72 años muy bien llevados serían el resultado de que Jimi Hendrix siguiese con nosotros. El club de los 27 sería cosa de Janis Joplin y Jim Morrison mientras que el guitarrista zurdo pasaría los años posteriores dando lecciones de rock and roll por medio mundo. En un par de meses se estrena ‘All Is By My Side’ (2014), el biopic de Hendrix que promete volver a dar que hablar sobre el músico.

[TS-VCSC-Spacer height=”8″]

En un alarde de imaginación y veneración al genio desaparecido, nos atrevemos a pensar qué habría pasado si Jimi Hendrix no hubiera muerto. Hay algo que tenemos claro; la Música sería otra cosa.

[TS-VCSC-Divider divider_type=”ts-divider-two” divider_text_position=”center” divider_text_border=”#eeeeee” divider_image_position=”center” divider_image_border=”#eeeeee” divider_icon_position=”center” divider_icon_color=”#cccccc” divider_icon_border=”#eeeeee” divider_border_type=”solid” divider_border_thick=”1″ divider_border_color=”#eeeeee” margin_top=”8″ margin_bottom=”5″]

  • Los 70: Su década prodigiosa

Jimi abandonó este mundo en el ‘70, siendo uno de los culpables de que 1969 sea recordado como el mejor año del rock obligando a otras bandas a intentar superar sus ‘Are You Experienced?’ (Track, 1967), ‘Axis’ (Track, 1967) y ‘Electric Ladyland’ (Track, 1968). El genio murió con mucho que decir, antes de ver el auténtico ascenso de bandas como los Stones o Led Zeppelin en años posteriores. Estamos seguros de que Hendrix habría sacado auténticas obras maestras que nunca escucharemos.

  • No habrías escuchado una docena de álbumes

Empezando por ‘The Cry of Love’ (Reprise, 1971) y terminando por ‘People, Hell & Angels’ (Legacy, 2013), los álbumes publicados desde la muerte de Hendrix llegan a la decena. Eso de estudio, en vivo superan la veintena. Y ninguno de ellos estarían a tu alcance si el de Seattle estuviera en este mundo. Hendrix era un maniático de la perfección y pasaba la madrugada en el estudio repitiendo tomas hasta que salía la perfecta. Coger grabaciones sin terminar y publicarlas como canciones completas no sería una opción para él.

  • Fichado por The Rolling Stones

Tras el despido de Mick Taylor, los Stones lograrían convencer a Hendrix para que se uniera a su causa. Aunque la lucha de ego y sonido despedazaría esta relación al poco tiempo, valdría para que Jagger y compañía resucitasen sus mejores tiempos. Le sustituiría Ron Wood y seguiríamos sin librarnos de los peores Rolling Stones. ‘Start Me Up’ y todo eso.

  • La decadencia y el olvido en los ’80

Observando a sus contemporáneos, Hendrix pasaría por un tortuoso desierto. En la segunda mitad de los setenta su innovación musical quizá pasase por un periodo de secano. El cambio de década en la Música llevaría al artista a pasar a un segundo plano en el que alternaría intentos por resucitar el rock con el abrazo de otros géneros tradicionales de Estados Unidos y giras de estadio sin pena ni gloria. Ya sabes, los dichosos sintetizadores.

  • Entre el flamenco y África

Está claro que Hendrix no era alguien que se cerrase en banda a géneros. Si los Stones miraron hacia Estados Unidos buscando la esencia y consiguiendo sus mejores álbumes –‘Sticky Fingers’ (Rolling Stones, 1971) o ‘Exile On Main Street’ (Rolling Stones, 1972) -, Hendrix buscaría sonidos más exóticos. Los encontraría de la mano de virtuosos del flamenco y estudiando raíces africanas como en su tiempo lo hizo también Miles Davis. Lástima que nunca podremos escucharlo.

  • El final del milenio y el resurgir de Hendrix

Un hombre casi sexagenario volvería para revolucionar el rock. De la mano de gente como Dave Grohl o Jack White, la figura de Jimi Hendrix regresaría al olimpo de las ventas y la influencia. Algún productor británico de la talla de Ethan Johns o Mark Ronson sacarían lo mejor del artista de Seattle, al que todo dios juraría lealtad. Sus últimos años serían una auténtica bendición en la que lo que menos importaría sería su edad.

Contenidos similares: