J. Castellanos

Compro al Jack White más clásico. Quiero que vuelvan The Raconteurs y me cuesta olvidar el discurso de los primeros White Stripes. Y aquí hay más de ‘Icky Tump’ (XL, 2007) que de ‘Blunderbuss’ (Third Man, 2012). Es por eso que, aunque ‘Lazaretto’ resulta una canción endiablada, enérgica y original, prefiero al White que rebusca en los orígenes. Sólo espero que en el álbum tengamos un poco del de siempre y que consiga contentar a todos.

Jose Roa

Con ‘High Ball Stepper’, las apuestas fueron muy altas. Un single instrumental que demostraba la autenticidad, el virtuosismo y la singularidad de un artista único. Esto le pasa factura a ‘Lazaretto’. Los problemas del tema más rápidamente grabado no tienen nada que ver con esa faceta, sino con una estructuración algo parcheada y riffs menos ingeniosos; eso sí, el dueto guitarra-violín es impagable.

Sheila Martín

Partiendo de una base que eleva a Jack White hasta el nivel de máximo respeto y aplauso por lo impecable y excelente de su carrera, es de esperar que en ‘Lazaretto’ no quede hueco para el reproche. Que después de tanto y tan bueno aún el ingenio de White siga brillando, sólo merece una fuerte ovación para esta canción cuya línea instrumental sube, baja, emerge, golpea, resbala, gira y sella firme, una vez más, la identidad de una guitarra inagotable.

Richi Amador

The White Stripes me parecían una burla al gusto estético y musical. Será difícil encontrar un batería con menos talento que Meg WhiteThe Raconteurs me devolvieron la fe y favorecieron que el calificativo “genio” fuera el segundo apellido del tipo. Ahora, con esta innecesaria carrera en solitario, se ha hecho con el blues y lo ha empujado balcón abajo, un crimen premeditado en el que no demuestra ni la mitad de las ideas que en otros proyecto sí demostró.

Contenidos similares: