¿Quiénes son The Black Keys?

Diseccionamos la larga carrera discográfica de una de las bandas más importantes de los últimos años.

2
1167
The Black Keys sentados en un sofá rojo con una pared de madera verde.

La masa decidió que la historia de The Black Keys comenzó con ‘Brothers’ (Nonesuch, 2010) y que ‘El Camino’ (Nonesuch, 2011) fue el álbum que les confirmó como la banda de rock del momento. La realidad es bien distinta y tiene como lugar de nacimiento un suburbio de Akron (Ohio) y un instituto cercano donde Dan Auerbach y Patrick Carney, vecinos y alumnos, apenas cruzaban miradas. Su naturaleza se lo impedía.

[quote_box_left]1. Dan Auerbach grabó en solitario el álbum ‘Keep It Hid’ (Nonesuch, 2009) en una etapa en la que la tensión interna amenazaba la continuidad de la formación.

2. Ambos miembros han sido requeridos como productores de grandes nombres de la Música. Auerbach ha trabajado para Lana Del Rey, Doctor John, Radio Moscow o Ray LaMontagne. Carney hizo lo propio con Tennis o Black Lips.

3. Mantienen un constante duelo de acusaciones con Jack White, el que llegó a afirmar que mantiene más afinidades estilísticas con Jay Z que con ellos.[/quote_box_left]

Como en la película de instituto estadounidense mil veces contada, los dos universos chocaron. Auberbach, capitán del equipo de fútbol americano, fumador de maría profesional y tipo cool por excelencia acabó en el sótano de Carney, el marginado objeto de burlas. La ilusión de Dan era grabar canciones y Pat era el individuo que poseía los instrumentos para hacerlo. Ese fue el inicio de una amistad entre un apasionado por las canciones de Robert Johnson y Grateful Dead y un larguirucho con exceso de dioptrías que apenas sabía tocar la batería, costumbre que aún mantiene.

Pasados los años, Auerbach y Carney dejaron la universidad y decidieron que lo suyo era la música. Sin mayor ambición que tocar en los garitos de otros estados de la zona, se metieron en el estudio para grabar ‘The Big Come Up’ (Alive, 2002), verdadero debut y Piedra de Rosetta para comprender su discografía. Emulando a los prehistóricos del blues, sus primeras grabaciones imitan hasta la baja fidelidad.

the-black-keys-tocando-estudio-primeros-anos-680x480

Un estrellato atípico

El dúo de Ohio ha conseguido convertirse en un éxito musical poco común en la escena actual por lo que tiene de clásico. Su fama se ha gestado año tras año y no fue hasta la llegada de ‘Brothers’ -su sexto álbum- cuando consiguieron el auténtico éxito. Como ejemplo está Madrid, donde han tocado en dos ocasiones: la primera fue en noviembre de 2004 con la gira de ‘Rubber Factory’ y apenas asistieron 500 personas. Ocho años después regresaron a la capital española con ‘El Camino’. Más de 15.000 personas asistieron al concierto.

Con el tiempo, la dupla iría puliendo su sonido, emulando la historia del rock y ganando niveles considerables de audiencia con la llegada de ‘Rubber Factory’ (Fat Possum, 2004). Todo fue complicado en una carrera trabajada desde abajo; salas vacías, viajes interminables y poco dinero en el bolsillo. Hasta la llegada de ‘Brothers’.

El cambio de década vino bien a los Keys. ‘Attack & Release’ (Nonesuch, 2008) casi acaba con la banda tras diversas complicaciones maritales de Carney. En 2009, la mano de oro de Danger Mouse se interesa por su música y produce una sola canción de ‘Brothers’: ‘Tighten Up’. Se convierte en éxito comercial y descubre a la multitud un álbum lleno de grandes temas que seguirían proyectando en ‘El Camino’ (Nonesuch, 2011) bajo una excesiva caída en clichés y con el rodillo en piloto automático.

Eso explica quizá la salida de ‘Turn Blue’ (Nonesuch, 2014) y su bajada de nivel. La formación volvió a dejar su devenir en manos de Danger Mouse sin conseguir el efecto deseado tras cantar con ‘Fever’ un cambio de estilo y apertura de sonido que mancha y deja dudas en cuanto a un futuro que siempre fue suyo.