Orquestas rusas y mandolinas hilarantes en ‘El Gran Hotel Budapest’

La banda sonora de Alexandre Desplat es comedia, es fantasía y también un lacrimógeno vodevil.

0
784
[td_block3 category_id=”2466″ limit=”8″ offset=”1″ ajax_pagination=”next_prev”]

Wes Anderson, ese genio que convierte las historias simples en apabullantes relatos llenos de personajes abandonados en un mundo extravagante y roto, estrena su última aventura, se titula ‘El gran Hotel Budapest’(2014) y supera en cuanto a su originalidad y su alocada ficción su maravillosa y anterior obra, ‘Moonrise Kingdom’ (2012). Igual que en esa aventura sobre el primer amor también aquí cuenta con Alexandre Desplat para construir una banda sonora apabullante y tremendamente visual.

Los colores pastel se salen del plano[TS-VCSC-Spacer height=”25″]

Las melodías de Desplat están llenas de color. Son trepidantes, histéricas y parecen traídas de ese extraño mundo en el que vive Anderson. El director produjo la banda sonora del compositor francés que también eligió canciones populares rusas y actuaciones de la Osipov State Russian Folk Orchestra para colorear la atmósfera de la cinta. Esta vez prescinde de los Beatles o los Kinks\’El Gran Hotel Budapest\’ rebosa melancolía, humor negro y todas las cosas que salen en el (o de el) están coloreadas con una tinta pastel que te enternece el alma, como en cada película del genio

El fantástico mundo de Alexandre Desplat[TS-VCSC-Spacer height=”25″]

El compositor francés ha sido nominado a seis Oscar y no ha ganado ninguno. ‘The Queen’ (2007), ‘El curioso caso de Benjamin Button’ (2008) o ‘Fantastic Mr. Fox’ (2009) –la única película de animación de Wes Anderson-, entre otras. Pero ese fantástico mundo que vive en su cabeza y que tan bien se adapta a la de Anderson no necesita reconocimiento. Cada nota está viva en el imaginario del que presencia las mágicas escenas de Anderson. Las bandas sonoras de Desplat son visuales y evocadoras. Y la de ‘El Gran Hotel Budapest’ roza la perfección en esa mezcla entre comedia, fantasía y lacrimógeno vodevil.

Las mandolinas que no paran de sonar[TS-VCSC-Spacer height=”25″]

Las notas de mil mandolinas rebosan en la hilarante partitura del compositor francés. Sirven para crear tensión, para desembocar en divertidas secuencias o para adornar el plano con el dramatismo propio de una tragedia  de Dostoyevski, el corte ‘The Family Desgoffe Und Taxis’ es un buen ejemplo.

El maravilloso personaje de Ralph Fiennes[TS-VCSC-Spacer height=”25″]

Gustave H es un personaje infantil, un poco mezquino, divertido, carismático, escurridizo y abocado a una aventura con la que se siente cómodo. Acompañado siempre por lobby boy, cada momento de este tipo con cara de Ralph Fiennes despliega una sonrisa o una mueca de ternura. Es un canalla pero nos da igual. Las piezas de Desplat que le acompañan erizan el vello. Anderson y Desplat lo han vuelto a hacer.