Las mejores canciones de Led Zeppelin son un robo

Clásicos como 'Stairway to Heaven' o 'Dazed and Confused' han sido acusadas de plagio.

Led Zeppelin en los 70
[td_block3 category_id=”2772″ limit=”9″ offset=”1″ custom_title=”+ Guillotina” ajax_pagination=”next_prev”]

Yo descubrí el rock and roll con Led Zeppelin. Siempre he adorado a Queen, desde la niñez recuerdo escuchar el ‘Jazz’ (EMI, 1978) constantemente, pero su versatilidad y magistral estilo compositivo no lo asemejo tanto al rock como al concepto de música más global.

Sin embargo, los de Robert Plant me descubrieron un mundo que nunca he abandonado. Escuché ‘We’re Gonna Groove’ en su actuación del Royal Albert Hall de 1970 y se abrieron las puertas del cielo. Aquel ritmo, aquel sonido salvaje, observaba boquiabierto intentado comprender aquellas imágenes que me descubrían un mundo inimaginable hasta entonces. No lograba entender aquella música y, sin embargo, su electricidad ya recorría mis venas.

Por eso esto duele más, como una infidelidad o la decepción de un hijo.

[TS-VCSC-Divider divider_type=”ts-divider-two” divider_text_position=”center” divider_text_border=”#eeeeee” divider_image_position=”center” divider_image_border=”#eeeeee” divider_icon_position=”center” divider_icon_color=”#cccccc” divider_icon_border=”#eeeeee” divider_border_type=”solid” divider_border_thick=”1″ divider_border_color=”#eeeeee” margin_top=”5″ margin_bottom=”14″]

Es una historia que siempre ha resonado: los plagios de Led Zeppelin. No hay clásico de la banda británica que se salve de cierta incredulidad y escepticismo. Llega un punto en el que, al escuchar uno de sus temas, ya te planteas a quién habrán copiado en esta ocasión. Unos Coldplay setenteros, salvando las descomunales distancias. Y es que siempre me ha parecido injusto incriminar al zepelín al completo, cuando está claro que hay un obvio culpable: Jimmy Page.

En el primer álbum, el guitarrista aparecía en todos los créditos y, en todos los casos de apropiación indebida e indecente (7 de 12 canciones), como compositor y letrista. Para los siguientes álbumes aprendió y acreditó a toda la banda; menos sospechoso y menos trozo del pastel a pagar. Cuando no argumentaba que eran canciones tradicionales, directamente afirmaba desconocer las canciones originales -incluso habiendo tocado con sus autores, como sucede con Jake Holmes-. A veces la música, a veces la letra, pero su afán apropiador no conocía límites.

Es cierto que el blues tiene bases y reglas muy comunes, pero existen robos en su catálogo que son demasiado descarados. Por eso, al César lo que es del César y Zeppelin interpretan el papel de Brutus, aunque poco tengan de libertadores. Incluso tras varias reclamaciones de copyright, la historia cambia muy poco; una escueta mención y que se den con un canto en los dientes, desde sus más afamados himnos hasta cortes de culto. Además, con unos cuantos millones se soluciona mejor fuera del juzgado, ¿verdad?.

Veamos una selecta degustación de los mejores atracos que cometieron, otorgando la autoría a sus verdaderos creadores:

ORIGINAL

‘Dazed and Confused’

‘Babe I’m Gonna Leave You’

‘Killing Floor’

‘Watch Your Step’

‘You Need Love’

‘Black Water Side’

‘Taurus’

PLAGIO

‘Dazed and Confused’

‘Babe I’m Gonna Leave You’

‘The Lemon Song’

‘Moby Dick’

‘Whole Lotta Love’

‘Black Mountain Side’

‘Stairway to Heaven’

Contenidos similares: