La guitarra ha muerto

Más que una realidad, una sensación que, sin embargo, cada vez es más tangible.

3
1179
Darkside con un fondo rosa
[TS-VCSC-Spacer height=”31″][td_block3 category_id=”2772″ limit=”5″ offset=”1″ custom_title=”+ Guillotina” ajax_pagination=”load_more”]

Me encanta el directo. La sensación es única, nada puede compararse ni remotamente a la emoción y el impacto de la música en el instante en que está sucediendo. La vibración eriza el vello con cada pulsación, a cada nota. Desde el éxtasis hasta la tristeza, todo sentimiento se agolpa y golpea. Con ese espíritu, asistí la pasada semana al Primavera als Clubs que se celebró en la Casa Encendida de Madrid.

[TS-VCSC-Divider divider_type=”ts-divider-two” divider_text_position=”center” divider_text_border=”#eeeeee” divider_image_position=”center” divider_image_border=”#eeeeee” divider_icon_position=”center” divider_icon_color=”#cccccc” divider_icon_border=”#eeeeee” divider_border_type=”solid” divider_border_thick=”1″ divider_border_color=”#eeeeee” margin_top=”10″ margin_bottom=”13″]

No tengo palabras para explicar cómo Oso Leone y Standstill alcanzaron lo sublime en sus actuaciones, desde la sutileza detallista de los primeros hasta la energía imparable de los últimos. Darkside, sin embargo, fueron otra cosa.

Este es el tipo de música electrónica a la que salvé de la hoguera de mis vanidades. Sintetizadores clásicos, teclados, incluso creí distinguir un Wurlitzer entre el set de Nicolas Jaar. No por ello disfruté de su música, la cual me parece que aspira a la singularidad en sus pasajes ambientales para terminar recayendo en el pecado constante de la electrónica comercial: soltar la base a negras en el mismo lugar en cada canción. Es efectista y aún así trata de innovar, por lo que recibe mi aplauso.

La Guillotina de hoy no deriva del desprecio o la indignación, más bien de la añoranza. Al lado del nuevo dios dorado de la música actual, estaba Dave Harrington; la otra mitad de Darkside, apellido que le vuelve distinguible. Él aporta la tradición, guitarra eléctrica en mano, en un segundo plano, como pidiendo permiso al amo de las teclas para poder tocar un par de riffs.

[quote_box_right]La formación clásica de guitarra se está perdiendo porque el público pide ese abrazo a la modernidad y porque lo nuevo siempre nos ha llamado más la atención, desde que nos aburríamos de pequeños del mismo juguete hasta que justificamos nuestras infidelidades.[/quote_box_right]

Estancarse es un error, pero hasta hace menos de una década la guitarra acaparaba toda la atención. No digo que sea o no correcto, pero su sonoridad y sus cualidades como instrumento solista la han situado en el foco de atención durante más de medio siglo. Los violinistas de la edad contemporánea. Ahora no, el guitarra sube al escenario como una sombra más, un atrezzo para embellecer el espectáculo principal.

Obviamente, existen grupos y seguidores que son diametralmente opuestos a esta definición, pero cada vez son menos. Las bandas noveles buscan también nuevas salidas instrumentales y las bandas más veteranas recurren a ellas para actualizarse y ganarse un público en constante evolución. [inlinetweet prefix=”” tweeter=”” suffix=””]¿Será una moda pasajera o ha llegado para quedarse? Tengo mis dudas.[/inlinetweet]

Al igual que en el pasado los teclados y órganos se adaptaban al sonido de la guitarra eléctrica de entonces, ahora la guitarra se adapta a la hegemonía electrónica: moduladores, delays, cadenas ingentes de efectos que tratan de ensombrecer lo que en su momento fue el sonido de la guitarra. Quizás sea darwinismo musical y debamos aceptar el destino. Yo, por el momento, no.

  • Tha Blinder

    Bueno mas de lo mismo que he comentado…

  • Sloth Loayza

    Tambien pienso en eso y me apena mucho, muchos de los artistas en los que confiaba se pasaron a la electronica dejando trabajos penosos. Te sigo desde hace un tiempo, como escuchas tu la musica ?? ¿Compras discos fisicos? Usas Spotify? ¿Cual seria la forma correcta de escuhar musica ? Me gustaria que me respondas.

    • Jose Roa

      ¡Hola!

      Uso Spotify y está muy bien, pero no hay nada como escuchar el álbum original, preferiblemente en vinilo. Ya no es solo la música, es todo el arte que lo acompaña.

      ¡Muchas gracias por dejar tu comentario!