Alex Clare | The Lateness of the Hour

  • ISLAND
  • 8

Fuerte, descarada y moderna. Así describió Microsoft Too Close, tema que la multinacional escogió para el último anuncio de la plataforma Internet Explorer 9. A partir de allí, esta canción que oscila entre el rock, la electrónica y el drum and bass empezó a coger protagonismo en las radios británicas, hasta el punto que se coló entre la lista de singles más descargados de iTunes. Tras la melodía de Too Close se esconde Alex Clare, músico inglés que se hizo popular por mantener una relación con la también londinense Amy Winehouse.

Clare, al asimilar el boom comercial que estaba experimentando su música, tomó una actitud más bien precavida, y únicamente ofreció un par de entrevistas, una de les ellas a BBC Radio. Él afirmó que no esperaba tal popularidad, y más teniendo en cuenta que la publicación de su álbum debut databa de hacía más de un año. Nosotros queremos hacer referencia (tardía) a este trabajo, The Lateness Of The Hour, que nos ha llegado con un año de retraso, pero que es sin duda una obra polifacética e imprescindible en las estanterías de todo amante de la buena música.

Puede que lo más meritorio de Clare sea la mezcla de estilos que es capaz de mostrar. En The Lateness Of The Hour encontramos rock sinfónico, electrónica, pop épico o soul. Una receta que entra muy fácil, se hace amena y consistente, en gran parte gracias a la sutilidad de sus arreglos.  Fijémonos en la capacidad para romper la pista de baile con Up All Night, a base de guitarras rotas y una percusión potente cañera, para acto seguido dar protagonismo a su voz en Treading Water, sin perder ese toque electrónico que no desaparece en todo el disco.

Too Close intenta estar camuflada en medio del tracklist, entre dos cortes correctos como Relax My Beloved y When Doves Cry, aunque sobresaldría estuviese donde estuviese. Elaborada, creciente y explosiva, un temazo que ya se ha erigido como uno de los hits de la noche británica. Sin embargo, nos han maravillado también Humming Bird, por la atmósfera Florence + The Machine que desprende, o Hands Are Clever, donde se aparca temporalmente la electrónica en una evidente oda al soul. Es una lástima que el tramo final se abochorne con un registro pop más bien flojo. I Love You, o I Won’t Let You Down son piezas más propias de un James Blunt cualquiera, que no encajan mucho en un registro variado pero que hasta el momento no había perdido la homogeneidad en ningún momento.

Avatar
Sam Gutierrez
Barcelona, París i ara Londres. Periodista. Escric a @hablatumusica. Good taste in people, music and cinema. Basketball player, Euston Power (London Premier).