El pene de Justin Bieber

8
8570

El pasado jueves 20 de marzo, el recuento de fallecidos durante las protestas del Maidán ucraniano ascendía a 77 personas, según organismos oficiales y más de un centenar de acuerdo a los manifestantes. El gobierno de Víktor Yanukóvich dio la orden en las primeras horas del día de usar armas de fuego contra los manifestantes europeístas, dada la intensificación de la violencia durante las concentraciones de la plaza de la Independencia kievita. A la mañana siguiente, la noticia en los medios estadounidenses era el pene de Justin Bieber.

Ahora, por favor, dime que no has entrado aquí pensando que te ibas a encontrar un retrato fálico del pequeño Bieber. De ser así, termina estas líneas; si sigues queriendo verlo, lo tuyo no tiene solución. Si no, ya nos entendemos.

El Estado de Florida regula que todo archivo audiovisual que llega a manos de la defensa en un juicio pasa a ser de dominio público. Quizás esté patinando y el miembro viril del canadiense sea digno de estudio científico. ¿Ha descubierto un método para doblar su tamaño a voluntad? ¿Brilla en la oscuridad? ¿Tiene dos penes siameses? Lo dudo, así que la respuesta es el morbo. Eso es lo que queda de un gran sector del periodismo musical y, por intoxicación, del generalista.

Cuando el vídeo de 10 horas de duración hizo su entrada en el juzgado, los medios acudieron como perros de presa. Incluso mandaron a sus servicios jurídicos para exigir con la ley en una mano, la Biblia en la otra y un café del Starbucks entre las piernas que estaban en pleno derecho de hacerse con una copia de la polémica pieza. El interés de tres o 10.000 “beliebers” desquiciadas me lo espero, pero no el de un sector con responsabilidad social como es el de la comunicación, el cual debería centrar su atención en tareas más significativas y no perder la cabeza cuando se le niegan imágenes de ese calibre.

Siento rabia, un poco de náuseas y algo de vergüenza ajena al observar el comportamiento de estos, mis “colegas de profesión”. Ni siquiera merece la pena entrar en el debate de si el público tiene o no derecho a ver las imágenes del falo canadiense. Sería como debatir si tenemos derecho a contar las páginas del libro de Belén Esteban: irrelevante. Es más interesante ahondar en la reacción de la gente y la negligencia colectiva que se comete al mostrar esta descomunal obsesión por el morbo y la intimidad del ser humano; y, ¡oh!, lo que gustan los medios de hacer uso de él.

Será la falta de cultura, la resignación hacia un sistema arrasador de publicidad o puede ser una característica intrínseca en el ser humano, su afición a las vísceras y lo perturbador. Quizás algún día se vuelvan a poner de moda los libros, el teatro, el debate político y social de la gente de a pie. Mientras tanto, la situación en Kiev avanza a pequeños pasos favorables, aún inciertos, tras la destitución de Yanukóvich, la excarcelación de Yulia Timoshenko y que le den al pene de Justin Bieber.

  • Ana Azcona

    beliebers*

    • Jose Roa

      Gracias por la corrección!

  • Anonimous

    Manden una foto de su pene

  • nadine scozia

    No puedo entender que pensaban las personas que hicieron esa noticia, habiendo tantos temas de los que hablar solo pusieron pendejadas. Estoy muy de acuerdo con tu opinión José!

  • la sociedad de hoy en dia pues, una mierda :c

  • agb♡

    Muy de acuerdo con lo que publicaste, hoy en día la prensa solo desea hacer escándalos de un chico antes que publicar información que si sirve. Dicen que Justin Bieber es el chico que se hace el agrandado y ellos son los que andan atrás de él.

  • Memo Rosales

    Pura mierda la prensa hoy en día,solo eso dire y concluyo esta mierda con un comentario de mierda
    Prensa eres una mierda.~

  • Pingback: La peste de la música comercial | HABLATUMÚSICA()