6 videoclips que fueron un icono de la estética en su época

Muchos vídeos musicales sirven como reflejo de lo que vivió una generación.

0
1783
Blur en los 90
No es de ahora que hacer videoclips se haya convertido en un arte donde conjugar música y cine. Aunque los primeros registros llevan como fecha 1920, fue a partir de los ’80 cuando los vídeos musicales experimentaron su mayor auge, señalando como culpables al canal MTV y el juego de marketing que ya empezaba a calar en los singles del momento.

Que el principal fin estuviese marcado por la promoción, explica el esfuerzo puesto en estas creaciones y, por lo tanto, su marca en la memoria de la época. Es así como los videoclips han sido un reflejo de las distintas generaciones, desde las actitudes más profundas hasta la estética más superficial. Viajamos por la moda desde 1980 hasta el siglo XXI a través de estos videoclips:

[TS-VCSC-Divider divider_type=”ts-divider-one” divider_text_position=”center” divider_text_border=”#eeeeee” divider_image_position=”center” divider_image_border=”#eeeeee” divider_icon_position=”center” divider_icon_color=”#cccccc” divider_icon_border=”#eeeeee” divider_border_type=”solid” divider_border_thick=”1″ divider_border_color=”#eeeeee” margin_top=”20″ margin_bottom=”20″]

Por mucho que la canción aún hoy siga logrando poner a bailar a cualquiera, su esencia desde el primer “aaaaah” a golpe de batería lleva la marca de los inquietos ’80. El clip hace la misma función. En él podemos ver plasmada la estética de tres generaciones en una misma época: por un lado, los jóvenes veinteañeros con tejanos y simples camisetas de algodón; por otro, Bowie como representante de quienes rondaban la cuarentena con anchos trajes de lino y, en la cúspide de la pirámide de población, los jubilados que se empezaban a atrever con bermudas y camisas de manga corta.

  • ‘I Want to Break Free’ de Queen (1984)

En esta ocasión, a los británicos les tocó ser reflejo de la parte femenina de la época con esta parodia de la telenovela ‘Coronation Street’. Desde el perfil de señora aferrada a periódico y sillón con pomposo abrigo y sombrero, hasta la piadosa joven despidiéndose del colegio con camisa tapada y altos calcetines. Entre ellas, el papel de Mercury: la veinteañera desenfrenada con minifalda de cuero, colores chillones y medias de rejilla. En cuanto a la segunda parte, una coreografía en el Royal Ballet de Londres, basta con contemplar: Queen en estado puro.

Aquí están los primeros ’90, aún con la memoria sin desprenderse completamente de la década anterior. Tanto, que el videoclip está ambientado en antiguas series policíacas, lo que refleja una estética a caballo entre los ’70 y las prendas rescatadas de entonces y adaptadas al nuevo tiempo. Trajes de colores sobrios, camisas con corbatas opuestas, gafas de aviador y bigote, ese bigote que no sobreviviría mucho tiempo más.

  • ‘Baby One More Time’ de Britney Spears (1998)

Sí, aunque te duela, es Britney Spears quien está ahí para recordarte toda la horrible ropa de deporte que vestiste en los ’90 creyendo ser muy pero que muy guay. Hubo un día en que todos los institutos eran testigos de aquellos tops de algodón y pantalones de acetato que tanto ruido molón hacían al caminar. En lo que a la indumentaria del comienzo respecta, la de colegiala sexy, si acaso la llevaste o la sigues llevando, es una cuestión independiente a la moda del momento que no conviene comentar.

  • ‘Coffee and TV’ de Blur (1999) 

Perfecta despedida a los ’90 y bienvenida al siglo XXI. Es la indumentaria del propio Graham Coxon, quien escribió y puso voz a la canción, la que se encarga de ello. La avalancha hípster de gafas de pasta y camisas de cuadros abrochadas hasta el cuello se preveía en la foto que lleva impresa Milky; e igualmente, el desaliño del otro sector joven está también presente en la simpleza de vaqueros, sudadera y el retorno de la clásica Converse que viste el guitarrista en su vuelta a casa.

Ya metidos en pleno siglo XXI, llegaron Justice con su sonado ‘D.A.N.C.E.’ y este vídeo sostenido en el tan de moda estilo pop art. Cada diseño de las incontables camisetas que aparecen en él pudiesen formar parte de cualquier catálogo de ropa actual, añadiendo a esto también los vaqueros ajustados, complementos como los relojes plateados recién rescatados por el sector más moderno, o los triángulos tatuados en los brazos.