Bad Sports | Bras

El tercer álbum de Bad Sports es una celebración al punk de la Nueva York de los 70. Teniendo esto en cuenta, ‘Bras’ (Dirtnap Records, 2013) conlleva su valor y, sin embargo, sus carencias también. Su anacronismo hinchará el pecho de cualquier purista que se precie, tanto como generará suspiros de aquellos que busquen algo nuevo en su más reciente trabajo, que, la verdad, serán pocos.

Con el trío tejano sabes a lo que te expones al pulsar play; sería perfecto si se tratara de un álbum explícitamente de tributo, pero, al no serlo, desatiende la necesidad de aportar alguna novedad y recae irremediablemente en una versión estilística que no podrá alcanzar un empaque propio, más que el que sus influencias les cedan. Con ‘Washed Up’ o ‘Let Me In’, cada una con sus diferencias, ejemplifica ambas vertientes del disco: voces quebradas, guitarras sucias y ritmos entre lo frenético del punk y el rock n’ roll de los años cincuenta.

Sus composiciones recalcan las propiedades que mencionaba, progresiones naturales en estructuras tradicionales, libres de florituras desde la ferocidad de ‘Eddie Bender’ al aire pop de ‘Terrible Place’, aunque la falta de afinación en ocasiones es demasiado prominente, como en ‘Rich Kid City’. La producción mantiene estos estándares en el sonido en vivo, la fuerza en ocasiones opacada por estáticas y algunos fallos que conforman un trabajo honesto, pero demasiado dependiente de sus predecesores.

José Roa
Músico y periodista, formó parte de HABLATUMÚSICA.com de 2010 a 2014, llegando a ser editor jefe y alcanzando especial repercusión con su columna 'La Guillotina', editada en 2013 y 2014.