Las excentricidades del merchandising

2
1899

Html code here! Replace this with any non empty text and that's it.

Yaiza SotoSheila Martín

En una época en la que vender discos se convierte en una tarea casi imposible, los artistas se han visto obligados a refugiarse en recursos relativamente nuevos, como lo es el merchandising. Aunque no sean canciones, la música vende y por eso la distribución de productos oficiales con el sello de las bandas ya no se limita exclusivamente a los puestos en las salidas de los conciertos. El boom ha sido tal que ha traspasado las fronteras de lo tangible, dejando atrás las tiendas físicas y centrándose en el mundo de Internet, donde podemos encontrar toda clase de objetos (algunos de dudosa oficialidad) para satisfacer a los fans más lunáticos.

Hemos llegado a un punto en el que muchos artistas reciben mayores beneficios de este negocio que de álbumes y directos, que se supone deberían ser el verdadero reflejo de su trabajo. Dentro de la amplia gama de productos que nos ofrece el merchandising, el producto estrella sigue siendo la típica camiseta con el nombre, foto, logo o tour de la banda. Debido a la gran demanda de estos artículos y aprovechando el tirón, los grupos han innovado sacando al mercado objetos de lo más peculiares.

  • Arctic Monkeys

Fueron muchos de estos gorros los que pudimos ver este fin de semana entre el público de Madrid y Barcelona en los conciertos de la banda de Sheffield. A pesar de no ser el producto más original se está convirtiendo en uno de los más solicitados por sus fans desde la salida de su último disco, ‘AM‘ (Domino, 2013).

  • Kiss

Kiss es sin duda una de las bandas más influyentes de la historia del rock. Su peculiar estética ha sido relevante a la hora de crear unos productos con una identidad más personal, de ahí que podamos llegar a encontrar hasta miniaturas de Mr. Potato caracterizadas como los miembros del grupo.

  • Pink Floyd

La carátula del disco ‘Dark Side of the Moon’ (Capitol Records, 1973) ha ilustrado un sinfín de artículos de merchandising. Desde posters hasta tazas de desayuno, pasando por estas chanclas de piscina cuya estética es bastante discutible.

  • AC/DC

Demostrarle a los demás lo fan que eres de un grupo vistiendo su camiseta no es nada comparado con llevar unos calzoncillos con su nombre. Esto sí que es amor, aunque es probable que a tu pareja no le hagan demasiada gracia.

Si alguno os habéis enamorado de este teléfono debemos avisaros de que es una edición limitada que salió a la luz en 1984. Sin embargo, siempre os quedará recurrir a cualquier otro objeto que se os antoje, ya que son muy pocos los artículos que escapan a la lengua de los Rolling.

  • The Strokes

Hay quien centra la trascendencia de su indumentaria en los calcetines, convirtiéndose en una prenda de lo más cuidadosa a la hora de lucir y combinar. En la preocupación de estos locos por las medias han pensado los Strokes lanzando a la venta este producto tan singular. Puede que Casablancas y los suyos no vuelvan a triunfar, pero siempre les quedará soñar que en algún lugar del mundo alguien les llevará abrigando sus pies.

  • The Velvet Underground

La famosa banana de Warhol ha dado para mucho. Desde que se convirtió en portada de ‘The Velvet Underground & Nico‘ (Verve Records, 1967), ha alcanzado una magnitud que va más allá de su valor como obra de arte. Este particular sello ha sido estampado en infinidad de objetos convirtiéndolo en un icono de moda del que muy pocos conocen su origen y mucho menos han escuchado sus canciones.

  • Sex Pistols

La banda desencadenante del movimiento punk en Reino Unido supuso un antes y un después tanto en la forma de hacer música como en la estética de sus fans. El orgullo por su país les llevó a pasear la bandera allá por donde iban, llegándose a convertir en su símbolo más característico. De este modo, la gran mayoría de sus productos de merchandising están marcados con él y el inconfundible rostro de Sid Vicious, como muestran estas zapatillas.

  • Rammstein

Cuando el fanatismo se convierte en obsesión, hay quien no se conforma con un objeto cualquiera y busca las mayores excentricidades. Claro ejemplo de ello es la edición limitada del álbum ‘Liebe ist für alle da’ (‘El amor está ahí para todos’) (Vagrant, 2009) que Rammstein lanzó en 2009 y que incluía las réplicas exactas de sus penes, además de lubricantes y esposas.

  • The Ramones

Existe merchandising para todo tipo de público, incluidos los más pequeños, que lejos de ser fans tienen que lidiar con los gustos de sus padres. Los Ramones son, por excelencia, el mayor ‘grupo de camiseta’ y es que su famoso símbolo ha alcanzado tales dimensiones que ha inundado las tiendas de conocidas marcas de ropa provocando la vergüenza de sus verdaderos fans.

  • Daft Punk

Uno de los últimos inventos en esto del merchandising es plasmar el nombre de tu banda en el envoltorio de unos preservativos. Los últimos en unirse han sido Daft Punk con motivo de la campaña de marketing que acompañó a su reciente disco ‘Random Access Memories’ (Columbia, 2013). Sin duda, la noticia de los anticonceptivos dio más que hablar que su trabajo.

  • The Beatles

Los reyes indiscutibles en esto del merchandising son los de Liverpool. A pesar de no seguir en activo, nunca es tarde para lanzar unos nuevos grandes éxitos o cualquier otra reliquia que engrandezca su fortuna. Han sido tantos los objetos personalizados con su imagen que en pleno corazón de Londres existe la mayor tienda dedicada a un solo grupo de música: la London Beatles Store, donde podemos encontrar desde barajas de póker y posavasos hasta relojes de pared y sombreros o corbatas.[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row]