Frank Ocean: dueño y señor de ‘Hotel California’

Don Henley de The Eagles ha comentado sobre el "robo" de Frank Ocean.

Frank Ocean con un polo blanco y televisores en el suelo
[td_block3 category_id=”2772″ limit=”7″ offset=”1″ custom_title=”+ Guillotinas” ajax_pagination=”load_more”]

El bendito capitalismo, que empobrece a tantos y entrona a pocos, nos ha dado muchas cosas, unas buenas y otras inhumanas. Algunos embusteros pseudo filosóficos de políticas reaccionarias como Pérez-Maura piensan que lo natural es inferior y así lo compara en su falaz artículo sobre la Monarquía; yo lo comparo con la propiedad. Una ramificación surgida del desarrollo de la civilización, un comportamiento lógico ante sociedades de mayor número.

[TS-VCSC-Divider divider_type=”ts-divider-two” divider_text_position=”center” divider_text_border=”#eeeeee” divider_image_position=”center” divider_image_border=”#eeeeee” divider_icon_position=”center” divider_icon_color=”#cccccc” divider_icon_border=”#eeeeee” divider_border_type=”solid” divider_border_thick=”1″ divider_border_color=”#eeeeee” margin_top=”10″ margin_bottom=”15″]

La propiedad, de la clase que sea, no es una solución o un mejor concepto que el usufructo comunal. Seguramente sea la adaptación más propicia ante nuestro modo de vida, el de comunidades que no dejan de crecer, forzados a convivir con un una cantidad creciente de individuos. De esta propiedad terrenal, física, tangible pasamos al éter: lo que surge en mi cerebro es mío, puedas tocarlo o no.

Este repaso de humildes concepciones nos lleva hasta el año 2012, cuando Frank Ocean lanzó el mixtape ‘Nostalgia, Ultra’ (Autoeditado, 2012). Las gloriosas puertas de la fama se abrían ante el cantante, con Kanye West, Jay-Z y Beyoncé sujetando el pomo. Los medios especializados perdían la cabeza y el recopilatorio entraba en decenas de listas de lo mejor del año.

Dentro de ese trabajo, se encontraba el tema ‘American Wedding’. Es difícil calificar aquella canción como original:

Si no lo has reconocido, por favor, repasa un poco tu historia musical. La música es ‘Hotel California’ de The Eagles. El sampleo es una herramienta ampliamente utilizada en el hip hop, una con la que no estoy completamente de acuerdo, pero me parece tolerable. [inlinetweet prefix=”” tweeter=”” suffix=””]Este caso no es un sample: es coger el master de la canción completa y cantar encima.[/inlinetweet] Digamos que es la versión karaoke de Frank Ocean. Don Henley, batería y cantante de The Eagles, se enteró y, tras pedirle que la retirase de Internet, amenazó al cantante con llevar el tema a los juzgados.

Rendir homenaje con una versión es tan válido como un tema original, pero coger una canción completa, cambiarle la letra y usar su melodía vocal sin reconocer la autoría es muy rastrero. No entro en cuestiones legales, ni siquiera económicas –el mixtape nunca fue puesto a la venta-, sino creativas. Como artista, tienes la inquietud de crear, de expresar lo que llevas dentro. Todos sentimos el gusto por jugar con obras ajenas, pero siempre con unos límites.

Lo mínimo que podría haber hecho el cantante de R&B habría sido una mención a sus autores originales y, lo máximo, pensar en un acompañamiento musical propio y así no tendría que usar la de otros, especialmente sin pedir permiso. No es libertad creativa, la cual es una tradición cultural. Una cosa es adaptar, otra es apropiarse, y más aún con la arrogancia que Ocean demostró:

Don Henley parece estar intimidado por mi interpretación de ‘Hotel California’…

¿Ahora es una “interpretación”? Creía que se llamaba ‘American Wedding’. De todos modos, ¿por qué tratar este tema ahora? Henley ha hecho algunas declaraciones sobre el tema al Daily Telegrahp, explicando su punto de vista y opinión. Además, ha sacado a colación un nuevo caso, esta vez por la adaptación de ‘The End of Innocence’ por parte de Okkervil River. La banda versionó la canción modificando la letra y eso no gustó al batería. Me parece que aquí no estamos de acuerdo.

Eres líder de una banda clásica, acostúmbrate a ver tus temas versionados. Pero esa es la clave, versionados, cuyos intérpretes no traten de hacer suyo algo que no lo es y, de hacerlo, al menos lo toquen ellos. La desfachatez reluce cuando ni siquiera te dignas a ello; directamente pones el disco y cantas encima. Pero, ¡eh! He cambiado la letra, así que es mía. Lo siento, pero las cosas no funcionan así.

Contenidos similares: