LA GUILLOTINA

Columna de opinión a cargo de José Roa, redactor de Hablatumúsica.

No siempre se puede ganar, pero tenemos varios ejemplos de artistas que luchan por defender lo que es suyo: su música.
Lady Gaga. Me acerco a terrenos muy farragosos por el simple hecho de incluir en esta atacante sección el nombre de Stefani Germanotta, o como la conocen fuera de casa, Lady Gaga.
Músicos en el Congreso chileno por la Ley de Música
La producción nacional chilena ocupará el 20% de su programación radiofónica, tras la aprobación por parte del Senado.
Veía hace poco en un programa de televisión que, en clave de humor, un reportero paseaba por el Primavera Sound preguntando a los asistentes si conocían a las bandas que él acababa de inventarse, tratando de probar si es cierto que el fenómeno “hipster” se ve reflejado en su fama.
¿Por qué quien revoluciona el concepto de escuchar música se empeña en ofrecer la publicidad como se ha hecho siempre? Guillotinazo a la insistencia publicitaria en streaming.
Vivimos en tal ciclón informativo que, incluso cuando disponemos sobradamente de tiempo, tenemos la sensación de que no. Textos cortos, vídeos, fotos, gráficos, pero, ¿palabras? ¿Trabajo en la redacción? Ugh, que asco.
Como cada año, los Premios 40 Principales ocupan su obligada franja mediática en vender el humo musical de los mismos artistas de siempre.
¿Necesita el arte de mecenas? La histórica figura del patrocinador artístico se ve en la cuerda floja ante la hecatombe cultural del país.
¿En España no hay talento? Por supuesto que lo hay, pero estos son algunos de los porqués de su desaprovechamiento.
Basim actuando para Eurovision 2014
Las predicciones sitúan a Dinamarca como ganadora de Eurovision 2014, pero, ¿realmente es necesario conocer al ganador de antemano?
Un Violín a la Deriva
En España nos permitimos el lujo de no otorgarle la nacionalidad española a Ara Malikian. Está claro que no se quiere que el talento surja en España, pero es que tampoco queremos que venga de fuera.

Rimas vacías

0
Ese rap de lujos, limusinas, chicas en bikini y pistolas en mesas inundadas de coca creía haber visto su velatorio, pero siempre hay quien trata de resucitar el cuerpo sin vida. Vida que le otorgó durante demasiado tiempo un público que, confundido, los veía como modelos a seguir y metas por alcanzar.