‘Parklife’: cuando Blur inventó el britpop

El álbum que encumbró a la banda inglesa y definió el pop británico de los 90' cumple su 20 aniversario.

3
Blur posan sobre un fondo azul en la presentación de Parklife en 1994

Tras la fiebre del verano del amor del 89′, llegó la consecuente resaca. Gran Bretaña quedó cubierta por una sobredosis de éxtasis que vació los cerebros de las islas y su fuerza musical. Todo comenzó con el fin del Madchester, el house y el cambio de década. Londres vería nacer meses después a Blur, la banda que iniciaría un nuevo proceso de resurrección en la música británica llamado britpop que alcanzaría su obra cumbre en 1994 con la publicación de ‘Parklife’ (Food, 1994), álbum que celebra su veinte aniversario.

La deriva es en Estados Unidos

Blur intentan romper con la imagen que dieron en ‘Leisure’ (Food, 1991). Su debut fue tomado como un resquicio del madchester entendido desde una fórmula londinense. Así lo buscaba la compañía Food Record, que vio en Blur un nuevo modo de seguir estirando el sonido. La obsesión por el triunfo les lleva a Estados Unidos con una desastrosa gira que casi cuesta el fin de la banda. La propia banda califica su debut como un mal álbum.

El imperio del grunge

El regreso de la banda a Gran Bretaña coincide con la irrupción mundial del grunge. Kurt Cobain es el hombre y Blur deciden redefinir su sonido, apostando por lo puramente británico. Así nace ‘Modern Life Is Rubbish’ (Food, 1993), el álbum con el que combaten la ola estadounidense y con el que comienzan a crear un nuevo movimiento. En Food Records no están de acuerdo con los planes de la banda al considerar que el pop británico está muerto.

“Fue un alivio que se apreciara de nuevo la música británica”

Graham Coxon

Orgullo británico

La fórmula de los nuevos Blur es pasear orgullo británico en cada álbum. Tras el experimento de su segundo disco, los londinenses publican ‘Parklife’ (Food, 1994) y con él tiran de parafernalia mod, portada de algo tan típicamente inglés como una carrera de galgos, la participación de Phil Daniels -el Jimmy de ‘Quadrophenia’ (1979)- en la canción que da título al álbum y también a beber de influencias musicales tan castizas como The Kinks, The Jam o The Who.

No son las únicas. Graham Coxon y su gusto por las composiciones de Syd Barrett pueden escucharse en ‘Far Out’, claramente influenciada por la psicodelia circense del Pink Floyd maldito. Curiosamente, el disco desbanca del número uno en las lista de ventas a ‘The Division Bell’ (EMI, 1994), último álbum de Pink Floyd.

Todo es britpop

Tras el éxito masivo de ‘Parklife’, aparece en septiembre de ese mismo año Oasis. Los de Manchester publican en septiembre su debut ‘Definitely Maybe’ (Creation, 1994), un álbum que consigue también el éxito en Estados Unidos, algo por lo que tanto había luchado Blur años atrás. Ese año comienza la fiebre por el britpop y se fragua la pelea entre ambas bandas que se intensifica en 1995 con la pelea entre los singles ‘Country House’ y ‘Roll With It’. Los medios de comunicación echan el ojo al movimiento, que se convierte en masivo. Todas las bandas pop de la época girarán en torno al llamado britpop.