Los discos de Wavves: del peor al mejor

1
1360

Tomar drogas y subirse a un escenario con la única intención de reventarlo todo, de acabar manteado por cientos de brazos sudorosos y de acabar bañado en cerveza por dentro y por fuera no es ser un payaso, ser un payaso es hacerlo sin creer en uno mismo. Hace años que las cosas no tienen por qué ser como parecen ser, que el concepto artístico puede ser más apreciado que la virtud si transmite más sensaciones al público. Wavves es el grupo que quiere única y exclusivamente pasarlo bien. Por suerte, se divierten haciendo música genial mientras van con un globazo increíble. Sólo podemos observar y disfrutar.

[TS-VCSC-Divider divider_type=”ts-divider-two” divider_text_position=”center” divider_text_border=”#eeeeee” divider_image_position=”center” divider_image_border=”#eeeeee” divider_icon_position=”center” divider_icon_color=”#cccccc” divider_icon_border=”#eeeeee” divider_border_type=”solid” divider_border_thick=”1″ divider_border_color=”#eeeeee” margin_top=”20″ margin_bottom=”0″]

4. ‘Wavves’ (Woodsist, 2008)

Lo que comenzó siendo la historia repetida de tantos y tantos proyectos con Nathan Williams a solas grabando todos los instrumentos y produciendo sus propios temas dio como resultado un disco homónimo. En su primer LP, Nathan hace gala de su excelente gusto por el lo-fi rockero y sienta las bases de la actitud que sería una de las señas de identidad más importante de su futura banda: preocupaciones como la playa, la bebida, la marihuana, las fiestas brutales y una clara sensación de que todo importa una mierda.


3. ‘Wavvves’ (Fat Possum/ Bella Union, 2009)

De pronto, con las mismas intenciones y prácticamente las mismas herramientas, Nathan trabajó un poco más su propuesta sin buscar en ningún momento calidad sonora y pegó un salto importante para atraer la atención de la crítica y el público que le valió conciertos como el del Primavera Sound de 2009 (del cual tuvo que salir a botellazo limpio y después hacer unas declaraciones en las que confirmaba que era alcohólico entre otras cosas). Los cortes más sonados son ‘To The Dregs’, ‘No Hope Kids’ y sobre todo ‘So Bored’. Todos han llegado a ser como las anti-baladas del siglo XXI con su mensaje claro de falta de esperanza, de aburrimiento y de hastío.

2. ‘King Of The Beach’ (Fat Possum, 2010)

Nada puede representar mejor a Wavves que un macarra de playa drogado, tatuado y adornado con colgantes y anillos de oro. Su tercer trabajo es exclamar hacia el mar que todo se la suda, pero esta vez con muchísimo más estilo, mucha más música y apoyado por dos compañeros del difunto Jay Reatard. La personalidad de Nathan Williams por fin es en los discos lo que conquistó al público americano en los escenarios apestosos con altura no mayor a la de un escalón. No hay ningún corte descartable ni prescindible, coronado por el disparo que supone ‘King Of The Beach’, conviven ‘Post Acid’, ‘Take On The World’, la hipnótica ‘Green Eyes’ y la melancólica ‘Baby Say Goodbye’. Imprescindible para entender mucha de la música que llega hasta nuestros días.

1. ‘Afraid Of Heights’ (Mom/Pop Music, 2013)

Qué dolor, que suplicio tener que elegir entre ‘Afraid of Heights’ y ‘King of the Beach’. Mientras que el Rey de la Playa representa el cúlmen del primer sonido de Wavves, su último largo representa un giro en el timón brusco pero perfecto. Me han llevado a tomar la decisión elementos como las cuidadísimas instrumentaciones que van desde el carillón, el violonchelo, los teclados, una infinidad de percusiones y samplers además de las líneas vocales. Todo en conjunto hacen que Wavves suenen diferente, pero realmente están dando un paso adelante para transmitir la debacle total en su mundo en el que nada importaba.

Escuchando los discos de los de San Diego casi podemos apreciar la ida y la vuelta de la estrella que deseaba comerse el mundo y ahora que lo tiene en la boca todo le sabe amargo. Las letras transmiten más que nunca en su carrera. En ‘Demon To Lean On’, ‘Everything Is My Faul’t o ‘Dog’ el grupo cuelga la bandera de la rendición, en ‘Afraid Of Heights’, ‘Gimme A Knife’ o ‘That’s On Me’ relatan lo difícil que es llevar su vida y en ‘I Can’t Dream’ muestran las consecuencias de llevarlo todo al extremo por no poder hacerlo de ninguna otra forma.

  • Eduardo Felipe Alvarez Kliebs

    Buena nota, me gusta harto esta banda, la conoci jugando el GTA 5 con “Nine is god”, pero a medida que escucho sus discos King of the beach me gusto mas y mas su musica! el rockdrogoplayero es genial!