Los discos de The Chemical Brothers: del peor al mejor

2

The Chemical Brothers no necesitan ningún tipo de presentación. Este camaleónico dúo inglés ha pasado desde el beat más explosivo hasta el house mezclado con minimal más escuchable. Aunque su estilo no es tan cerrado y acotado como el de Fatboy Slim o Prodigy, hacen gala de una paleta de colores terriblemente amplia. Han sido dj’s residentes en los clubs más emblemáticos y cabezas de cartel de los festivales más grandes del mundo. Su talento es escandaloso.

[TS-VCSC-Divider divider_type=”ts-divider-two” divider_text_position=”center” divider_text_border=”#eeeeee” divider_image_position=”center” divider_image_border=”#eeeeee” divider_icon_position=”center” divider_icon_color=”#cccccc” divider_icon_border=”#eeeeee” divider_border_type=”solid” divider_border_thick=”1″ divider_border_color=”#eeeeee” margin_top=”20″ margin_bottom=”0″]

7. ‘Come With Us’ (Virgin/ Astralwerks/ Freestyle Dust, 2002)

Tras publicar ‘Surrender‘ (1999), que marcó un nuevo camino para los ingleses, se notó una falta de claridad de ideas y sobretodo falta de coherencia en el conjunto. Su cuarto largo de estudio contiene la brillante ‘It Began In Afrika’ pero pierde la esencia de su primera etapa formada por ‘Exit Planet Dust‘ (1995) y ‘Dig Your Own Hole‘ (1997). Pierde la garra y pierde la agresividad brillante aunque siguen siendo The Chemical Brothers.

6. ‘Further’ (Freestyle Dust/ VirginAstralwerks/ Parlophone, 2010)

Further‘ fue aplaudido por publicaciones internacionales y supuso coger su predecesor, ‘We Are The Night‘ (2007), y darle una vuelta de tuerca en la dirección equivocada. El riesgo de su último trabajo residió en desarrollar su faceta más comercial y una suerte de electrónica espacial, más amable y a la moda que sus anteriores obras, pero con carencias para interesar a los amantes del grupo.

5. ‘Surrender’ (Astralwerks/Virgin, 1999)

El tercer LP de Ed y Tom pasó página del Big Beat de los dos primeros y se adaptó perfectamente a la onda house del final de los noventa. Siempre con la firma de la casa. Contenía por momentos el toque oscuro y pernicioso del dúo, combinado con la electrónica de moda y sus famosas colaboraciones estelares. Significó la primera muestra de su dilatada experiencia en los clubes y su increíble capacidad de adaptación a los tiempos, dando un paso importante hacia los dj’s como Fatboy Slim o el grupo Faithless.

4. ‘We Are The Night’ (Freestyle Dust/Virgin/Astralwerks/ Toshiba-EMI, 2007)

Sin ser el house, el minimal o la electrónica espacial santos de la devoción del que escribe, ‘We Are The Night‘ vuelve completamente loco a cualquiera con sus bases, transiciones y su cohesión. El corte titulado de forma igual al largo hace caminar unas líneas por debajo de otras mientras las va introduciendo, un recurso muy utilizado en toda la grabación.

3. ‘Dig Your Own Hole’ (Junior Boy’s Own/ Virgin, Astralwerks, 1997)

De las múltiples caras que tiene el dúo londinense, la que conquistó al público de los noventa fue ese beat explosivo y violento que arrastraba a cualquiera a la pista de baile, que amenazaba con arrasarlo todo. Su producción milimétrica los separaba completamente de cualquier otro grupo de la época, ganándoles la amistad de figuras como Noel Gallagher (que colabora en el corte ‘Setting Sun’, línea vocal supuestamente compuesta por el de Manchester en una noche).

2. ‘Push The Button’ (Virgin/Astralwerks/Freestyle, 2005)

Después de perder el norte con ‘Come With Us’ (2002), The Chemical Brothers se tomaron sus tres años habituales entre publicación y publicación en editar ‘Push The Button‘. Empieza con ‘Galvanize’, con una línea similar a la que abre el largo anterior, pero añadiéndole toneladas de clase e inspiración. Push The Button aúna lo mejor de su etapa más house y da un volantazo hacia el dance más elaborado. Muchos los acusaron de subirse a un carro que ya tenían puesto en marcha Prodigy o Fatboy Slim, que aunque resultaron claramente influyentes en el dúo, realmente fue producto de seguir la evolución natural de su estilo.

1. ‘Exist Planet Dust’ (Junior Boy’s Own/ Virgin, Astralwerks, 1995)

En el 95 escuchar algo como lo que hicieron Tom y Ed era completamente imposible. Su primer largo aunaba la malicia y la oscuridad de visualizar un club abarrotado de gente y los primeros ladrillos en lo que acabó siendo el Big Beat. Algo totalmente diferente al acid house, al electro, al hip-hop o al techno de entonces, aunque con influencia de todos ellos. El dúo ha llegado hasta nuestros días mutando y adaptándose, pero haciendo siempre trabajos impecables. Su gran capacidad camaleónica, en cambio, no nace de cobardía o falta de ideas, sino de estar siempre en contacto con el público y ser consumidores activos de música electrónica. De todas formas, superar la frescura y el efecto rompedor de ‘Exit Planet Dust’ es imposible.

  • Hablatumusica

    Para ti, ¿cuál es el mejor disco de los Chemical Brothers?