Los Beatles. Todo el mundo se pregunta si hay algo de este fabuloso cuarteto de Liverpool que no se haya dicho ya. ¿Qué canciones permanecerán escondidas todavía en sesiones de grabación realizadas durante esos brevísimos pero intensos diez años que pasaron desde sus primeros pasos en Hamburgo hasta \’Let It Be\’ (1970)? Tiene gracia que la última cinta de The Beatles fuera la primera que llegara a mi poder. Con sus cuatro caras separadas representando su interminable lucha de egos.

No estamos aquí para insultar a ninguno de estos genios ni para despreciar su labor, sino para arrojar un poco de luz a lo que de verdad significó la carrera musical.

5. RINGO STARR

Aunque fuera de los primeros baterías formados que decidieran coger las dos baquetas de la misma manera, influyendo en la forma de tocar de muchos de sus sucesores, como compositor siempre ha estado a la sombra del resto de Beatles. Así, durante la formación del grupo convivió junto a Harrison bajo la dupla McCartney/Lennon, y tras su disolución dejó trabajos buenos y otros para el olvido. El más terrible de todos el último publicado: \’Ringo 2012\’ (HIP-O Recods / UMe, 2012). Un intérprete impecable pero un compositor irregular que hizo una labor admirable en el cuarteto. Su sinceridad y su aversión por los conflictos provocaron la primera breve disolución de los Beatles y abrió a los ojos a los demás de los problemas que estaban corroyendo la estructura del grupo.

4. JOHN LENNON 

La muerte de Epstein, mánager de los Beatles, coincidió prácticamente con el encuentro entre John Lennon y Yoko Ono. Tras haber tenido que esconder su matrimonio con Cynthia y el nacimiento de su hijo Julián, la persona violenta e intransigente que era John cambió radicalmente. Pasó de pegar a su mujer, insultar a sus compañeros, a su mánager y a cualquiera que se cruzaba en su camino a protestar por Vietnam y hacer discos conceptuales. \’Imagine\’ es una de las baladas más grandes de la historia, pero tras los primeros discos, disueltos ya los de Liverpool, Lennon prefirió tomarse cinco años de descanso para mofarse de las creaciones de sus compañeros. Mientras que Paul McCartney, George Harrison y Ringo exploraban y se arriesgaban, John dio muestra de que sólo estaba interesado en baladas de piano inspiradas o rarezas sin sentido convirtiéndose en un icono por sus sesiones de fotos, su imagen, su apoyo a causas populares y su trágica muerte.

3. GEORGE HARRISON

Así como la mayor capacidad creativa de John Lennon salía a la luz tocando con The Beatles, George Harrison explotó sus dotes compositivas tras su disolución. Los impecables largos \’All Things Must Pass\’ (Apple, 1970), \’Living In The Material World\’ (Apple, 1973) o \’Dark Horse\’ (Apple, 1974) mostraron un pop que puede traerse hasta nuestros días y permanecer con un sonido fresco. Además de su trabajo como arreglista y compositor para el cuarteto (dejando piezas como \’When My Guitar Gently Weeps\’, \’Something\’ o \’Here Comes The Sun\’), sus publicaciones posteriores mostraron la valía del guitarrista que vivía a la sombra del tándem Lennon/McCartney. Como sucedió con Lennon, la muerte de Epstein marcó a Harrison, que veía con frialdad como McCartney tomaba las riendas, y desdeñaba desde su forma de tocar hasta su interés por el sitar y la cultura oriental. El “beatle tranquilo” fue el primero en la historia en organizar un concierto benéfico por el hambre en la india, y fue percusor de la introducción del sonido oriental en la música pop.

2. PAUL MCCARTNEY

Paul McCartney no sólo fue el intérprete más brillante del cuarteto, controlando perfectamente desde la voz, la guitarra, el bajo, el piano o el cello entre otros, si no que además era el compositor más destacado y el más exitoso. Salvo por las novedades que introdujo Harrison con el sitar, cada paso que daba el sonido de The Beatles era causa directa de ideas de McCartney. Incluso el cambio de imagen de \’Sgt. Peppers\’ (primer single de la historia) o el de \’Yellow Submarine\’ fueron idea suya. Cinco de los seis singles del grupo que fueron número uno en EE.UU. fueron compuestos por él. Su obra posterior a The Beatles ha dejado tres geniales trabajos como \’McCartney\’ (Apple, 1970) (publicado antes de la disolución del grupo), \’Ram\’ (Apple, 1971) y \’McCartney II\’ (Parlophone / Columbia, 1980) (con cortes magistrales como \’Coming Up\’ que sorprendieron al propio Lennon) y una trayectoria irregular con Wings. Una década después de la disolución de los de Liverpool Paul ya había publicado 10 largos. Hoy en día sigue en activo a sus 71 años, habiendo compuesto desde bandas sonoras hasta unas de las mayores canciones del pop de la historia. Aunque la mitad de The Beatles ya descansen bajo tierra, el eco de lo que hicieron en solo diez años podría durar para siempre. Larga vida a The Beatles.