos contendientes pensaba que el dúo no habría existido de no ser por haber sido precedidos por la banda de Jack y Meg White. Seguramente no le falte razón. No ya por motivos estrictamente musicales, sino porque el dúo matrimonial abrió un mercado de rock and roll que hasta entonces había permanecido en cuarentena. “Hay todo un mundo que se conforma con la versión aguada del original”. Amén, hermano.

El fin de semana ha sido el momento culmen, cuando ambas partes han decidido zanjar el asunto. ¿Cómo lo han hecho? Patrick Carney diciendo que prefiere “cerrar la puta boca y que otros caven sus zanjas”; Jack White ha preferido bajarse los pantalones y traicionar sus ideales. Ha deseado toda la suerte del mundo a The Black Keys -de quienes piensa que son una copia barata de The White Stripes– y ha alabado el buen hacer de artistas como Lana del Rey o Adele. ¿A ellas por qué? Porque después de soltar el croché de zurda a Carney y Auerbach, comparó su situación con cómo Amy Winehouse no inventó el soul, pero abrió la veda para que entraran artistas como ellas.

[inlinetweet prefix=”” tweeter=”” suffix=””]No le faltaba razón en ninguna de sus declaraciones y, para ahorrarse problemas a la larga, ha preferido dar el brazo a torcer[/inlinetweet]. Seguirá pensando lo mismo, continuará en una batalla (interna, ahora) contra The Black Keys, pero declarará que desea la felicidad de todos y la paz mundial como una Miss Universo cualquiera: buena imagen, pero un fondo de poco interés.

Contenidos similares: