Los músicos mejor y peor vestidos de 2013

Lorde

Yaiza SotoSheila Martín

Los balances del año y las listas, como el turrón, vuelven a casa por Navidad. En esta sección no podía faltar el ranking de rigor de los mejores y peores estilismos que han pasado por los escenarios en este 2013.

MEJORES VESTIDOS

5. Alice Glass (Crystal Castles)

La cantante del dúo canadiense no busca el factor sorpresa con su vestimenta. El negro se convierte en su color fetiche y en contadas ocasiones deja espacio al resto de la gama. Es aquí donde surge una Alice Glass más estilosa digna de entrar en esta lista, aunque sea en el último puesto. Con su último trabajo, desde que se atreviese a dejar a un lado su pelo azul, todo han sido aciertos en su imagen.

4. Lorde

Si alguien ha dado que hablar este año, esa ha sido Lorde, que con su álbum debut se ha ganado las alabanzas de muchos. Debido a su corta edad, su forma de vestir es ligeramente aún propia de una niña de instituto. Gracias a su dulzura y su estilo mayormente recatado, consigue acertar a la hora de abrir el armario. Eso sí, su frágil imagen no ha sido del todo explotada, por lo que su futuro de aquí a un año es todo un misterio.

3. Alex Turner

El tiempo ha pasado por Alex Turner y en este caso, a mejor. Dejando atrás su melena y aspecto adolescente se ha adueñado de una imagen inspirada en los mejores años 50. El tupé, la americana y los calcetines blancos hablan por sí solos en cada concierto. Puede que el hecho de que siempre haya tenido novias modelos le favorezca a la hora de vestir.

2. Aluna Francis (AlunaGeorge)

La parte femenina de AlunaGeorge, aparte de cantar, también aporta el punto de elegancia al dúo. Sabe escoger acorde a la ocasión, sin dudar en elegir su mejor vestido para los NME Awards o el look más desenfadado como imagen de su disco. Su estilo personal juega a favor haciendo que los mejores críticos se fijen en ella. Es una pena que la de Londres se quede a las puertas del primer puesto.

1. Kanye West

El rapero juega con ventaja en esta liga y es que su experiencia como diseñador se percibe a la hora de elegir su propia vestimenta. A pesar de que el exceso de collares y su americana blanca a veces le jueguen una mala pasada, siempre suele salir adelante mostrando distinción con sus mejores pajaritas.

PEORES VESTIDOS

5. Kakkmaddafakka

La banda noruega se ríe de todo en esta vida y la moda no iba a ser menos. Un ejemplo de ello es su blog What Your Boyfriend Should Wear, donde se muestran ellos mismos como modelos vistiendo lo primero que encuentran. Tan pronto combinan pantalones de chándal con camisas como saltan al escenario sin ropa, demostrando que son del norte y aguantando lo que les echen con sentido del humor.

4. Waxahatchee

El aspecto humilde de Katie Crutchfield no sólo le acompaña en su voz, sino que también se manifiesta en su imagen, un tanto pordiosera y desaliñada. Empezando por un corte de pelo poco profesional, se desenvuelve entre vestidos estampados y camisas rancias que combina con zapatos no mejores. Si no fuese por su guitarra, puede que más de uno le ofreciese cobijo.

3. Foxygen

A juzgar por su imagen, el dúo californiano bien podría entremezclarse con los componentes de Fórmula V en sus mejores tiempos. Con sus camisas abiertas, coronas de flores y fulares estampados consiguen aportar extravagancia a su estilo, que muy lejos está del buen gusto. Puede que ellos mismos se crean innovadores, pero esta apuesta por lo hortera ya está muy desgastada.

2. Bradford Cox

En lo que a extravagancia se refiere, el de Deerhunter es uno de los mayores referentes. Su amor por los vestidos arcaicos y faldas provocativas queda patente en cada aparición del artista, interpretando a la perfección su papel andrógino. Si hay un motivo por el que no esté en el primer puesto, es la debilidad que sentimos por él y su ‘Monomania’ (4AD, 2013).

1. Empire of the Sun

A lo flojo de su último álbum, se une la imagen irrisoria que han decidido adoptar. El exceso de maquillaje, plumas y tachuelas ya huele; y es que lo poco agrada y lo mucho cansa. Su estética futurista no ha servido ni siquiera para llamar la atención, llegando a chirriar y produciendo el más profundo de los rechazos. Se han ganado el primer puesto de los peores vestidos a pulso.

Contenidos similares: